jueves, 15 de noviembre de 2018

El "hermanastro"

Imagen obtenida de Google

 Miguel lo cuenta sin pena. Dice que ya ha perdonado a su madre pero aún no corre por verla y algo de resquemor guarda muy adentro.

Miguel vivía con sus padres en Vigo y un hermano mayor que él. Sus padres se separaron cuando Miguel tenía siete años. El padre vino a vivir con su nueva compañera a nuestra Comunidad. Fundó aquí una nueva familia y apenas se relacionaba con la primera.

 La madre de Miguel sacó adelante a sus dos hijos. El mayor se independizó y se fue a vivir con su novia a otra provincia. Miguel, con 17 años, vagueaba y servía copas en un bar pero no le daba ni para sus gastos y gustos para los  que dependía de su madre. La madre de Miguel conoció a un francés pero su hijo no llevaba bien esta relación. 

Un día de los que salió de botellón y llegó a casa a mediodía su madre le esperaba con una maleta preparada en la puerta. Sin darle tiempo a explicaciones le espetó: Me voy a vivir a Francia. Tú te vas a vivir con tu padre, ya he hablado con él. Así, de repente, sin más contemplaciones. A  Miguel se le vino el mundo encima.

En una semana, sin comerlo ni beberlo, se encontró viviendo en Palencia. En Galicia  dejó  Miguel una gran etapa de  su vida anterior. Alejado de sus amigos de toda la vida, en un ambiente completamente nuevo, conviviendo con una familia desconocida: un padre al que había visto pocas veces, una mujer que sería su madrastra y un hermanastro con el que nunca había coincidido, a pesar de conocer su existencia.

Al principio no lo pasó nada bien, a pesar del buen trato en su nueva familia, echaba de menos todo, hasta añoraba la lluvia de su Vigo natal.  A pesar de todo en su nuevo hogar encontró un amigo especial en su  hermanastro, un chico de su misma edad, que lo metió en su pandilla y le ayudó cuando peor lo pasaba a superar los cambios en su vida. En su hermanastro, aunque a él no le gusta esa palabra, encontró un gran apoyo  y sabe que siempre puede contar con él.

Hoy, Miguel trabaja de montador eléctrico, es independiente, le gusta su trabajo y está contento con su nueva vida en Palencia. Estas situaciones se dan cada vez más y en la mayoría de los casos dependen de la actitud de cada uno de nosotros que sean experiencias positivas o negativas.


Saber adaptarnos a las circunstancias nos hace más fuertes: "Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas" de Henry Miller.



jueves, 8 de noviembre de 2018

Más vale prevenir



 Este puente reciente de Los Santos, Íñigo, de diez años, fue a pasarlo al pueblo con su familia. Nada más llegar le faltó tiempo para ir en busca de su amigo Diego y juntos se fueron a recorrer el pueblo, libres como pájaros sin tener a ningún adulto tras ellos.

A pesar de estar en una localidad pequeña, a Íñigo  se le recuerda que no hable con desconocidos. Además  le han advertido que si un coche se para junto a él, aunque sea para preguntarle algo, que se vaya corriendo sin contestar.

Ese día estaba con su amigo Diego, un año menor que él, jugando junto al reguero. Es un lugar que ellos llaman "Malas pulgas" por un perro peligroso que tiene allí cerca un vecino.De repente paró un coche grande y negro junto a ellos y les preguntó algo. Íñigo no supo que le preguntó echó a correr a toda pastilla, sin preocuparse de la bici tirada junto a la acequia. Pero Diego no le siguió así que se paró y a gritos le llamó para que hiciera lo mismo que había hecho él. Diego vino corriendo hasta donde se encontraba Íñigo sin comprender muy bien  la reacción de su amigo hasta que éste se lo explicó. ¡Mejor no fiarse de gente desconocida!

Al día siguiente Íñigo estaba con su padre en el bar y un amigo de éste se paró a charlar con ellos. Lo primero que hizo fue dirigirse a Íñigo y preguntarle: ¿Por qué echaste a correr ayer cuando me paré a preguntaros qué hacíais? Íñigo se quedó callado. Habló su padre. 

_¡Ah, eras tú! Ayer vino todo asustado diciendo que un señor con un coche negro, con gafas de sol, tatuajes y mala pinta, había parado junto a ellos y que se habían ido corriendo. ¡Así que eras tú el de la mala pinta! comentó riendo el padre de Íñigo, mientras él niño permanecía  callado. Hiciste bien _añadió su padre_ mejor guardar las espaldas por si acaso.

 El amigo igualmente riendo y mirando de frente al niño interrogó: ¿A que te inventaste lo de las malas pintas? Pero Íñigo permaneció mudo. 


Más vale ser precavido: "Los niños son la esperanza del mundo" de José Martí.


miércoles, 31 de octubre de 2018

"Sin señales"


Imagen obtenida de Google
  
Aunque algunos científicos buscan la inmortalidad, hoy por hoy, sabemos que tarde o temprano abandonaremos nuestro planeta para siempre. Estos días con la visita a los cementerios tenemos algo más presente la muerte.

Un señor mayor me contaba esta anécdota: Un anciano murió y llegó ante su Dios protestando porque, según él, no le había avisado enviándole alguna señal y había dejado varias cosas por ordenar. Dios le dijo: ¿Que no te avisé? ¿Que no te envié señales? No te acuerdas que ibas perdiendo el oído; que no distinguías los rostros de las personas conocidas hasta que no las tenías muy cerca; que la artrosis te hacía andar cada vez más despacio y con dolor; que ...  Pues todas esas pérdidas, eran señales que te enviaba para que te dieras cuenta de que el tiempo se te estaba acabando. 

La verdad es que esas señales son mundiales e internacionales. Hoy quiero enviar una corona virtual doble, repleta de rosas rojas y blancas, al Mediterráneo. Esa tumba líquida que oculta a nuestros ojos cada día a miles de jóvenes, miles de madres con sus bebés, miles de adolescentes...

Esas personas jóvenes que se van al fondo de las aguas no recibieron "señales" . Se alejaban de una vida que ya no lo era, para perderla en las profundidades del Mare Nostrum. Cada día sus aguas sirven de mausoleo para miles de personas mientras buscaban una vida más digna. Algún día, si de verdad existe el Karma, pagaremos la pasividad que demostramos los países "avanzados" ante tanta muerte "sin señales" de la que tenemos noticias un día sí y otro también.


La dama negra llegará un día u otro: "Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin" de  Rabindranath Tagore.



jueves, 25 de octubre de 2018

"Más allá del Sexo"



 A veces archivo recortes de Diario con noticias que me llaman la atención y aquí tengo un titular de mediados de febrero. Otra vez... ¡Con la iglesia hemos topado! El titular destaca: EL DIVORCIO SIN SEXO ALBOROTA PORTUGAL, y no me extraña que más de una persona piense... otra vez la Iglesia metiéndose donde no la llaman.

Según la noticia la Iglesia Católica recomienda la abstinencia sexual a lo católicos casados ensegundas nupcias, si su primer matrimonio no ha obtenido la nulidad. Ahí lo dejo, como si fuera tan fácil obtener la nulidad a la mayoría de las personas. Eso queda para los ricos y los hijos de...

Portugal según la noticia es líder europeo en divorcios. ¡Menos mal que la mayoría este consejo se lo pasará por el arco del triunfo y no es para menos. El sacerdote y profesor de filosofía en la Universidad de Coimbra, Anselmo Borges afirma: "La iglesia no se debe meter en la vida íntima de la pareja... si se forma una pareja no es para vivir como hermanos" y lamenta que la moral católica "continúe muy centrada en el sexo"

A raíz de semejante artículo viene a mi mente de sombra una experiencia en la India. Allí en una pequeña ciudad, Khajurahu, a 160 km de Nueva Delhi vi algo que jamás olvidaré y que estoy segura que no hay nada parecido en el mundo. Se trata de numerosos templos tántricos que durante siglos permanecieron ocultos por la selva. Estos templos tienen totalmente sus fachadas recubiertas de figuras eróticas esculpidas. Miles de figuras danzan, bailan, comen y hacen el amor. El Kamasutra se queda corto. ¡No falta una postura! Sexo oral, sexo anal, sexo en grupo, homosexual, zoofilia...

El verano de 2.014 que estuve allí, había muy pocas personas visitando el lugar que es Patrimonio Mundial de la UNECO.  Recuerdo a varios adolescentes que miraban  las fachadas, sonreían y cuchicheaban. Algunas personas observaban como si se avergonzaran  y se iban enseguida del lugar.

Bien, pues para el guía, Nanak, un hombre mayor, enjuto, de ojos negros y brillantes, con el pelo largo y luenga barba, el significado de las figuras esculpidas va más allá del sexo. Para él el objetivo no es otro que alcanzar el Nirvana a través de ellas. Según Nanak para los occidentales estos templos son "El Kamasutra". Nos quedamos en el chancra del sexo y la unión es esencial pero el camino va más allá del sexo. Según Nanak, hace siglos muchos hombres, a las mujeres no se les permitía la entrada, practicaban aquí el Tantra para llegar al NIRVANA. Si alguien llega a este estado, no necesitará marido o esposa es el más alto grado de bendición. El Tantra  es amor hacia todos y hacia Todo. 

¿Para cuando la iglesia irá más allá del sexo? La iglesia predica la pobreza rodeada de riqueza, la abstinencia cuando día sí y día no aparecen denuncias de pederastia dentro de ella. En qué momento  la iglesia y cualquier religión, mirará hacia el interior de las personas para ayudar a descubrirnos a nosotros mismos. En una palabra a DESPERTAR que no cambia tu vida, pero sientes que todo ha cambiado.


"En la INDIA se enseñan Cuatro Leyes de la Espiritualidad":
 La primera: "La persona que llega es la persona QUE TIENE QUE LLEGAR".
 La segunda:"Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido".
 La tercera:"En cualquier momento que comience es el momento correcto" 
 La cuarta: "Cuando algo termina, termina".    





jueves, 18 de octubre de 2018

ANI



Javier es un joven al que en el último año todo le iba mal. Comenzó un negocio y fracasó. Su novia lo dejó hace unos meses y últimamente en su casa todo eran malos rollos entre sus padres por culpa de su situación sin trabajo ni visos de arreglo.

Alguien le dijo que fuera a ver a Ani la de Benavente. ¿Ani, quién es Ani? Ani, le aclararon, es una vidente muy buena que limpia. Se lo pensó. Se hizo con el teléfono de la adivina ya que no tiene publicidad en la Red.

_¡Hola, soy Javier!, saludó. Pasa, pasa, le animó la vidente. La habitación era normal nada de bola de cristal en la mesa ni algún otro artilugio por el estilo. Le mandó sentar, frente a ella y extendió sus cartas del Tarot. De inmediato le espetó: Sal al patio y vuelve a entrar tienes muchísima negatividad. 

Pasados unos minutos Javier regresó. De nuevo Ani colocó sus cartas frente a ella y recogiéndolas rápidamente habló de nuevo: Mira vámonos los dos a fumar un cigarrillo y luego volvemos. Así lo hicieron ambos y de nuevo frente a frente las cartas hablaron.

_Alguien te ha pasado un gran "marrón" que te impide que salgas del pozo en el que te encuentras. Le hizo varios ritos de limpieza y le dio varios escapularios,  para que se colocara uno cada cierto tiempo. Javier no sabía lo que era un escapulario hasta que los vio. .

Volvió a ver a la vidente pasados unos días. 

_¿A quién quieres que le pase esta maldición  tan mayúscula?

_No me importa, sólo quiero que me libres de ella. 

_Aquí no se puede quedar _dijo la adivinadora_ podemos enviarla de vuelta a su origen. 

_Me parece bien _asintió Javier.

 Pasados unos meses Javier visitó de nuevo a la vidente esta vez para agradecerle su trabajo. A Javier  el  coste  económico  no  le  pareció  excesivo. Lo  cierto  es  que Javier sigue  con  sus  escapularios  pero  las  cosas  han  mejorado  notablemente. Las  circunstancias  han  cambiado.  Ha  encontrado  un  trabajo. Su  novia  volvió  con  él. Sus  padres  han  mejorado  su  relación  y  las  discusiones  han disminuido. Javier sólo acierta a decir ¡No me lo puedo creer, gracias Ani!


Creer en el otro es muy importante: «Existen dos formas de ver la vida: una es creyendo que no existen los milagros, la otra es creyendo que todo es un milagro» de Alber Einstein.




jueves, 11 de octubre de 2018

¿Y... las patatas?


¿Y las patatas? ¿Dónde están las patatas?

Es un colegio situado en el alfoz de la capital. El Ayuntamiento de León ha construído un pequeño invernadero a petición de las profesoras para trabajar en él con los alumn@s. Allí cultivaban algunas hortalizas que luego se repartían entre el alumnado que las cuidaba. 

Al finalizar el curso las patatas aún no se podían sacar así que las dejaron para septiembre. Llegó el noveno mes del año. Hacía sólo ocho días que habían comenzado las clases del nuevo curso escolar. Una de las profesoras encargada del huerto escolar se presentó ante el director y le espetó a bocajarro: ¿Y las patatas, qué ha sido de las patatas? 

El director colorado hasta las cejas hizo la misma pregunta, ¿las patatas?... Por qué me preguntas por las patatas. La profesora no se anduvo con rodeos: Porque me han dicho dos madres que el otro día viniste por la tarde, las sacaste y te las llevaste. 

_Y qué quieres, que las traiga?

_Mira, no son tuyas ni mías son de los escolares que las han plantado _diciendo esto salió del despacho sin más comentarios. 

Al día siguiente, fuera del horario escolar, el "robapatatas" las trajo y las fue enterrando en la tierra de nuevo. Luego preparó unas hojas a rellenar sobre la recogida de las patatas y, durante una de sus clases, pidió a los estudiantes que fueran con él a sacar las patatas, sin avisar para nada a las profesoras que habían programado la recogida. ¡Toma Moreno! Como diría el muñeco Roquefeler. ¿Se darían cuanta los niños y niñas de que faltaba el ramaje, y que las patatas estaban demasiado sueltas? 


Ocurrió tal cual: "Todos vivimos bajo el mismo cielo, pero ninguno tiene el mismo horizonte" de Adenauer.



jueves, 4 de octubre de 2018

ARTURO (1)


 Arturo es un anciano-joven de 84 años. ¡Todo un personaje! Tiene una mente muy despierta y sacos de experiencia a sus espaldas.  Desde su jubilación, ya hace más de dos décadas, disfruta haciendo lo que más le gusta, viajar, pasear y charlar con la gente.

Toda la vida laboral de Arturo tuvo lugar en un banco, donde ocurrían a veces casos impactantes, por lo que nos cuenta muchas anécdotas de esa época.  Arturo ganaba un gran sueldo y cuando se separó de su esposa, el juez le exigió una compensación a su mujer en forma de pensión por los años vividos juntos. Tres años más tarde, tuvo la suerte (eso dice él) de que su ex-mujer falleciera así que él económicamente muy solvente se ha dedicado a disfrutar de su tiempo que es mucho como le place..

Un día de agosto me contó un caso curioso. En los bancos, como sabemos hay depósitos, cuentas o libretas que pueden ser CONJUNTAMENTE O  INDISTINTAMENTE a nombre de dos, tres o más personas.

En este caso, en tiempo de las pesetas,  había una cuenta puesta INDISTINTAMENTE a nombre de padres, hijos y nietos. Un día de verano falleció la matriarca, que ya era viuda. Aún estaba la mujer de cuerpo presente, cuando apareció uno de sus nietos por el banco preguntando, cuánto dinero había en la cuenta de su abuela. Le informaron que dos millones de pesetas.

Como podía hacerlo, pidió que le dieran todo el dinero, a lo que le dijeron que no podían hacerlo porque para cerrar la cuenta se necesitaba el permiso de todas las personas que figuraban en ella. Entonces el nieto preguntó: ¿Cuánto puedo sacar? Y no sin asombro escuchó: ¡¡Se puede llevar un millón novecientas noventa y nueve mil novecientas noventa y nueve pesetas!!

El joven sacó de la cuenta los dos millones menos una rubia que contenía. Al día siguiente otro avispado familiar llegó al banco con la mismas intenciones... ¡Ya no había fondos para él, había llegado demasiado tarde! 


Ya lo dijo Pío Baroja: "El hombre: Un ser un milímetro por encima del mono cuando no un centímetro por debajo del cerdo".