martes, 13 de enero de 2015

"Mi cassaa..."




Mi cassaa... 

Nací en una casa del pueblo, en el Carrimonte, de la que guardo sólo los recuerdos que me contaron. Después renací en la casa de mis recuerdos en el Camino de Estébanez. 

Hoy, martes y trece, mentalmente he pasado por delante de tu puerta que eras mi puerta porque eras la puerta de mi casa. Ahora ya sé que no lo eres y lo tengo asumido. Asomo mis ojos al portal y te extraño. No veo el baúl con las novelas de Corín Tellado y los figurines en los que se inspiraba la abuela para hacernos la ropa. Falta la máquina de hacer fideos.Tampoco está el escañil en la cocina ni la máquina de coser Singer, ni el enorme cajón de la ropa en la habitación que fue mía, con su funda de flores de colores, ni la habitación del maestro, ni...

Te extraño. Ya no está de tierra el corral con el pequeño estanque para los patos, ni los cubos viejos con los geranios, ni la parra  con sus ramas trepando por la tapia, ni la pila al lado del pozo, ni la bicicleta apoyada en la pared, ni el banco para la matanza del cerdo de tres patas torcidas que hizo el abuelo, ni.... 

He mirado el huerto: No está el tendedero de tabaco donde se celebraron los dos días que duró mi boda, ni la cochera con la camioneta verde, ni el rincón que cerraba el espacio en el que florecían las dalias, los crisantemos y la bella ester, donde más de una vez nos picaron las avispas, ni las ruedas de carro donde nos columpiábamos, ni la escalera de mano, ni...

Ya no está el alambique que dio de comer a toda la familia. Ni los pozos de recogida del material para él. Faltan los bidones en nuestra calle donde nos apoyábamos mis hermanos y mi sombra después de comer con las cerezas de pendientes en las orejas. Mi casa ya no es mi casa. En su lugar hay otras: más modernas, más nuevas, más limpias... pero con poca vida, casi siempre cerradas. 

No te echo de menos. Soy feliz en mi casa de la ciudad pero tú serás siempre en mi mente de sombra la casa de mi infancia. Sin cambio alguno igual que cuando te dejé. 

Le digo adiós a las casas extrañas que ocupan tu lugar y guardo muy dentro el  rincón  donde estará tu sitio para siempre. 


Seguirás existiendo en mi mundo virtual:  "Nada es permanente a excepción del cambio" de Heráclito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada