jueves, 29 de octubre de 2015

ABERRACIONES




Hay noticias que dejan en mí sombra una angustia enorme. Quizás al ponerlo por escrito disminuya la gran tristeza y congoja, en que me sumen. 

Hace unos días la policía desarticuló una banda de pederastas. El policía nacional, que imagino curado de espantos por lo mucho que habrá visto, dijo estás palabras: "Son archivos con miles de imágenes, muchas de ellas durísimas, bebés maniatados y amordazados siendo abusados por hombres adultos"

Sentí ganas de vomitar y mis neuronas comenzaron a darle vueltas. ¿Hay mayor crimen que éste?  Para las madres que hemos parido a nuestros hijos y supongo que para la mayoría de mujeres y hombres del mundo, los bebés inspiran ternura, es lo único que me consuela un poco. ¿Cómo es posible que haya seres humanos: desalmados, perversos, malvados, crueles, despiadados, inhumanos... que cometan semejantes actos?

 Y... esto no ocurre en las antípodas, ni entre comunidades salvajes del Amazonas, no, esto ocurre aquí mismo, en nuestro país, a nuestro lado en 28 provincias españolas. ¡Nada menos que 81 hombres implicados, compartiendo archivos! 

Quizás mi sombra y los niñ@ de León se crucen en la acera con uno de estas malditas bestias humanas y no se distinga de ningún otro hombre normal, como la mayoría. La punzada en el pecho continúa. La muerte de Aylan, el niño sirio, nos tocó el corazón y eso que es uno entre los miles de vidas infantiles que dejan su vida entre las aguas, pero al lado de ESTO... no hay comoparación posible.


Tomo las palabras del Maestro: "Pero al que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar" (Mt, 18,6 ss)  




martes, 27 de octubre de 2015

Mi lector favorito





Mi lector favorito es mi nieto Héctor. Cumplirá los 7 años el 30 de diciembre, pero ya quisieran muchos niñ@s de 6ª curso, tener el ritmo y la comprensión lectora que tiene él. Escribir no le gusta tanto pero si descubre un libro, sea del tema que sea, los ojos se le van siempre tras él,

Su hermana Helena, con cinco años, va por el mismo camino. No sabe leer pero te pone el cuento en las manos y te dice: "Tú lee lo que pone, no te inventes nada" y al rato te pregunta: ¿Pero eso lo pone ahí de verdad? y tienes que decirle que sí aunque cambies algo. El mérito, sin duda alguna, es de su madre que lee y les lee desde muy pequeños.

Hace unos días fueron a la biblioteca pública, de la que son socios.  Como a Helena le encantan los perros, su mamá cogió para leerle un libro titulado "El perro exisiencialista". Está escrito en castellano y en inglés. En la biblioteca de León está en el lugar de los libros infantiles destacado con estrella verde, entre otros libros preciosos y muy solicitados. A Héctor también le gustó al pasar las hojas y ojearlo. En el libro no consta para qué edad es más apropiado. Son varias historias todas de perros, lo que hace que los niñ@s se fijen más en él.

Entre sus líneas se descuelgan frases como: Un día Wally, un perro se presentó a un programa de TV, pero había otro perro mejor. Así que se metió en el despacho del productor... le lamió los zapatos y por fin lo consiguió. Se convirtió en una estrella... al verlo las perras entraban en celo y los perros le envidiaban" (dibujos alusivos) 

Cuando la mamá empezó a leerle  en casa a Helena, el libro de los perros, tuvo que inventarse líneas y esconderlo para que no cayera en manos de Héctor. ¡Vaya pautas de conducta para un mocos@!

En otro cuento: Roqui odiaba los gatos encontró uno que le mordió el rabo. El gato se entusiasmó... esto a Roqui le excitó". 

En otro: Pipo sentía amor por su amo que pasaba de él. Así que cuando su amo iba a trabajar su consuelo era olisquear su ropa interior (dibujo alusivo oliendo unos calzoncillos) 

De otro: Un día el amo sufrió una aciaga situación; perdió el trabajo y su novia le dejó. Se volvió alcohólico, se convirtió en un perdedor. Y se arrastraba detrás de Pipo en busca de consolación. En ese estado extraño, un milagro ocurrió Pipo y su amo se casaron para una vida mejor. ...Su amo sólo bebía, su matrimonio no funcionó. Pipo pensó en el divorcio... 

Del cuento "El perro basurero": Blery era feliz en su basurero. Un día unos perros llegaron a su cubo, eran evangelistas que ofrecían techo y un hueso bastante duro, a quien se uniera a ellos, en un propósito puro. ...A pesar de morirse de tisis, nunca se arrepintió... 

De "El perro existencialista": Entonces se dio a la bebida y a las malas perras, deambuló por todos los antros, arrastrándose a duras penas. ...Hasta que un perro evangelista lo encontró... le explicó que si le seguía, tras la muerte visitaría un lugar donde no hay nada que hacer más que lamerse la entrepierna... Por fin Jerry encontró una ocupación en una sucursal de correos... "lamiendo" sellos, (las comillas son cosa mía) para cartas de promoción. 

De "El perro que vendió su alma al diablo": Se sentía sólo necesitaba compañía femenina. Así que una noche trazó una estrella en el suelo y comenzó la invocación (dibujo alusivo con estrella de 5 puntas y una vela en cada punta) El cancerbero se le apareció. ...sin leer el contrato lo firmó. Un montón de chicas llamaron a su puerta, justo a continuación. Chocolate (que así se llamaba el perro) gozó el resto de sus días, con seis perras de lo mejor. 

Héctor sigue preguntando a su madre que dónde está el "cuento de los perros" que no lo encuentra. Su madre y mi sombra nos imaginamos las preguntas que haría Héctor a cada rato si lo llega a leer.

Datos del libro: En la portada firma de los Berriatúa. En la contraportada PANTA RHEI. El libro habla por sí sólo y para estas edades merece ser escondido.


Mi sombra sigue la frase: "Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído" de Jorge Luis Borges.






jueves, 22 de octubre de 2015

¡Fotocopiando!





 Clase de inglés de segundo de ESO. 

Una de las alumnas se encuentra mal y pide permiso para salir al servicio. Tarda en regresar y Celia, amiga suya, pide permiso para ir a ver qué le pasa porque dice que ya vomitó antes de entrar en clase. Al momento Celia regresa y pide a la profesora que por favor la acompañe que su amiga se encuentra muy mal. 

La profesora sale rápidamente del aula pensando en algo grave. Aparentemente la adolescente está mal, mareada, con vómitos... Entretanto un alumno, dos o más, hurgan en el cajón, la carpeta y el bolso de la profesora. Descubren el examen final que les va a poner al día siguiente y también la plantilla correctora. Sacan fotos a todo con el móvil. Cuando regresa la profesora aparentemente todo sigue en orden. ¡Demasiado silencio! pensó, pero no le dio mayor importancia. 

Por la tarde la mayoría de los alumnos van a una academia a clase de distintas materias. ¡Ya todos llevan el examen de inglés fotocopiado! Hacen alarde de su acción ante la profesora de la misma materia de la academia y por si fuera poco la graban con el móvil felicitándolos por lo hábiles que han sido. 

Por supuesto al día siguiente con todos los exámenes contestados literalmente, el fraude es descubierto. Las dos chicas interrogadas confiesan su teatro. En su móvil están los wassap como prueba de que su acción ha sido aplaudida. Silencian quién hizo las fotos de las pruebas, aunque lo saben, pero ellas no estaban en clase . 

 Los móviles están prohibidos en el instituto pero en las clases hay móviles. El equipo directivo hace la vista gorda. ¡¡Chiquilladas!!  El caso es no tener problemas. Le han dicho a la disgustada profesora que no se puede ser tan confiada.

Se deberían tomar acciones pero... ¿contra quién?
¿Contra el equipo directivo que no hace cumplir las normas? ¿Contra la profesora confiada? ¿Contra los alumnas teatreras? Contra los alumnos que husmean y se apropian de pertenencias privadas? ¿Contra quien aplaude estas acciones?

Estos hechos ocurrieron en un instituto del Bierzo, no de Ponferrada, a finales del curso pasado.


Para mi sombra, está claro, las normas están para cumplirlas: "Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no puede causar un incendio" de Saadi, poeta persa.


martes, 20 de octubre de 2015

El Arzobispo





¡Menuda polvareda ha levantado Su Ilustrísima hablado claro! A mi juicio "se le vio el plumero" o sea, así piensa realmente: sobre "el caballo de Troya" que representan los emigrantes, sobre la pobreza que exageran los que publican estadísticas y sobre muchos temas más. 

Bien señor arzobispo. Mi sombra está indignadísima por sus palabras. Hablaré también claro: No se preocupe por los emigrantes, el "caballo de Troya" hace tiempo que ha entrado en España con los imanes y jeques árabes con sus petrodólares con los que construyen mezquitas grandes y pequeñas y ordenan a sus gentes que hagan proselitismo. ¡¡Igualito, igualito que hicieron ustedes!! No sólo lo hicieron sino que siguen imponiendo sus creencias como antaño, pero ahora la gente no es tan crédula y está más formada. Algo hemos avanzado, aún así, cómo se puede obligar a dar religión en las escuelas de un Estado LAICO. 

He leído (Mundo 10.09-15) que los colegios sorianos el próximo curso podrán impartir religión islámica. ¿Por qué no? Y protestante, budista, hinduísta... una cada día de la semana y el sábado rezar el rosario en la escuela como en mis tiempos. Las matemáticas, la lengua, los idiomas... ¡Bueno, esas... si queda tiempo!

Según Vuestra Ilustrísima los datos de pobreza en España no son tan alarmantes como apuntan informes serios; ¿Será que Cáritas los infla para recibir más millones de euros del estado? Todos sabemos de un arzobispo de Madrid cuya reforma del piso costó 370.000 euros. Otros viven en palacios. La iglesia acumula bienes sólo pasándolos por el registro por una nimia cantidad...
¡No! ¡Pero si ustedes tienen VOTO DE POBREZA! 

Me imagino que cualquier día, se verá a varios emigrantes buscando piso en el barrio de Salamanca de Madrid. ¡Vaya cara la suya!, ¿verdad? por eso no los ve Don Antonio Cañizares bajo un puente. Están todos en los mejores barrios de nuestras ciudades. "¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio? _se pregunta Su Ilma_. Y mi sombra también se pregunta: ¿Los sacerdotes y religiosos pederastas dentro de la iglesia católica los han puesto ahí los emigrantes? 
¡Ah, no! ¡Pero si ustedes tienen VOTO DE CASTIDAD! 

Pero por preguntar que no quede: ¿Ya ha acogido cada parroquia a una familia de emigrantes, como ha ordenado el Santo Padre?
¡Ah, claro! Pero si ustedes tienen VOTO DE OBEDIENCIA.

¿O es que se pasan los VOTOS por el arco del triunfo? Creo que el Señor arzobispo dio patadas al balón en sus tiempos. ¡Ah, no ése es otro Cañizares que jugó al fútbol! Su Señoría Ilustrísima le da patadas al Evangelio que pretende hacernos creer que sigue. 


Ustedes sabrán lo que predican:"Si no dices la verdad, sobre ti mismo, no puedes decir la verdad sobre los demás" de Virginia Woolf.


jueves, 15 de octubre de 2015

Viajando (4)




Cuando visito países de habla hispana no suele llevar medicamento alguno, pues el idioma ayuda mucho si se tiene algún contratiempo. 

Este verano en Cuzco nos dirigimos mi marido y mi sombra a una farmacia para comprar un medicamento para el mareo y otro para la descomposición. Íbamos a trasladarnos a lugares donde sería más difícil encontrar una botica, en ese momento no los necesitábamos,  pero nunca se sabe lo que puede ocurrir. Al entrar en el establecimiento hicimos el pedido y una de las chicas que despachaban nos preguntó: 

_¿Cuántas unidades?
_¿Cuántas unidades? _repitió mi sombra_ si tienen varios tamaños de envases, el más pequeño, por favor.
_No, no, pero le pregunto que cuantas pastillas desea? _insistió la farmacéutica.
_Mire en España vienen en cajitas tanto las del mareo como las otras y siempre se compra la caja entera. ¿Me está diciendo que aquí ustedes venden por separado las pastillas sueltas
_Sí, si, así es. En España entonces le saldrá muy caro, _aclaró la peruana_ porque si necesita cinco para qué  llevarse veinte. 

Le di la razón a la cuzqueña y pedí diez pastillas de cada clase. Me entregó dos, digamos bandejitas de las que las cajas traen varias, una de cada clase. Nos fuimos de paseo y de regreso al hotel saqué las pastillas de la mochila y nos quedamos mirándolas. Resultó que no sabíamos cuáles eran para el mareo y cuáles para la descomposición. Eran de igual color naranja aunque de diferente tamaño. No me preocupé, en caso de necesidad preguntaríamos en cualquier farmacia o bien la guía preguntaría a un médico. Tuvimos la suerte de no necesitar ambos medicamentos el resto del viaje. 

Al llegar a León pensé desecharlas pero luego lo pensé mejor y decidí hacer dos sobrecitos meter cada clase en uno e ir a una farmacia para preguntarlo. La farmacéutica cogió las medicinas y se fue hacia un lado a consultarlo en un libro. Luego se vino hacia mí y me dijo: Éstas, que ponen "Gravol" y algo más, son para el mareo, pero éstas que ponen "Dolgramín" y algo más son un antiinflamatorio o sea son para la inflamación y el dolor. 

¡Tócate las narices! Puse un rótulo con la indicación en  cada sobre e introduje los dos fármacos cada uno en su lugar. Regresé a casa pensando: venden los medicamentos sin envase, sin prospecto, sin saber para qué están indicados, sin contraindicaciones, efectos secundarios... 

Realmente saqué una conclusión: cuanto más viajo fuera de España, más valoro todo lo que tenemos en nuestra Patria. 


Si viajo de nuevo los sobrecitos me acompañarán: "Un viaje es por arte de magia una vida nueva, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte que se nos ofrece dentro de la otra existencia. Procuremos aprovecharlo" de Paul Morand.  



martes, 13 de octubre de 2015

"ICONOS"





¡Adiós toro! ¡Hasta siempre!

Ayer en un telediario he visto destrozar en una de nuestras comunidades, otro de los ya pocos Toros de Osborne que quedan en nuestra piel de toro, nunca mejor dicho. Encapuchados, con nocturnidad y alevosía serraron sus firmes soportes metálicos. Para ellos es hacer desaparecer un símbolo nacional en el día que se celebraba la fiesta de toda la Nación hasta que democráticamente se cambie si ése fuera el deseo de la mayoría. ¿Por qué no? Pero mientras tanto seamos respetuosos con los sentimientos de los demás y utilicemos los cauces precisos para cambiar las cosas sin violencia. 

A mi mente de sombra viene una frase de mi abuelo cuando en el pueblo venían con un "chisme" : "Pueblos pequeños mentes pequeñas". 

Hay dos esculturas de toros en La Madrid-Coruña entre La Bañeza y Astorga que han sido un icono de gratos recuerdos en la infancia de mis hijos, por eso siento pena al verlos desaparecer y más de esa manera. La tristeza al volante los lunes cuando iba a trabajar con mis hijos pequeños a km de distancia de nuestra casa, se disipaba con sus muestras de alegría al ver las esculturas y oírles gritar contentos.

Su frase acompañada de gestos alegres con las manos los lunes era: ¡¡Adiós toro, hasta el viernes!! y de regreso el viernes volvían a repetir sus gestos y la frase cambiaba un poco: ¡Adiós toro, hasta el lunes!! Para todos nosotros fueron importantes sin otra connotación que contemplarlos majestuosos en la distancia. 

No me gustan nada los enormes anuncios que adornan muchas fachadas de nuestras ciudades, por la estética. Disfruté en La Bañeza, durante las fiestas, contemplando en muchos muros desangelados, el arte de los enormes  murales que lucen preciosos. Me pareció bien la prohibición en nuestras carreteras de la publicidad para evitar distracciones. Sin embargo me alegré cuando indultaron a los TOROS de OSBORNE, aunque suene contradictorio. 

Actualmente cada vez que paso por una carretera y los miro, deseo verlos negros del color del azabache como fueron en su origen y no llenos de rayas y graffitis como ocurre con más de uno. Sé que terminarán desapareciendo los pocos que quedan por vandalismo y fanatismo, pero al contemplarlos siento una emoción especial.

Allá va mi despedida: ¡¡Adiós toros, hasta nunca!!


Para mí son iconos artísticos: "Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie quiere cambiarse a sí mismo" de León Tolstói.



jueves, 8 de octubre de 2015

De "BOFROST"




Ocurrió el 13 del pasado agosto.

 Llegó por la mañana a la "casita de las flores". Así le llamamos al chalecito en el que mi familia y mi sombra pasan el verano. Era un chico agradable y educado que nos entregó  un catálogo publicitario de Bofrost*España. Dijo que al día siguiente pasaría una chica para hacer los pedidos que deseáramos según el cátalogo. 

Al día siguiente llegó la joven también amable y correcta, como sin duda, su profesión lo requiere. Nos informó de que su empresa se estaba introduciendo en nuestra provincia y tenían precios especiales porque celebraban: BOFROST+ ESPAÑA. 25 Aniversario. Los niños de la casa nos ayudaban a elegir los helados según sus preferencias y los mayores pedimos unas pizzas. La joven escribía y al ver que dúdabamos al pedir algo más, levantó el boli para aclarar que por ser el primer pedido tenía que llegar como mínimo a 30 € y nos señaló la letra pequeña en el catálogo que, evidentemente, no habíamos leído, ¡Sólo nos faltaba eso, tener que leer la letra pequeña de la publicidad! Como si no fuera suficiente con la de las hipotecas de los bancos.

Nos sorprendió la aclaración y no muy positivamente pero por los pequeños, añadimos unos dulces al listado para llegar a los 30 €. Lo apuntó todo con precisión en su libreta. Al finalizar, cuando a los niños ya se les estaba haciendo la boca agua con los helados y los dulces espetó: Bueno ya saben que esto, refiriéndose al encargo, no lo servimos hasta el próximo martes pues este fin de semana (15 de agosto) estamos saturados, ya se lo habrá comentado el chico que vino ayer. . .  

¡Será posible!  Pues no, señorita, el chico no nos había dicho ni "muuu" al respecto.. Era el viernes 14 de agosto. Nuestra sorpresa fue mayúscula, nos miramos unos  a otros, los ojos infantiles pasaban a los de los adultos sin comprender o mejor dicho comprendiéndolo todo ¡No lo podíamos creer! Hasta que mi sombra habló: ¡Pues haber empezado por ahí, bonita! El próximo martes los niiños ya no estarán aquí! y... con sumo cuidado, tire el pedido a la papelera. ¡No te jo...!

Así terminó lo que no debería de haber empezado.


Para qué más: "¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?” de Don Miguel de Cervantes



martes, 6 de octubre de 2015

¡Sin Historial!




 Los leoneses y leonesas podrán entrar a su historial médico por Internet. La Consejería de Salud ultima un proyecto que ha llamado "Carpeta del paciente" que se incluirá en el portal de salud de la administración. Todos los enfermos tendrán su "historial digital"  correspondiente para poder acceder a él desde cualquier lugar y a cualquier hora. 

Al leer esto me dije: ¡Tengo mucha suerte! ¡No tengo historial! Me saldré a mi padre que a sus 85 años murió sin "historial clínico". La salud es un tema que preocupa a todo el mundo. Aquí no me refiero a las personas que por desgracia tienen una enfermedad y han de ir al médico y ocuparse de su curación. Me preocupan los continuos bombardeos publicitarios haciéndonos culpables si no vamos al médico por un "quítame allá unas pajas" y estoy completamente de acuerdo con la opinión general, que considera que la enfermedad es un negocio. 

La verdad es que nunca he seguido las recomendaciones de los médicos: visitar anualmente al ginecólogo, al dentista, al podólogo... Hacerse análisis clínicos para controlar niveles de colesterol, de glucosa, controlar la tensión.... hacerte mamografías, densitometrías, colonoscopias... 

Todo eso te lo recomiendan sin estar enfermo así que si tienes algún dolor ni te cuento. A esto le llaman "prevención" mi sombra le llama: "meterse en la rueda para ya no salir de ella". Por otra parte no siempre coinciden en sus consejos, antes una mamografía la recomendaban antes de los 30, ahora a partir de los 45. Antes los niveles de colesterol estaba en 250 ahora ya no pueden pasar de 200 y así... 

Las que salen ganando como siempre las farmacéuticas con los fármacos crónicos que recomiendan. Inventoras de píldoras para todo y de dolencias que convencen a los sanos de que están enfermos. Recientemente he leído que el 80 % de las medicinas que se consumen son ya para toda la vida con lo que la ganancia y el gasto van siempre en direcciones opuestas. 

Los anuncios de medicamentos con los slogan: "Visita a tu médico" o " Consulta a tu farmacéutico" sirven para curarse las espaldas los productores de pastillas para todo. El primer slogan yo no lo puedo cumplir, porque no tengo a "mi médico". El rollo de, "a tu edad" tampoco me convence. ¡Que me da un "patatús"! Bueno para eso tengo en mente hacerme el Testamento Vital, eso me parece importante, más por los demás que por mí misma. Sigo con mi lema: "Si te encuentra bien y nada te duele, no vayas al médico que algo te encuentra seguro. 


Muy de acuerdo con la frase: "El mejor médico es el que conoce la inutilidad de la mayor parte de las medicinas" de Benjamín Franklin.



jueves, 1 de octubre de 2015

¡Qué muslos!



Como decía mi abuelo: "que mus-los traigan que mus-los comemos"

 Manuel, cobrador de seguros, vive en uno de nuestros barrios. 

Hace algún tiempo en el mes de julio fue a Benavente por su trabajo. Era día de mercado y dejó su coche en el espacio que el Ayuntamiento ha preparado para esos días. Cuando volvió a recoger su BMW colocado al lado de otro vehículo oyó unos ruidos extraños. 

Recordó que hace algún tiempo, apareció un bebé en un contenedor de basura. Manuel había pasado por allí con su perro como hace cada mañana y no escuchó nada extraño. Al poco rato pasó otro hombre al lado del mismo contenedor y oyó el llanto de un niño. Gracias a él, se salvó el bebé. Al día de hoy no se sabe quien fue la mala persona que hizo algo así. Como estaba aún reciente lo del bebé, dio la vuelta a su coche para ver de dónde provenían los sonidos por si alguien necesitaba su ayuda.
Lo que vio le paralizó y no sabía como reaccionar:

Un hombre pequeño y delgado estaba  sobre una mujer gorda, gordísima, en plena coyunda. Cuenta entre risas que él nunca había visto una mujer tan gorda, cada una de sus piernas hacía por las dos de él. No podía quitar su coche porque les dejaba al descubierto ante el edificio de Telefónica. Además si movía el coche temía pasar por encima de uno de los muslos de la mujer, así que se armó de valor y les soltó: ¡No les da vergüenza! 

La frase enfrió la pasión de la pareja que se levantó azorada. La mujer tuvo que ser ayudada por el hombre y con mucho trabajo, a la velocidad que su extrema gordura se lo permitió, se levantó. Su imagen imborrable quedó para siempre en la mente de Manuel..


Lo cuenta con mucha gracia: "Siempre hay un poco de locura en el amor, aunque siempre hay un poco de razón en la locura" de F. Nietzsche.