jueves, 13 de octubre de 2016

"De niña a mujer"




 Mi nieta mayor ha tenido su primera regla. ¡Qué penita me dio! Sólo tiene 10 añitos. Ella está contenta porque nadie hizo un drama de algo tan natural y de lo que su madre le hablaba sin tapujos. ¡Menos mal que no me vino en el colegio!, fue lo que dijo y todos nos alegramos por ello lógicamente.

 Digo que no hay secretos para ella porque a mí a su edad nadie me hablaba claro. Siempre que entre las mujeres salía un tema así, soltaban la frase: "Hay ropa tendida" y ahí no seguían hablando. Era un tema tabú así que...

Tuve mi primera menstruación a los doce años. Como era una niña trabajadora, mientras mis padres hacían su jornada laboral, me quedaba cuidando a mis hermanos y haciendo las cosas de la casa. Cuando había ropa sucia iba al lavadero a lavarla excepto si eran sábanas, claro.

Un día, tendría mi sombra diez años, por tanto aún sabía poco o nada del tema, cogí el cesto de la ropa sucia y fui a lavar. En el fondo del cesto había una especie de toallitas blancas sucias de algo oscuro, me da reparo pero siempre he deseado contarlo, todos sabrán  de que hablo pero yo entonces lo desconocía.

 Mi madre guardaba los "paños" de su periodo sin lavar porque teníamos un caballo al que le daban "torzones" y le hacían beber al animal el agua con la sangre menstrual que le curaba cada vez que le daba un "torzón". Me fui con mi cesta y me puse a lavar aquellos "paños" entre algunas mujeres que lavaban y me observaban. De pronto apareció mi madre en la tartana que venía de vender leche en el pueblo de al lado. Una de las mujeres, que era vecina nuestra, se levantó y salió al camino al encuentro y habló con ella. Hoy sé seguro lo que le diría pero entonces ni se me pasaba por la imaginación. 

Terminé de lavar, di jabón a aquellos "pañitos" para ponerlos al sol porque quedaban cercos oscuros y me fui para casa. Cuando estaba tendiendo la ropa en las cuerdas del huerto, apareció mi madre y sin decir "esta boca es mía" me pegó un par de bofetadas. No recuerdo más sólo sé que tardé años en comprender por qué me había pegado mi madre. 

¡Eran otros tiempos! Hoy hubiera protestado y exigido una explicación ¡qué menos! Cuando conté la primera vez que me pegó mi madre, ¡Toda una madre! prometí que contaría la segunda vez que lo hizo porque, que yo recuerde, no hubo ninguna más.


Hay que aceptarlo, como decía Santa Teresa: "Cuando perdiz, perdiz, cuando penitencia, penitencia".



33 comentarios:

  1. Tremendo testimonio, de ocultar algo natural y que por oscurantismo puede crear auténticos traumas infantiles sin ninguna necesidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola cielito aqui estoy en el embrujo nuevo, yo recuerdo que a i nadie me decia nada, nadie me preparó para eso, fue de noche y me levanté con mucha sangre en el pijama yo sali corriendo a buscar a mi mami, mamaá que tengo sangre y ella se puso el dedo en los lbios y me dijo chissss que tus hermanos y tu padre duermen, me dió pañitos y me dijo ve y lavate y asi quedó mi primera vez, asi que me meti en la cama despues de lavarme bien y no volvi a abrir mi boca, jajaja tu con tu historia me a hecho recordar, hoy en dia las niñas ya saben y los niños de todo estan informados interesante entrada un muasckkkkk espero verte en el embrujo nuevo

      Eliminar
    2. ¡Vaya experiencia la tuya! qué susto. Me verás en tu Embrujo nuevo. Un beso.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Alfred, no sé qué ocurre que no me deja contestar tu comentario en su lugar. Cosas de la técnica. Tú lo has dicho por ocultarlo a más de una le pueden quedar secuelas, a mí jamás se me olvidaron esas bofetadas tan inmerecidas. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ohhh lo principal tu nieta ya sabe ella ni se asusta y su mami y abuela le explican jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Eran otros tiempos en que las cosas no se contaban y el desconocimiento hacia que uno no encontrara explicacion para algunas cosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que cuentas me suena a un pasado muy pasado, las niñas no iban a lavar ropa cuando yo era pequeña y mi madre me había avisado de que me iba a venir la regla y que tenia que hacer si sucedía estando fuera de casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tanto Ester, en mi pueblo las niñas desde muy pequeñas iban a lavar y se quedaban cuidando a sus hermanos. Besos.

      Eliminar
  5. Hola Mara.. No se muy bien que comentar en este tema, si te diré que realmente años atrás pasar de la pubertad a ser mayores era todo un proceso traumatico, que ahora por suerte se ha superado..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, llorenç, hoy las madres en general, pues siempre hay excepciones, informan antes de que ocurra el hecho, no después. Saludos.

      Eliminar
  6. Afortunadamente los tiempos han cambiado, aunque aun hay muchas cosas que cambiar.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho aún hay mucho que cambiar pero al menos en ese tema si no lo dicen en casa lo saben por amigas o internet y ya lo esperan. Abracines cazurros.

      Eliminar
  7. Antes todos esos temas eran tabú, a mi me tocó menos porque tengo hermanas mucho más grandes y ellas me explicaron, cuando me llegó la "visita" yo ya la esperaba! jaja

    Besos y buen finde Mara =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte Liliana! no tuviste que pasar vergüenza alguna. Cracias. Un besote.

      Eliminar
  8. Todavía alguna vez en clase,cuando alguna chica pide salir al aseo, a algún tontolculo se le ocurre bromear con el tema, pero le paro los pies en seco e intento ponerlo en ridículo ante los demás.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si es la primera vez, le darán ganas de meterse bajo el pupitre y si encima han visto hacer bromas con el tema... Me alegro de que les pares los pies. Hay niñas tímidas con doce o trece años que lo pasan fatal. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muchas gracias por quedarte en mi casa. Re invito a que descubras mi otro blog compartido con mi amigo Roberto
    http://encuentrosantesdelalba.blogspot.com.es/?m=1

    Este momento que nos cuenta creo que es más importante para las madres y abuelas que para la protagonista del momento.
    Nos da pena que nuestra niña crezca tan rápido...

    Un beso y muchas gracias por quedarte
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. Visitaré tu blog compartido.
      Este tema suele alegrar a mamás y a abuelas pero a mí me dio pena por su edad, pero ella no me vio preocupada, fue así y así lo aceptamos. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Como cambia todo, a mi me vino a los 9 años y no quise salir del baño crei que me moría y no quise asustar a mi madre...
    Cuanta razon llevas en lo que dices.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo que ser terrible, Inma, con sólo 9 años y me parecen a mí muy poco diez. Abrazos.

      Eliminar
  11. Hola Mara, si que es verdad que aquello eran otros tiempos y el tema era todo tabú, a mi nadie me dijo nada y me asuste mucho cuando paso, la suerte que tuve fue que paso estando en casa y no en el colegio como dijo tu nieta, menos mal que ya no es así y hoy en día las niñas ya lo ven todo natural y están enteradas mucho antes de que suceda, pero siempre he pensado que es un incordio, que deberíamos tenerla cuando se va a tener un hijo y ya, ojala pudiese ser así verdad?, pero bueno no nos queda otra que aguantar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Piruja, fue una suerte que te pasara en casa como a mi nieta. ¿Sabes que el otro día leí en el periódico que se están haciendo experimentos para quitar la regla o al menos para que sólo ocurra dos o tres veces al año? Lo malo serán los efectos secundarios. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me has dejado helada, apenas dos generaciones y lo que cuentas me parece propio de una novela costumbrista. Qué terrible ser mujer entonces, qué difícil.
    Gracias por compartir tu historia, supongo que te costaría tiempo entender qué había pasado y cuando lo comprendiste debió ser muy complicado, tu madre que seguro te quería un montón se avergonzaba de ser mujer y eso en qué lugar te dejaba a ti.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó tiempo por lo menos hasta que tuve mi primer periodo pues eso ocurrió unos dos años antes y yo estaba con los ojos cerrados. Mi madre lo pasaría mal también por las mujeres del pueblo y la vecina de su cariño estoy segura pues nunca me faltó. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Maravilloso leerte Un tema tabu hasta hoy en dia nadie lo habla nadie habla de la vagina un beso

    ResponderEliminar
  14. Ahora afortunadamente, ya todo se lleva con más naturalidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debe ser, Rafa, por el bien de todos. A veces pienso en esas culturas tan cerradas, las niñas lo tienen que pasar mal. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Llego por primera vez a leerte y con un tema tan cotidiano. Todas tenemos nuestras historias al respecto.
    Me ha encantado conocer un poco la tuya, espero seguir leyéndote.

    Y a tu nieta, le puedes hacer un regalo, para que se sienta importante...

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias karin por tu visita y tus palabras. Tienes razón es bueno que la niña se sienta segura e importante. Un saludo.

      Eliminar