martes, 20 de enero de 2015

El "bollo" de San Antón





 Día especial para nuestras mascotas. A pesar de la nieve y a pesar del frío los animales acudieron con sus dueños a su cita en la iglesia el sábado. San Antonio como buen patrón los bendijo por medio del sacerdote. Quién no recuerda las famosas estrofas del milagro de los "pajarillos" que hizo con ocho años según la leyenda y que cantábamos de niñ@s en los pueblos. A mi mente de sombra vienen algunos versos:
              .
              .
              .
Mientras que yo voy a en misa
gran cuidado has de tener,
mira que los pajaritos
todo lo echan a perder.

Entran en el huerto,
comen el sembrado,
por eso te encargo
que tengas cuidado.

Cuando se ausentó su padre
y a la iglesia se marchó,
Antonio quedó cuidando
y a los pájaros llamó.

Venid, pajaritos,
dejad el sembrado,
que mi padre ha dicho
que tenga cuidado.

Para que mejor yo pueda
cumplir con mi obligación,
voy a encerraros a todos
dentro de esta habitación.
                .
                .
                .
Hace años, en algunos pueblos de nuestra provincia el día de San Antonio Abad existía una curiosa costumbre. Cuando una pareja se iba a casar ese año, el novio se encargaba de ir a pedir por las casas para "el bollo". Con el dinero que le daban el futuro marido encargaba los "bollos" al panadero que eran como pequeñas hogazas. El día 17 de enero, día de San Antón, el panadero traía los "bollos" encargados. Se llevaban a la iglesia y el sacerdote en la misa los bendecía. A la salida de la misa se repartían los "bollos". Las  personas los llevaban a su casa y le daban trozos de pan bendito del "bollo" a todos los animales de la casa para que tuvieran salud y no enfermaran. 

También así le deseaban suerte y salud al futuro matrimonio. Quizás asociándolo o confundiéndolo con San Antonio de Padua (13 de junio) que es el casamentero y el de encontrar las cosas perdidas. Actualmente esta costumbre ha desaparecido pero las personas mayores aún la recuerdan. 


Los animales nos dan mucho sin pedir nada a cambio, siempre merecen nuestro cuidado y respeto: "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales" de Mahatma Gandhi.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada