jueves, 19 de enero de 2017

El hijo "a juicio"





Mario era un hombre cumplidor, buen marido y buen padre. Trabajaba en RENFE con un buen sueldo, Catalina y él llevaban casados quince años.

 Cata, así le llamaban los más íntimos, comenzó a ver detalles en su esposo que no le casaban.  Lo comentó con su madre, ésta le dijo: Hija, deja de darle vueltas. Es casi imposible que te sea infiel: hace su jornada, no trasnocha, si sale sale contigo... 

Un sábado de otoño, había carrera ciclista en el puerto Pajares y su hijo de trece años quería ir, pero su padre le daba largas.  Es que en el puerto hay que dejar el coche lejos, hay que andar mucho, subir... Su hijo se empeñó en ir ante los gestos de apremio de su madre y lo consiguió. 

Regresaron al atardecer y Cata iba a preparar la cena cuando su hijo le dijo que no hiciera nada porque ya habían cenado y había pagado la cena Teresa. ¿Cómo que Teresa? Teresa era una compañera de trabajo. Al final por varias vías se descubrió que Mario tenía un "affaire" en el trabajo. Cata pidió la separación y Mario comenzó una vida junto a Teresa que sólo duró tres años. 

Al principio parecía que todo iba bien, pero los problemas económicos comenzaron a aflorar. Mario no se hizo cargo de la parte de la hipoteca que le correspondía del piso que había compartído con su mujer y fueron los padres de Cata quienes la pagaron. Su hijo estudió en el instituto con muy buenas notas y pasó a la universidad. 

Cuando su hijo terminó su primer año en la universidad, Mario llevó a su hijo a juicio porque había cumplido su mayoría de edad. Se negó a seguir pagando sus estudios. El juez falló a favor de su hijo que siempre había sido muy buen estudiante y debería de continuar con sus estudios universitarios. Ante esto, Mario se despidió de la empresa para no dar a su hijo lo que le pedía el juez. 

Hoy, Mario se ha tenido que ir a vivir con su madre octogenaria de cuya pensión vive. Su hijo consiguió finalizar sus estudios, tiene un buen puesto y no quiere saber nada de su padre. 

Después de tanto tiempo, Mario aún envía whatsapp a su ex, lamentándose del pasado. Quiere empezar de nuevo. La madre de su hijo, que logró un trabajo en una residencia de ancianos ni por asomo piensa en cruzar el abismo que la separa de él, Con su hijo adulto ella comienza a vivir de nuevo sin miedo ni ataduras. La infidelidad se la podría perdonar, pero el haber llevado a su hijo a juicio, nunca.


Pasar página es difícil pero necesario: “Lo único totalmente seguro es que tenemos esta vida ¿por qué perderla lamentándose?" de Abel Pérez Rojas.



32 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado leer tu entrada, con tu permiso me quedo siguiendo tu blog , yo también tengo uno por lo que te invito a el, saludos!!

    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina por tu visita yo también visitaré tu blog. Saludos.

      Eliminar
  2. La historia más desagradable, parece mentira que pueda haber gente tan miserable.
    Muy bien descrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se da más de un caso. A veces los hijos se aprovechan y hacen que estudian pero en este caso fue muy buen estudiante siempre. Abrazote.

      Eliminar
  3. Así como tantas historias que suceden en la realidad quizá mas impresionantes...
    Yo no me caso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien, pero para tener hijos no hace falta casarse je, je. Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Mara.. Me he perdido, quien es Claudio, el hijo no puede ser, el padre se llama Mario, y yo estoy lio..
    Bueno da lo mismo, eso es el pan nuestro de cada día.. siempre habrá mentes estrechas y obtusas..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, llorenç, me ha traicionado el subconsciente. Ya lo he corregido, gracias. Un beso.

      Eliminar
  5. Repito el comentario de Llorenç, me ha ocurrido lo mismo. Por lo demás una mas de las muchas historias entre líos amorosos que fracasan y pensiones negadas a los hijos o la pareja. un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí je, je, sólo hay un nombre de varón. Un beso.

      Eliminar
  6. Desentenderse de los hijos es algo muy rastrero, la verdad.
    Salu2, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hoy hay muchos medios para no tener hijos, así que una vez que están aquí nos hemos de responsabilizar de ellos. Un saludo.

      Eliminar
  7. Yo también me he hecho un lío con lo de Mario y Claudio. Por desgracia es una historia que se repite, todos conocemos a alguien con similares circunstancias a las de tus protagonistas. Lo has contado muy bien.
    Besos Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, je, je. Pues sí por desgracia no es habitual pero se da más de un caso. Un beso.

      Eliminar
  8. Puffffffffffffffff a lo mejor se llama Claudio Mario o Mario Claudio.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo Mario, ¡vaya marrón! Abracines.

      Eliminar
  9. Hay cosas que no tienen logica y esta es una de ella, por que tal y como tu dices una infidelidad quizás se perdone pero llevar un hijo a juicio para evitar tener responsabilidades me parece muy grave.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es yo también pienso que es mucho peor que una infidelidad. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muchas veces, por orgullo, y por no querer afrontar lo que es de ley, se cometen errores imperdonables, tanto, que intentar dar marcha atrás y comenzar de nuevo, se hace totalmente imposible.
    El que es mal padre, nunca podrá ser un buen marido.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Errores que se pagan el resto de la vida, pero... Besos.

      Eliminar
  11. Por algo dicen que la realidad supera la ficción, es increíble!

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad en estos casos es muy cruda y quedan consecuencias para siempre. Un beso.

      Eliminar
  12. Imagino que Mario se dejó llevar por malas consejeras, la envidia Teresa. En fin no puedo comprender ni por asomo como por liarte con alguien puedes dejar de lado a un hijo. Es algo que se me escapa.

    Cata debería bloquear el teléfono de Mario, menuda tortura.

    La vida da muchas vueltas Mara, y por lo que he vivido pone a todo el mundo en su lugar.

    UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Tania, tarde o temprano, la vida te pone en su sitio lo mismo para bien que para mal. Besos.

      Eliminar
  13. Qué historia tan terrible.
    diariodemivida8.blogspot.com
    Besos. Susana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es pero por desgracia muy real. Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Mara, se puede decir que Mario en cierto modo esta recibiendo todo el daño que hizo a su familia por no querer afrontar sus obligaciones, no entiendo que siendo un buen hijo y buen estudiante no quisiera hacer cargo de sus gastos, otro caso seria que el hijo no estudiase y viviese del cuento, pero no es el caso, después quiere arreglarlo?, pues hacen muy bien su ex y su hijo pasando de el, la verdad que tuvo muy mala leche marchándose del trabajo por no pagar, cuando falte la madre y no tenga la pensión de que vivirá?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Piruja, la vida devuelve lo que le damos y luego tiene difícil arreglo intentar volver atrás. ¿Cuándo aprenderemos? Un beso.

      Eliminar
  15. Una dura historia la que nos cuentas y no se porque me parece que ha sucedido o eso me parece.
    Pero de no ser así en esta ocasión la ficción llega a superar la realidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy real y aunque no es lo normal, son varios los casos que se dan. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Una historia tremenda, yo me pregunto ¿como puede un padre ser capaz de llevar a su hijo a juicio?, Bien hizo ella y su con no querer saber nada de él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuesta creer que un padre haga esto y más con un hijo estudioso y responsable, pero a veces se cruzan los cables y se comenten errores que se pagan el resto de la vida. Besos.

      Eliminar