martes, 12 de mayo de 2015

"Tweens"





 Las "tweens" son niñas maquilladas, “in between”, entre niñas y adolescentes. Me recuerdan a las "devadasi" de la India. Van pintadas, repeinadas, llevan collares, pulseras…  

Sentí pena al contemplarla. Es una niña de no más de cinco años y ya va maquillada y vestida como una jovencita de 15 años. Se mueve como le han enseñado, voluptuosamente. Su madre y su padre la muestran orgullosos en las fotos del bloc que le han hecho para ver si la eligen al menos para algún anuncio pues la chiquilla es muy bonita y sus ojos son preciosos a pesar del maquillaje. 

Me pregunto: ¿Llegará a ser contratada? Y a qué precio. Ya sólo piensa en su peinado, su vestido, sus zapatos, sus accesorios... El cole, bueno aún es muy pequeña, dicen sus progenitores ya podrá ir en serio más adelante. La niña tiene mucha ilusión y es verdad, se la ve contenta y feliz envuelta en su sofisticación. Las otras niñas le tienen envidia, dice. ¡Pobre muñeca rota! 

Y... así vestidas, pintadas y peinadas de lo que no son, aparentan ser lo que sus progenitores quieren o han querido que sean. Principalmente un medio para sacar provecho económico, por mucho que lo disfracen. La publicidad aumenta, y el consumo en todo tipo de maquillaje también por lo que las marcas ayudan y se interesan cada vez más por este fenómeno. Las niñas que quieren ser mayores.


La infancia no regresa: "Aquel que quiere volar, primero tiene que aprender a caminar. No hay que precipitarse para volar" de Nietzche 


Nota: Las "devadasi", una tradición ancestral por la que niñas de la casta más baja de la India son ofrecidas por los padres desde muy pequeñas a la diosa Yallamma para ayudar a los sacerdotes con las ofrendas a los dioses.  Una vez alcanzada la pubertad, están obligadas a satisfacer sexualmente a los hombres. No les está permitido casarse y así la familia obtiene beneficios económicos. El sistema de "las devadasi" está prohibido por ley, pero sigue vigente en la práctica. Al estar prohibido, las niñas ya no están en un templo, sino en lugares discretos. En la mayoría de los casos, en casa de sus  propios padres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada