jueves, 12 de mayo de 2016

¡Vaya rostro!



¡Qué lerda! ¿Cómo no se dio cuenta antes? 

Juntos habían visitado pisos para alquilar, juntos habían elegido los muebles, juntos habían comprado el coche...Y...por si fuera poco ya tenía con él un hijo y sólo hacía unos meses que se había enterado de que su pareja se drogaba.

_Soy un enfermo. No hacía más que repetirlo desde que ella se enteró.  

_Ya sé que lo suyo es una enfermedad ¡Pues que me lo hubiera dicho! y sobre todo que intente ponerle remedio poniéndose en tratamiento, por mí y por su hijo. Ni siquiera lo intenta y eso no estoy dispuesta a consentirlo. Ni un día más aguantaré la situación, se lo había dicho muchas veces pero nunca lo ponía en práctica,  hasta que...

Se acabó. hasta aquí hemos llegado. Se dijo a sí misma. Era uno de sus peores días. Ella también tenía días malos o se creía que él era el único. Ya estoy hablando sola, y qué, mejor hablar que explotar. Cogió a su pequeño y se fue a casa de su madre con lo puesto y lo imprescindible para el bebé. 

A los ocho días regresó al piso de alquiler para recoger varias de sus pertenencias. ¡Oh sorpresa! Los muebles, la televisión, su preciosa vajilla, hasta el frigorífico... ¡Todo había desaparecido! Solamente quedaba la enorme cama de gratos y no tan gratos recuerdos.

 ¡Todo había sido vendido! 

Pasó el tiempo. Pasaron los años. Su hijo ya había cumplido la mayoría de edad. Su padre no lo conocería si se lo encontrara por la calle. Hace unos días suena el teléfono y es él. En el colmo de la desfachatez le pide desde otra comunidad el "libro de familia". Ni siquiera le pregunta por su hijo, no se atreve. ¿Para qué a estas alturas pedir el libro de familia? Porque hoy tiene otra pareja y desea pedir una ayudas que sólo le dan si presenta el "libro de familia". Por supuesto que la madre de su hijo no se lo enviará. Para convencerla le ha prometido compartir con ella la ayuda. ¡Ni de coña, pero qué se ha creído ese cabrón!

No se puede creer lo que escucha. Tantos años sin compartir nada con él y ahora le viene con esas.


 ¡Se puede ser más caradura! "Las palabras que no van seguidas de hechos no sirven para nada" de Demóstenes.



63 comentarios:

  1. Gracias Mª Ángeles, escribo sobre lo que me rodea y la verdad a veces se producen situaciones rocambolescas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Mara ... muestras una foto muy cruel, muy real ... y, con muchas variantes, muy frecuente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Enrique, la he tomado de la Red las hay mucho más crueles aún, por desgracia. Un saludo.

      Eliminar
  3. Con permiso, hice el reblog: https://etarragof.wordpress.com/2016/05/13/leonesando-vaya-rostro/

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Hay muchos, Alfred, éste uno más entre ellos. Un saludo.

      Eliminar
  5. Increíble que no se diera cuenta, pero a veces pasa....

    Buen finde Mara =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, Liliana, no a todos se les nota hasta que es demasiado tarde. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Casi que me lo he creído, esas cosas pasan, por eso la frase con la que cierras es un adagio al que habría que ponerle música. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ester, algunas personas se ponen en manos de especialistas otros comienzan con el lema: "Las dejo cuando quiera" pero... Un beso.

      Eliminar
  7. Lerdísima... y un buen cabronazo con tu permiso :))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Laura, a veces no sé para donde se mira. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Situaciones que pueden ser realidades, pero es dificil de creer que en una relación íntima no se lleguen a observar estas situaciones. De todas formas ya sabemos que el amor es ciego, y aveces la pareja demasiado crédula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero a veces ocurre. Saludos.

      Eliminar
  9. Y lo peor es que todo eso es una historia que se repite con demasiada frecuencia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, jfbmurcia, por desgracia es una enfermedad que nunca se cura. Un saludo.

      Eliminar
  10. Compartes algo muy real, cuantos casos habran asi
    Los sers egoistas , siempre lo son, se necesita un cambio radical y es dificil que suceda
    Y no es desfachatez es su forma de ser...egoista
    Olvidarlo y seguir como si nada es lo mejor en la vida
    Cariños y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Abuela Cíber, si no se quiere poner remedio, es mejor tirar por la calle del medio y dejarlo, de lo contrario te convierte la vida en un infierno. Besitos.

      Eliminar
  11. Si por algo dicen que el amor es ciego y yo añadiría que también es tonto. Esa frase tan repetida " Pero va a cambiar, yo sé que cambiará" lo demuestra.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tonto y ciego, tú lo has dicho Ambar, y lo del libro de familia es ya el colmo. Abrazos.

      Eliminar
  12. Por desgracia tu triste história,se repite una y otra vez

    Un fuerte abrazo desde Andalucia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es JUAN, lo voy a dejar, lo voy a dejar y al final se quedan atrapados. Saludos.

      Eliminar
  13. El mundo está lleno de cabrones de esos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no tener que darte la razón, Crónicas, lleno, lleno, no, de lo contrario apaga y vámonos como se suele decir. Abrazos.

      Eliminar
  14. Hay gente para todo, pero debe ser por la biodiversidad ya que otro motivo no encuentro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Pilar, quizás sí para que haya de todo. Un abrazo.

      Eliminar
  15. En la vida hay cabronesy cabronas que sirven para enseñarte experiencias. Me encanta que pasará de él para el tema de la subvención. No todas las personas tienen esa fuerza, y acaban cayendo de nuevo en lo mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me alegré Tania, aquí es difícil porque ya había pasado mucho tiempo, pero todo es posible. Un beso.

      Eliminar
  16. Me gustan tus giros de letras un abrazo mientras te leo y disfruto tu tu texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Recomenzar, escribo sobre mí, lo que me cuentan y lo que veo alrededor. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Has creado un texto muy especial, consiguiendo comprimir una larga historia sin dejar ningún detalle importante. Sin duda es un tema muy complicado y estoy totalmente de acuerdo contigo en que las palabras no sirven de nada sin los hechos que las den forma.
    Un abrazo bien grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Raquel, son los hechos los que cuentan. Gracias por tus palabras. Un beso.

      Eliminar
  18. Dramática historia en la que intuyo muchas facetas ocultas, estimada Mara. Entre otras, lo del libro de familia me hace preguntarme ¿cómo es que aún siguen casados? También él podía haberse ahorrado la llamada pidiendo un duplicado, supongo. He visto el problema de las drogas algo de cerca, y es terrible, pues quien lo sufre sólo llega a vivir para su adición. Que conste que no intento disculpar nada, sólo constatar que es un asunto muy complejo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Esteban. Hay personas que es mejor que desaparezcan de tu vida así, sin pedir papel alguno. Pasan los años y aparecen yo jamás había conocido algo así. Un saludo.

      Eliminar
  19. Es que en el primer comentario lo han definido muy bien: "como la vida misma". Solo hay que prestar un poco de atención y podemos ver que a nuestro alrededor se desarrollan historias que parecen inverosímiles.
    Magníficamente contado, MAra.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchos casos como en este, Eme, lo real supera a lo imaginado. Un beso.

      Eliminar
  20. Bueno, triste y lamentable... Mejor borrarse. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor, RosaMaría, que no vuelvan sujetos así a aparecer. Besos.

      Eliminar
  21. Tiene que ser horroroso convivir con una persona drogadicta.
    La misma adicción le nubla la mente y ya no sabe si mata o espanta.
    Abandonan a padres y familia y su meta es conseguir, aunque sea robando, la dosis que necesita.
    Al parecer no había cambiado ¡la suerte que ha tenido con librarse de él!
    Cariños y feliz semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Kasioles, y lo más dramático es no querer ponerle remedio, aunque la cura total no sea posible. Un beso.

      Eliminar
  22. La vida tiene sorpresas. Y cuando existen problemas de este tipo, el trabajo de la mente es muy fuerte. Se busca la mejor solución y no es fácil de encontrar. Poco a poco el tiempo borra parte de la mala huella.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo Manrique, que la huella por desgracia siempre queda, superarla está en la forma de ser de cada uno. Saludos.

      Eliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Qué forma tan sencilla y elocuente de contar una historia.
    Ni le falta ni le sobra una sola coma, ni un solo punto.
    Una gozada, Mara.
    Beso, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, tecla, eres muy amable. Besitos.

      Eliminar
  25. Una historia interesante y que puede ser real. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. Una historia interesante y que puede ser real. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy real por desgracia Teresa, lo que no sé es si en él ha habido algún cambio, aunque a juzgar por su demanda después de los años, creo que no lo ha habido. Saludos.

      Eliminar
  27. Hola Mara, un relato muy real, existen muchos casos como este y los únicos que salieron ganando fue ella y su hijo, el un caradura por volver a ponerse en contacto y solo pedir lo que le interesa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Piruja, si alguien salió ganando, a pesar de perderlo casi todo, fue ella y su hijo.Un beso.

      Eliminar
  28. Tristemente una ¿fantasía? que se aproxima mucho a crueles historias reales. Me gustó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una fantasía Peregrino, aunque lo parezca, yo diría subrealista, pero se dio. Saludos.

      Eliminar
  29. Hola Mara.. Lo que nos cuentas hoy, es un drama continuo, cuantas casas soportan y han soportado esa plaga humana..
    Pero que encima tengan la desfachatez de pedir favores.. !Increíble!..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, llorenç, y sobre todo después de haber pasado tantos años. Saludos.

      Eliminar
  30. Un relato de una situación que por desgracia ocurre frecuentemente.
    Se dice que la drogadicción es una enfermedad, pero no se nace con ella y se contrae voluntariamente.
    La convivencia con un drogadicto tanto para los padres como para la pareja puede ser terrible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Helio, al principio suele pasar desapercibida pero una vez dentro, toda la familia la sufre. Saludos.

      Eliminar
  31. Buff...cuanto caradura de estos existen actualmente, y es que la droga es muy nociva para el ser humano que le destroza el organismo y los sentimientos.
    Una verdadera plaga.
    Saludos, Mara.

    ResponderEliminar
  32. Buff...cuanto caradura de estos existen actualmente, y es que la droga es muy nociva para el ser humano que le destroza el organismo y los sentimientos.
    Una verdadera plaga.
    Saludos, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Destroza al que la consume y a todos los que están alrededor, Maripaz, y más si no quiere ponerle remedio. Un beso.

      Eliminar
  33. Una historia dura pero que en la realidad seguro que hay muchas más. La peor de las enfermedades la drogadicción. Un gran problema porque arrastra a las familias y las hunde en la misma miseria que la persona enferma. Lo más importante es intentar que lo dejen, si no, quieren, pues lo que hizo la persona del escrito creo que es lo mejor para no ser manipulada y que no sufran ni ella ni el bebé. Muy dura la historia.
    Muy bien contada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si voluntariamente entraron en ese mundo, Isa, aunque sea con ayuda tienen que ponerle remedio voluntariamente, de lo contrario no hay remedio alguno. Un abrazo.

      Eliminar