jueves, 16 de febrero de 2017

En la "pelu"



Llega una señora a la peluquería, tras ella, un chico de unos treinta y tantos, ambos se sientan en sendas sillas de espera. El joven bien vestido,se pone a hablar con todo el mundo muy suelto. A cabo de unos diez minutos se dirige al baño con decisión como si supiera bien dónde estaba. 

Al rato, la ayudante de peluquería le comenta a su jefa: Ese chico hace más de un cuarto de hora que entró en el baño y no ha salido. La peluquera se dirige a la señora que entró delante de él y le dice: Mire su hijo está en el baño y no acaba de salir. La señora aludida contesta: No, no es mi hijo, no le conozco. 

Entonces la peluquera se dirige al baño y dando unos golpes en la puerta grita: ¿Necesita ayuda? El hombre abre la puerta y dice: ¿A usted qué le importa lo que estoy haciendo? Su pelo y su cara chorreaban. El suelo del baño encharcado y el lavabo seco sólo metiendo la cabeza en la taza del water podía estar así. Ella le pidió que saliera y se fuera. 

_No me pienso ir ¡fenómena! ¡que eres una fenómena! Sale y se sienta donde estaba antes. La peluquera le dice que se vaya, que si no lo hace llamará a la policía. 

_Pues llámala ¡fenómena, gilipollas que yo de aquí no me muevo! 

La ayudante a una seña de la dueña llamó a la policía, una de las clientas lloraba. El chico siguió despotricando. Llegó la policía, le sacaron por un brazo a la calle y al final lo subieron a uno de sus coches, recomendándole a la peluquera que cerrara con llave la puerta. Ésta así lo hizo y todo el mundo se tranquilizó.  

Un par de días la peluquera cerró la puerta pero se relajó de nuevo y al tercero la dejó abierta. A los ocho días aún no había llegado ninguna clienta cuando sintió la puerta y al salir de su pequeño despacho se encontró de bruces con el mismo hombre ya dentro de su local. Las piernas le empezaron a temblar. El hombre levantó sus brazos a la altura del hombro con las palmas hacia arriba como para decirle que no le iba a hacer daño ni se acercó, sólo le aseguró: 

_En casa reflexioné y he venido a pedirle perdón por mi comportamiento del otro día.  La peluquera no se lo podía creer así que con voz temblorosa le dijo: Vale, vale, pues se lo agradezco y ahora me gustaría que se fuera. Así lo hizo el hombre, que esta vez se fue tranquilamente en cuanto se lo pidió. Es un hombre de 44 años, que vive en el barrio y no se le conocía vicio alguno, pero...


Desde ese día cierra la puerta con llave cada vez que entra una clienta o cliente:"Nadie es como otro. Ni mejor ni peor. Es otro. Y si dos están de acuerdo es por un malentendido"Jean Paul Sartre. 



31 comentarios:

  1. Hola Mara.. Que cosas pasan en las peluquerías, yo creí que eso solo pesaba en las discotecas..jeje.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola llorenç, Pues parece ser que a veces se dan unos casos chungos, chungos. Lo malo es que en las discotecas segurá pasando. Un beso.

      Eliminar
  2. Realmente nunca sabes como pueden acabar estas cosas, y es mejor prevenir que lamentar.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo. Ella de momento cierra la puerta siempre. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Por acá, ya hace años que usan esa técnica de cerrar con llave...hace un rato tocaron a la puerta, con unos golpes muy fuertes, que de milagro escuché porque estaba abajo, y por el interfono le pregunté qué deseaba y no se puso delante para que yo lo pudiera ver, así que colgué y con miedo fui a ver, aunque no iba a abrir, sólo quería yo saber qué se le ofrecía y aventó una tarjeta, según eran mormones....ve tú a saber si sí.

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que cada vez hemos de ser más desconfiados, yo sigo siendo de las que no cierro nunca con llave y abro casi siempre confiada pero creo que debo cambiar. Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Qué horror! me desmayo del susto.


    Un abrazo Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez susto, pero al menos había más personas, pero la segunda vez... Besos.

      Eliminar
  5. En los tiempos que corren lo mejor es tener la puerta cerrada, pero lo difícil es saber a quien se le permite el paso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Helio porque a veces aunque sea el del butano hay que desconfiar. Abrazos.

      Eliminar
  6. Es que yo crero que en las peluquerías se viven las cosas más rocambolescas que se pueden vivir.

    Besitos y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece un lugar superentretenido. Gracias igualmente. Un beso.

      Eliminar
  7. Madre mía.
    Bueno, al menos el hombre se disculpó, pero qué trago.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero claro ella lo que menos esperaba que fuera ésa su reacción después de la primera vez. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Creo que no podemos ni debemos vivir con miedo, pero menudo susto.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Irma, pero es verdad que cada vez cerramos más puertas, ya ni en los pueblos dejan como antes la llave en la puerta. Montón de besines.

      Eliminar
  9. Me imagino a toda las clientas en la peluquería con los pelos de punta... del susto, jajaja, aunque ya se que no es para reírse, ya que hoy día no se puede fiar uno ni de la sombra, sobre todo si está detrás.
    Un gusto pasar por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Elda si se piensa es una sensación cómica, a mí cuando me lo contó lo de "fenómena" me hizo reír mucho. Un beso.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Hoy día todas son pocas, aunque yo sigo tomando pocas. Un saludo.

      Eliminar
  11. En este caso parece ser que tenía un día algo cruzado el cliente en cuestión, pero si en lugar de ir bien vestido no lo hubiera ido seguro le hubieran denegado la entrada aun siendo una persona normal. Ya lo dice el refrán castellano el abito no hace al monje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cruzado por lo visto. Sí sí, lo malo si se te cuela sin poder evitarlo. Un saludo.

      Eliminar
  12. A pesar de que se disculpara no es para estar muy tranquila, pobre mujer!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la verdad, yo como elle estaría deseando que se fuera. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Siempre mantiene usted la atención del lector hasta el final...

    Enhora buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Buscador, la verdad es que la realidad supera a la ficción. Saludos.

      Eliminar
  14. Madre del amor hermoso, me resulta super raro todo esto que describes. Menudo mal rato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Real como la vida misma, pero chocante porque lo de volver a disculparse es muy raro. Un beso.

      Eliminar
  15. Madre del amor hermoso, me resulta super raro todo esto que describes. Menudo mal rato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. hola mara,la verdad es que es bueno saber que hay gente que hace pasar un mal rato por su comportamiento indebido e inapropiado,pero es bueno saber reflexionar y pedir disculpas.

    un gusto pasar a visitarte,gracias por visitarme tu tambien,un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  17. En este convulso mundo en que vivimos, ya no sorprende casi nada...

    Salduos

    ResponderEliminar