jueves, 23 de febrero de 2017

Filandón "casero" (2)




fotografía obtenida de la red 

 Las cuatro personas, dos mujeres maduras y dos hombres, uno bastante mayor y el otro algo más joven, charlan cómodamente sentados frente a la chimenea. 

De lo que había en esta casa de nuestros padres  _dice una de las mujeres_ ¿Qué objeto guardaba o sigue guardando para cada uno de nosotros un recuerdo especial?

Para mí  _continúa la misma mujer_ el reloj de pared que heredé de mi madre y que ella heredó de su abuela cubana. Su enorme llave para darle cuerda impresiona. Creo que habrá pocos como él, recuerdo su solemne sonido desde niña al dar las campanadas en casa de la abuela. Miro sus bonitos adornos de nácar alrededor, su caja de oscura madera ondulada, sus números romanos... ¡A propósito! Cuando su esfera se deterioró antes de tenerlo yo, tú, que eres un manitas,  _dijo dirigiéndose al hombre más joven_ le colocaste de nuevo los números romanos y curiosamente los pusiste al revés. Así las VI están invertidas. Eso me gusta, me trae tu recuerdo y las horas felices que pasamos juntos.¡Nunca me desharé de él, ni por todo el oro del mundo!

 Pues para mí _comenzó la otra mujer_ recuerdo la colcha de la bisabuela, hecha por sus manos con trozos de tela, recortes y retales que sobraban de vestidos y trajes que hacía. Formaba cuadros que luego unidos en cuadrados más grandes hicieron una preciosa colcha multicolor que se alegraba uno sólo de mirarla. ¡Qué pena que de críos la estropeamos y ya ha desaparecido!

 Para mí _dijo el hombre más joven_ mi objeto preferido es la "gramola". Nada menos que  de la marca "La Voz de su amo". También tuve la suerte de heredar de nuestros abuelos. Es irrepetible. ¡La voz de su amo! Su sonido no es muy bueno pero a mí me relaja oír las voces de hace tantos años a través de esa especie de caracola-embudo. Poner su aguja sobre esos discos de hace más de cien años es como si fuera a realizar un viaje interespacial, me hace flotar. 

El último en hablar fue el anciano: Pues mi objeto preferido es el bastón que heredé del tío Antonio que vivió con nosotros. Es una maravilla y me ha venido de maravilla también a mi edad. Su palo fino y brillante está bien, pero su empuñadura en hueso es única. Está formada por el cuerpo de un león abrazado de muerte por una serpiente eso lo convierte en una pieza muy original. Alguien me ha dicho que son símbolos masónicos. A mí me hace pensar en la colección de bastones de Antonio Gala, no olvidéis que lo heredé del tío Antonio. ¡Para mí, es un bastón de museo! 

Los cuatro hermanos sonrieron al escucharlo afirmando con sus cabezas, mientras dirigían sus miradas hacia el fuego de la chimenea. 

Un hermoso día de invierno: "Los ideales que iluminan mi camino y una y otra vez me han dado coraje para enfrentar la vida con alegría han sido: la amabilidad, la belleza y la verdad" de Albert Einstein.



38 comentarios:

  1. Bonitos recuerdos. Todos guardamos algún recuerdo de los padres o de los abuelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es algunos hasta nos traen recuerdos non gratos. Saludos.

      Eliminar
  2. Esas charlas al calor de la chimenea llenas de amabilidad y verdad se convierten en belleza. Albert Einstein tiene razón.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Para todos hay un recuerdo, ninguno coincide, curioso el comportamiento humano.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El comportamiento humano, Alfred es una mina, sólo hay que observarlo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Cada ser atesora sus recuerdos
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que a veces tergiversamos, pero están ahí. Besos.

      Eliminar
  5. Hola Mara.. que importancia adquieren las cosas sencillas, cuando representan unos recuerdos y vivencias, tanto bien que estén de acuerdo..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, llorenç, que a veces juntarse los hermanos y discutir es todo uno, está bien que aquí disfruten. Abrazote.

      Eliminar
  6. Gracias por estar en la lista de nuevos seguidores
    Es un placer pasar por su blog, Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mara, un placer estar aquí leyéndote...
    Los objetos tienen el valor qué queramos darle.
    Un abrazo 🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Verónica, algunos recuerdos tienen un valor negativo, pero siguen ahí. Saludos.

      Eliminar
  8. Me recuerda el desmantelamiento de una casa, la selección y reparto de los enseres. y el valor que nosotros les damos a los objetos, que no tiene nada que ver con el valor real. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Ester, el valor real casi siempre es inferior al que le damos. Besos.

      Eliminar
  9. Interesante relato sobre los recuerdos del ayer, que quien más quien menos todos albergamos.

    La cita, una guía olvidada!

    Abrazo, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ernesto, la cita como tantas que deberíamos tener en cuenta la ponemos muy poco en práctica. Abrazos.

      Eliminar
  10. Recuerdos....y cada quien recuerda cosas diferentes aún cuando vivieron en la misma casa.

    Besos Mara =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Liliana, a veces comento anécdotas vividas con mi hermana y su recuerdo de ellas difiere bastante del mío. Un beso.

      Eliminar
  11. La vida cotidiana y doméstica traen estos trocitos de buenos momentos. Y de alguna manera cuando lo recordamos volvemos a ellos .

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego son momentos felices y así se viven. Un beso.

      Eliminar
  12. Algunos objetos con su presencia nos hacen recordar los momentos vividos y recordar los buenos momentos siempre nos arranca una sonrisa de ternura, como tierno es el relato de estas cuatro personas amontonando experiencias alrededor de esos objetos únicos que siempre se llevan muy cerquita del corazón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita, muy de acuerdo con tu comentario. Al final son momentos felices. Saludos.

      Eliminar
  13. Hermoso relato que me hace recordar a mi pasado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te trae buenos recuerdos, me alegro Buscador, porque de malos ratos está el mundo lleno. Saludos.

      Eliminar
  14. MIl gracias por tu paso por mi blog, La joroba del camello. Respecto a tu post, es una belleza memorial. Qué bien viene hoy, recuperar el filandón. La familia, hoy no se reúne. Y tu entrada, es un tácito llamado, a que reuniones tan gratas, vuelvan darse entre familiares y a migos.Cuánto acercan. Por lo menos, al cotejarnos con amigos o hermanos, sabemos que existimos, y que no hemos perdido la facultad humana de hablar, para expresar sentimientos filiales o de sanguinidad. Cuelgo mi chinchorro en el alféiozar de tu blog, Mara. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar. El 8 de junio de 2010, las Cortes de Castilla y León declararon al Filandón como Bien de Interés Cultural y pedían su inclusión dentro del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.
      En nuestra tierra fue muy importante el filandón, hilandero, velada que así con varios nombres se celebraba. Saludos.

      Eliminar
  15. Yo recuerdo un tenedor, ya ves que cosa mas usual, pues ese tenedor fue el que utilizo mi padre durante el tiempo que le "toco de la guerra civil" y después fue pasando de uno hijo a otro hasta llegar a mi que soy el pequeño. Si no lo sigo utilizando es porque quizás en cambios de domicilio se perdió o con el tiempo se deterioro y fue a la basura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un bonito recuerdo. Yo también curiosamente tengo un tenedor de madera que me hizo un señor que hacía con madera verdaderas maravillas. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Los objetos podrán tener un valor material, pero los recuerdos, el simbolismo y las emociones que se asocian a ellos...no tienen precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo! Noda que ver con su precio real. Saludos.

      Eliminar
  17. Me ha encantado tu historia Mara, llena de ternura y sentimentalismo. Nosotros también guardamos los recuerdos de nuestros padres.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conchi. Si nos traen momentos felices bienvenidos sean. Un beso.

      Eliminar
  18. Hola Mara, cada uno de nosotros atesoramos distintos recuerdos como les pasa a estos hermanos de tu buen relato, lo bonito es, que aunque no coincidan es tenerlos y hablar de ellos, y sobre todo no perderlos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja, tienes razón, pero a veces con los cambios de casa más de uno se pierde. Un beso.

      Eliminar
  19. Son muchos los objetos que había a mediados del siglo pasado que no supimos conservar, hoy serían verdaderas joyas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al leer tu comentario, Helio, me he reído porque me acordé de una Nintendo que le quité a una de mis hijas. La guardé tan guardada que apareció después de 20 años y ya ha empezado a mirar su precio ahora por la red.¡Con sólo 20 años, qué deprisa se hacen viejos los objetos técnicos! Abrazo.

      Eliminar