jueves, 26 de marzo de 2020

Reflexionando




Como madrugo poco parezco "la abuela durmiente". Lo cierto es que parte del tiempo que estoy en la cama lo dedico a reflexionar:

¿Sabes Coronavirus? Estoy bien, pero no te perdono que por tu culpa no pueda ver a mis nietos y nietas. Te doy las gracias, sí, te agradezco que no hayas venido por los niños, ¿Qué sería de todas las personas y más, las mayores ver morir a la Infancia, Nuestro Futuro. Me siento un poco hipócrita al escribir estas líneas, sí, porque: Según La OMS, en 2018 murieron 6,2 millones de niños menores de 15 años. Del total de muertes infantiles, 5,3 millones ocurrieron en los primeros 5 años de vida, y casi la mitad de ellas en el primer mes de vida. En el mundo  mueren millones de niños y niñas diariamente y nosotros . . . 

Tengo 73 años, en mayo uno más, "soy una anciana" ¡Cómo me cuesta escribirlo! Como tengo la suerte de vivir en España, me siento como si tuviera 40 años, pero soy mayor. En Francia y Reino Unido leí: los mayores de setenta... en tres meses ni a la puerta la calle, será falso, dicen tantas mentiras... 

Mi sombra es una privilegiada porque vivo en un adosado con un pequeño jardín. Me encantan las plantas, pero los niños alegran mis días más que ellas. A veces cuando estoy en un lugar público y hay dos o tres chiquillos armando bulla escucho decir: "Cuándo vendrá Herodes", me sienta fatal. Así que tuviste que venir Tú a poner orden entre los mayores. 

Cuando, hace dos semanas, cruzaba el puente de San Marcos en los días de sol, decenas de ancianos contemplaban el agua correr  desde sus piedras centenarias. Luego, seguía hasta la plaza de San Marcos y más personas vetustas platicaban sentadas en los bancos. Mi sombra pensaba... ¡Qué suerte tenemos poder disfrutar casi de todo a estas edades! Luego me voy a los datos:  la esperanza de vida en Sierra Leona es de 25 años y en otros 32 países principalmente de África la población no alcanza los 40 años. Reflexiono: ¿Y las personas mayores preocupadas por morir por tu influencia?

Conozco casos en residencias de ancianos a los que nadie visita y están vegetando. ¡Será para que nos demos cuenta que, en muchos casos, vivimos demasiado . . .

 Mejor pensar en positivo.  Que no se me olvide, el gimnasio también lo echo de menos y. . . Todos los días canto y bailo con el Dúo Dinámico RESISTIRÉ.


Pues eso, a resistir:  "Nunca pienso en el futuro. Llega demasiado pronto»" de Alber Einstein.



jueves, 19 de marzo de 2020

Microrrelato ( 2 )





¡Corona-Virus! Lo has hecho bien, te has coronado  ¡¡Eres el Rey!!  Te tomamos a broma. Presumíamos de libertad. Encerrados, recluídos, aprisionados, encarcelados por tu dictadura. Calles desiertas. Puertas cerradas. Sólo el cielo a través de los cristales. Nadie pasa. ¿De dónde vino? De China, ¡je! No me lo creo. ¿Hacia dónde va? Tras las mascarillas al mundo globalizado lo has dejado mudo: no habla, no sonríe, no toca, no besa, no abraza . . . 

¡¡No, es Noooooooooooo!!


 ¿Por qué mi sombra piensa que ha sido un ensayo?  "No se como sera la Tercera Guerra Mundial, pero sí la Cuarta... con piedras y palos" de Alber Einstein.


¡¡¡FELIZ  DÍA  DEL  PADRE  A TODOS!!!


jueves, 12 de marzo de 2020

¡¡ DEONTOLOGÍA !!



Ilustración tomada de la Red.
  Sagrario es una anciana de 96 años, soltera y sin familia. Su nivel económico está por encima de la media. Vive sola aunque tiene una persona que la acompaña: a la iglesia, a la compra, al médico... Decidió ir al dentista porque su dentadura, con dos puentes y alguna pieza de oro, estaba muy deteriorada.

 _Lo ideal es ponerle una dentadura nueva porque las piezas que le quedan están muy mal.

_Lo que usted decida doctor.

_Bien, tiene dos opciones: Ponerse una dentadura móvil o una fija.

_¿Cuál es la mejor?

_La mejor es la fija pero resulta mucho más cara.

_A Dios gracia tengo una buena paga, doctor, así que ...

 _Bien,  si es así, hoy le sacaré algunas piezas. Le haremos un presupuesto. Si lo paga al contado tendría un buen descuento. Le advierto que el proceso lleva su tiempo y a veces es  doloroso.

A veces no, doctor, _opina mi sombra_ siempre es bastante doloroso por lo que yo conozco. Sagrario pagó al contado. Más de uno pensó que no llegaría a tener su nueva dentadura.

El proceso duró más de un año. Pasó meses casi sin poder hablar, ni comer, sólo purés. La anciana soportó un gran sufrimiento, apenas salía de casa. Atiborrada de antibióticos para evitar infecciones y  antiinflamatorios pata calmar el dolor que no la dejaba apenas dormir.

Poco a poco Sagrario comenzó a mejorar y ... Poco antes de cumplir los 98 años... falleció. Las personas que la conocíamos comentábamos. ¿Cómo se decidiría a ponerse la dentadura fija a su edad con lo mal que lo ha pasado?

Mi sombra se pregunta: ¿Es ético hacer sufrir así a una persona de esa edad, cuando hay remedios mucho menos dolorosos? ¿Falleció Sagrario por los implantes y la medicación recibida? Prefiero pensar que por edad, pero la duda está ahí.


Para mi sombra hubo falta de ética: "Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no" de Sócrates.



jueves, 5 de marzo de 2020

La pulserita



Estábamos siete compañeras tomando algo frente a los jardines del Cid. De pronto se acerca un atractivo joven de color de unos veintipocos años, saca de una mochila varias pulseritas de cuentas de colores y nos va dando una a cada una. Ya mirábamos nuestros bolsos en busca de algunas monedas cuando nos dijo: 

_No, por favor, no necesito dinero pero quiero pedirles un favor. Si me escuchan, seré breve. Nací en Cabo Verde, fui adoptado por una familia portuguesa que me educó y nunca me faltó de nada. Recientemente me han diagnosticado una enfermedad ocular y en unos meses quedaré ciego. Por eso, antes de que esto ocurra, estoy descubriendo las maravillas de su país.  Vine a León para visitar el Santo Grial, los milagros existen. (Hizo una pequeña pausa) Quiero pedirles que cada vez que miren la pulserita: recen una oración, una jaculatoria, un verso, una sonrisa de energía... lo que ustedes quieran para que esta enfermedad se retrase lo más posible.

Nos dio las gracias por escucharle y con un saludo se fue sin darnos tiempo a replicarle. Tres de mis compañeras y yo nos colocamos la pulserita en la muñeca el resto la guardó en el bolso. Esta sombra mientras la colocaba pensaba:  

¡Ya lo creo que los milagros existen! Desde que hace unos años el Cáliz de Doña Urraca se convirtió en el Santo Grial, uno más de los varios que existen, ya ha hecho un gran milagro económico para la iglesia. Cada año llegan miles de visitantes. La mayoría pasan de la hermosura del templo románico, de sus hermosas pinturas murales en el Panteón de los Reyes; tan únicas que es llamada la "Capilla Sixtina" del románico. Sólo llegan con la ilusión de ver el famoso cáliz, que me encanta, pero que para mí, sigue siendo el cáliz de Doña Urraca. 

 Bien,  que me voy por los cerros de Úbeda.  Pues desde el verano llevaba la pulserita entre otras y apenas me acordaba del joven. Hace una semana la perdí y desde ése día, de vez en cuando, recuerdo al chico e imagino situaciones rocambolescas a veces positivas, le veo admirando las maravillas de nuestra Piel de Toro y otras no tanto. 

En mi último pensamiento vi al joven sentado en un banco frente a la Alhambra con sus gafas de ciego y su perro lazarillo tumbado a su lado. Recordando quizás la plaza de los leones, los jardines del Generalife, escuchando el sonido del agua... Como cuando, tal vez, hace meses pudo admirarlos con sus ojos sanos. A mi imaginación viene esa famosa frase que alguien le dijo en una situación parecida a una mujer que, curiosamente se llamaba Beatriz de León.  ¿Será casualidad?


Hay muchas formas de ayudar: "Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada" de Francisco de Icaza.



jueves, 27 de febrero de 2020

TRES CRUCES





 _¡Hay que joderse! _dijo la mamá de Rocío, después de colgar.

Como no es importante lo que voy a contar daré un pequeño rodeo.
La mamá de Rocío está separada, con dos hijos, Rocío y su hermano, de los que tiene la custodia y ella trabaja de funcionaria.

La mamá de Senda  es dentista con tarifa por las nubes y su marido es psiquiatra con tarifa por la estratosfera. Viven en un pueblo del alfoz de la ciudad.  Su casa es enorme y bonita, cuidada por dos grandes perros.Tenían dos hijos y les llegó una pequeña cuando los dos mayores estaban en la Universidad. Los primeros años de la niña tuvieron una chica que la llevaba al colegio. Senda, que así se llama la niña, es un sol en todos los sentidos.  Senda y Rocío se hicieron muy amigas. Las dos tienen nueve años, van a la misma clase y les encanta estar juntas.

Cuando es el cumpleaños de Senda invitan a todos los niños del pueblo y hasta ponen hinchables en el jardín. Hay pizza, platos variados, tarta y dulces "a esgaya" como decimos en mi pueblo. Ahora vienen las tres cruces  (lo tomaremos con humor) según el catecismo:

LA PRIMERA EN LA FRENTE:

 _A principios del curso la mamá de Senda invitó a Rocío  a pasar la tarde con su hija. Rocío llegó y los perros fueron a saludarla. Tan brusca y alegremente que la tiraron al suelo y le dieron un buen susto. Entonces la dentista tomó una decisión: En vez de encerrar a los perros recluyó a las niñas en la casa y se pasaron una bonita tarde de verano en el salón de la mansión. 

LA SEGUNDA EN LA BOCA:

Por San Froilán cuando estaban comiendo Rocío y su familia, ésta dijo:

_Hoy Senda come ella sola en su casa.

_¡Qué! ¿Cómo va a comer ella sola en casa? _le comentó su madre.

_Sí, me lo ha dicho. Sus hermanos no están, su padre está trabajando y su madre se ha ido a comer pulpo a La Virgen del Camino con unas amigas y como a Senda no le gusta el pulpo ... 

LA TERCERA EN EL PECHO:

Hace un par de semanas sonó el teléfono a las ocho de la mañana en casa de Rocío, su mamá descuelga y era la mamá de Senda:

_¿Estás muy liada?

_Pues sí, ya sabes con estos...

_Vale pues en unos minutos te mando para allá a Senda para que vaya con los tuyos al cole. Así sin más y colgó. La mamá separada se quedó mirando la pantalla del móvil y hablando: 

_¡Hay que joderse! Tú que no puedes llévame a cuestas. Tengo que levantar a mis hijos ayudarles para que se aseen y desayunen deprisa, desayunar yo, llevarles al cole y coger el coche para llegar puntual al trabajo. ¿Alguien da más? Sí, es verdad, Senda es un AMOR pero...


No sé cuál será la próxima"Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales" de Aristóteles.




jueves, 20 de febrero de 2020

Cumplir un sueño



Rafael desde niño sentía curiosidad por conocer algo sobre el tío Isidro hermano de su madre, pero para su abuela y su madre era un tema tabú. Nadie osaba hablar de su tío delante de ellas.

 Cuando Rafael cursaba cuarto de bachillerato se enteró por casualidad de que su tío Isidro se había suicidado en Australia y esa era la razón de que en casa no se hablara de él. Cuando supo lo del suicidio de su tío aún sintió más curiosidad y comenzó a tejer un sueño: Ir a Australia y conocer el lugar en el que su tío se había quitado la vida.

Cuando terminó su carrera de Económicas habló del tema abiertamente con su madre y ésta le mostró algunas cartas de su hermano que había guardado bajo llave cuando se enteró de su desaparición. Su progenitora le informó de que por los años 80 se ofrecía en Europa y concretamente en España trabajo en Australia para trabajar en el campo a cambio de un buen salario y además abonaban el pasaje y por eso su tío se había ido allí.

La curiosidad de Rafael aumentó y comenzó a informarse más y más sobre el continente australiano. Conoció por Google la situación de la emigración actual confinada en centros de internamiento fuera del  territorio australiano, hasta que las solicitudes de asilo son revisadas. Le impactó  conocer la situación de los refugiados de la isla de Nauru donde la salud mental se deteriora y los niños, en pleno siglo XXI, han perdido el deseo de vivir, se autolesionan e intentan suicidarse.

Trabajó unos años en un trabajo que no correspondía a su formación pero que le sirvió para hacer realidad su sueño.  Viajar de turista al lugar de Australia en el que había vivido el hermano de su madre. Allí descubrió que aquellos emigrantes entre los que se encontraba su tío, al llegar iban destinados a verdaderos campos de concentración donde las condiciones eran infrahumanas y los salarios muy bajos. Al llegar les hacían firmar un contrato por el cual no podrían abandonar el lugar de trabajo en dos años al cabo de los cuales si querían regresar el pasaje y los gastos corría por su cuenta. 

Allí en aquel paisaje desértico comprendió Rafael cómo su tío había decidido quitarse la vida ante la imposibilidad de regresar alguna vez a su Patria.  

Rafael visitó algunas de las ciudades más importantes de Australia y regresó con la mochila cargada de maravillas y algunos sinsabores por las situaciones que descubrió.


Comprendió la decisión de su tío:  "Uno debe morir con orgullo cuando ya no es posible vivir con orgullo" de Friedrich Nietzsche.



jueves, 13 de febrero de 2020

Enamorarse


foto obtenida de la Red

 A cualquier edad es una suerte enamorarse. 

Marina una compañera y gran profesional que pasaba de los cincuenta, vivía con su madre de 83 años. Su vida estaba por entero dedicada a la docencia y al cuidado de su madre. 

Los achaques de la madre de Marina, requerían a menudo la visita de D. Manuel el médico, separado, con hijos mayores y al que le faltaba poco para jubilarse. Las visitas a su madre y su amistad con D. Manuel terminó en un enamoramiento que tanto Marina como el médico quisieron disimular durante un largo tiempo. No lo consiguieron. Todo el bloque en el que vivíamos sabíamos de las salidas de la maestra del edificio para dirigirse andando hasta una calle cercana donde la esperaba el doctor en su coche y se iban juntos. 

El amor no se puede disimular y por fin por San Valentín dieron la campanada anunciando su noviazgo que todo el mundo conocía. A Marina le hacía ilusión contraer matrimonio, más también por su madre que por ella, por lo que  al año se casaron. 

Sí que poco antes de casarse D. Manuel tenía algunos despistes sonados como olvidarse del medicamento que debía recetar a la madre de Marina, pedir a Marina que condujera ella cuando habitualmente lo hacía él a  se olvidaba del plato que había pedido en un restaurante...  Marina achacaba todo a los nervios  por los cambios recientes en sus vidas.  

Tan solo pasó un año desde su unión y D. Manuel fue diagnosticado de Alzheimer. Cuando algún conocido le comentaba a Marina su mala suerte por la enfermedad de su marido y los achaques de su madre, ella siempre contestaba: "Nadie me podrá quitar la felicidad que me dieron". 


Hace tiempo que no tengo noticias de Marina: "Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre" de  Mahatma Gandhi.