jueves, 9 de marzo de 2017

¡Trabaja Dora!



Así habla Dora: ¡Qué mujer trabajadora, ni qué niño muerto! Las mujeres han trabajado siempre hija, otra cosa es que cobraran un dinero por trabajar.

La madre de Dora era modista y Dora desde muy niña tuvo una aguja y un dedal en la mano. Entonces no se celebraba el "Día de la mujer trabajadora" por eso siempre recuerda la voz de su madre cuando ella se distraía poniendo la radio o pasando las hojas a un figurín, que le encantaba mirarlos y la voz materna la interrumpía:. ¡Trabaja Dora, trabaja! 

Cuando oye que el ocho de marzo es importante para las mujeres trabajadoras, ella se recuerda trabajando siempre aunque no cobrara por ello durante muchos años. Cuando se casó puso una mercería y además de la aguja, hacía punto, ganchillo y todo tipo de labores que además enseñaba a otras mujeres. ¡Siempre le gustó coser!

Después de jubilarse cosió para sus dos nietas. Primero les hizo el traje de comunión, más tarde les hizo el traje regional. ¡Hasta las flores y cerras del mantón bordó y tejió!. Cuando el tiempo está bueno sale para la parte de atrás de su casa donde tiene un pequeño jardín. Allí, a la sombra cose, y cose aunque ya sus ojos, como ella dice, se niegan a dar las puntadas pequeñas. 

Mientras cose en su mente resuena la voz de su trabajadora madre ¡Trabaja Dora, trabaja! Lo bonito es que le sigue gustando la costura. Ahora cuando oye hablar de modistos dice: ¡Qué modistos, ni qué narices, con la de modistillas que hubo en León!  Además: ¿Quién cose ahora en León?, si quieres que te hagan algo a medida, las modistas. ¿Quién arregla la ropa confeccionada de las tiendas, mi hija y otras como ella, por unos pocos euros en negro: ¿Quienes trabajan en las fábricas de confección? La mayoría mujeres, como siempre. Pero sí, las medallas se las llevan los modistos que salen por la tele. ¡Grima  me da ver esos trajes!


Un dedal de oro para todas las mujeres que cosen en fábricas, para las grandes firmas, en tiendas  y que lo siguen haciendo en sus casas: "Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres" de Rosa Luxemburgo.



30 comentarios:

  1. Pues sí.
    Yo también brindo por un mundo de igualdad a pesar de las claras diferencias. Todos iguales, todos diferentes.
    Recuerdos para Dora, la trabajadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, que lo veamos. Saludos.

      Eliminar
  2. Mara totalmente de acuerdo contigo las mujeres siempre trabajasteis y como dices no siempre con sueldo, Esto es lo que olvido el señor presidente decir ayer.
    Claro que muchas trabajáis fuera y en casa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ultimamente los políticos tienen memoria selectiva, sólo se acuerdan de lo que les conviene. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Las mujeres tenemos también en nuestras manos , en la educación de nuestros hijos, una forma de ayudar al cambio social que es algo necesario si queremos llegar a la igualdad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes sí, ahora cada vez tengo más dudas pues los niños y jóvenes cada vez están más influenciados por las redes sociales y no paran de imitar comportamientos. Un beso.

      Eliminar
  4. Suscribo el dedal de oro, las mujeres siempre han trabajado, siempre han sido pluriempleadas, pero eran respetadas y no se las humillaba. Por ellas, por todas mi afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te acompaño en tus palabras Ester. ¡Qué gran cualidad el respeto! Un beso.

      Eliminar
  5. Falta mucho por hacer para lograr algo equitativo... aunque cada vez veo muchas más mujeres que abusan de hombres que son considerados, están con un feminismo exacerbado, que tampoco ea lo adecuado. Lo bueno sería una balanza equilibrada. Ambos luchando parejo por la vida, la familia, etc.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Sara, estoy de acuerdo en que el feminismo extremo trae consecuencias muy negativas. Es difícil encontrar el equilibrio pero aquí estamos para intentarlo. Abrazos.

      Eliminar
  6. Hola Mara.. Me ha encantado como lo cuentas, aunque no se en León, pero aqui ya no se encuentran modistas, para Santa LLuçia (Sta Lucia) si que hay muchas que van a la Catedral y luego desayunan, pero todas tienen una edad, las jóvenes ni una..
    Me quedo con la ultima frase de Rosa Luxemburgo.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola llorenç, en León ya también hay muy pocas modistas. Es que Santa Lucía es su patrona.¡Todas tienen una edad, je, je! Yo también me quedo con la frase. Un beso.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Igual para ti Liliana a seguir insistiendo. Abrazote.

      Eliminar
  8. Fantástica cita con la que cerraste este texto! Un poco comunista eso sí jaja Pero es lo esperable. Igualmente se entiende y se aplaude la idea y la visión de Rosa Luxemburgo.

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó mucho, sería como yo que también tiro más a la izquierda je, je,. Un saludo.

      Eliminar
  9. Hermoso homenaje con tus letras...
    Me encantó.

    Un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  10. Por ellas, todo nuestro reconocimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haremos todo lo que esté en nuestras manos por merecerlo. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha gustado el relato Mara y la frase de Rosa de Luxemburgo. Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ainhoa, igualmente feliz semana.

      Eliminar
  12. Iguales en derechos y en obligaciones, pero sin compartir los innumerables defectos que tenemos los hombres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Defectos también nosotras, pero en las más jóvenes veo comportamientos de imitación de algunos defectos de los hombres que no me gustan la verdad, pero las redes mandan por desgracia. Abrazos.

      Eliminar
  13. Hola Mara: Me ha encantado tu entrada dedicada a Dora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas mujeres mayores a las que nunca se les valoró su trabajo y lo merecen. Un beso.

      Eliminar