martes, 11 de febrero de 2014

¡Apodos!



                                                     


A mi sombra le  ha dado por traer al blog algunos "apodos" de nuestro entorno.

En las ciudades cada vez más se utiliza el apellido para diferenciar nombres iguales. En los  pueblos se siguen utilizando más los motes. La mayoría son apelativos despectivos y ni siquiera a los interesado/as les parece mal que les llamen por el falso nombre. 

Así por ejemplo el nombre de José por ser muy corriente es de los que más sobrenombres conserva: Pepe "Bombita", Pepe "el Niño" , Pepe "el Falso" Pepe "Pernales"...e incluso algunos pasan de padres a hijos como: "los Falsos" "las Pernalas" . 

Muchos de estos apodos tienen una explicación propia. Así: Pepe "Niales", porque de chico andaba siempre a nidos. "el Forqueta" porque tenía las rodillas muy separadas, como una "horqueta", "el Chatuno" por su nariz,  "la Pinta" por un gran lunar que tenía en la cara, "el Gallego" por su origen, "el Maragato" por su lugar de procedencia, "el Ranero" por su oficio...

 Actualmente en los pueblos se van sustituyendo los seudónimos por el nombre de los padres, así se dice: Jose el de Adela, Pepe el de Julio, Pepe el de Leo... Pero algunos motes no tienen explicación ni se sabe el porqué de los mismos.

 Siempre he sentido curiosidad por saber el origen de los alias que afectaban a mi familia. A la familia de mi padre les llaman "los Curros". Aún hoy a mis primos para nombrarlos les ponen el apodo detrás así: Ana la "Curra", Isidro "el Curro". Sin embargo, desconozco de dónde procede el mote. 

A mi abuelo le llamaban "Ferretes" sólo a él, nosotros éramos las nietas y los nietos de "Ferretes". He indagado acerca de este sobrenombre en la familia y nunca han podido explicarse el porqué de ese apodo. 

Sólo el diccionario me ha dado alguna pista sobre su significado: 
Ferrete: Instrumento de hierro que sirve para marcar.  
m. quím. Sulfato de cobre empleado en tintorería. 


Los apodos, a veces molestan, pero...: "Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes" de  Lao Tsé.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada