jueves, 13 de diciembre de 2018

ARTURO (2)


Imagen obtenida de Google

 Arturo, ya saben, ese anciano-joven de 84 años, que a los cubanos les llama "tú ya sabes mi hermano". Ese personaje con un macuto repleto de historias para contar.

Pues Arturo, nos contó que un día que estaba aburrido llamaron a la puerta y recibió a dos Testigos de Jehová. Les escuchó un buen rato por educación y al final les tuvo que comprar un librito, que al principio le entregaron como si fuera un regalo.

Desde entonces los Testigos de Jehová no paraban de molestarle con sus visitas un día sí y otro también. ¡Arturo estaba harto! Estas personas vivían bastante cerca de él así que...

Un día que aparecieron dos muchachos de esos que les cierras la puerta en las narices porque vienen a ofrecerte eléctricas a precio de ganga y lo primero que te piden es un recibo de la luz para poder entrar en tu casa.  Pues ese día...

Nada más verlos, se le ocurrió una feliz idea. Les dio la dirección de los Testigos de Jehová y les dijo que le habían comentado a él que estaban muy interesados en el tema de la luz eléctrica. 

No sé la cara que pondrían los Testigos cuando les dijeron que venían de parte de un vecino o de los vendedores al darse cuenta de dónde habían ido a parar. ¿Y si los cazadores fueron cazados?

El bromista, nunca lo supo, pero desde aquel día las insistentes visitas cesaron.


La edad no está reñida con el buen humor: «La imaginación es más importante que el conocimiento»" de Albert Einstein.



viernes, 7 de diciembre de 2018

A LA CARTA MAGNA



¡¡Hola Constitución!

Siento una gran alegría por haber disfrutado de tu cumpleaños ayer. No todos los días se cumplen cuatro décadas. ¡Ahí es nada! Espero que no pase por ti la crisis de los cuarenta. 

Muchos se han encargado de decirte tus muchos defectos, que los tienes, pero no fue un día para eso, sino para alegrarnos contigo todos los que nos sentimos españoles. Ultimamente también te habrás sentido mal por aquellos que por un "quítame allá unas pajas" aprovechan para denigrar los símbolos que nos representan. ¡No me gusta nada, nada! Tampoco soy partidaria de que metan a alguien en la cárcel por hacerlo, pero me siento ofendida. 

Se está perdiendo el respeto hacia todo y hacia todos. La tolerancia brilla por su ausencia. Las agresiones para impedir la libertad a los que no piensan como nosotros se dan cada vez más y siento que estamos perdiendo los papeles. ¿Sabes que el otro día cuando la corbeta española pasó en nuestras aguas cerca del Peñón de Gibraltar con el Himno Nacional a todo volumen me reí?, eso para mí es humor y no las patochadas que tenemos que oír y vejaciones que tenemos que ver muchas veces sobre nuestros símbolos patrios. 

Tienes que modernizarte en algunos temas. Por ejemplo, en lo de la monarquía has quedado un poco desfasada, pero eso es muy fácil de arreglar si algún día la mayoría está de acuerdo. Entretanto sigue ahí, por favor que ya nuestros abuelos tuvieron que sufrir una guerra contra los que secuestrado a una Prima tuya y aún no se sabe cuándo aparecerá. 

Te deseo la mayor suerte del mundo, porque si Tú la tienes los español@s la tenemos. Te respeto y te quiero. Un abrazo. 


¿Cómo se puede curar la intolerancia? Según Don Miguel de Unamuno: “El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando”