viernes, 19 de enero de 2018

Cuencos de Sonido




 Cuando viajo siempre deseo traerles a mis hijos y nietos algún recuerdo original y propio del país que visito. Pues cada vez es más difícil hacerlo ya que el mundo está tan globalizado que lo que veas en Egipto, lo puedes ver en China o en Perú. Digo esto porque cuando visité Nepal hace años,  encontré algo que me pareció único y que hoy encuentras en cualquier mercadillo de Europa.

Se trata de los Cuencos de Sonido del Himalaya. En una zona tibetana, en el país nepalí, entramos en una tienda. El anciano vendedor dijo que cada cuenco tenía un sonido especial si había sabiduría secreta en su fabricación. Su sonido eleva el alma dijo a través del guía, y la verdad, pasando la baqueta de madera por el borde de sus creaciones, te hacía sentir algo profundo. Luego llenó de agua hacia la mitad uno de los cuencos y al rozar los bordes con el taco, el agua se elevaba como si hirviera al trasmitirle el sonido. ¡Fue hermoso verlo y escucharlo! La mayoría de los que se fabrican hoy, añadió, sólo suenan.

Según la tradición los cuencos auténticos están hechos de siete metales con distintas combinaciones aleatorias. Un metal por cada planeta de nuestro Sistema Solar. Hoy, ya quedan muy pocos artesanos capaces de crear cuencos con sonidos especiales, que con la ayuda de sus manos incluso pueden curar enfermedades.

Se cuenta una historia del norte del Tibet. Al principio de los tiempos un soplo como  procedente de un invisible pulmón, movió el gran silencio y creó el sonido que a su vez creó una sutil vibración. Así se creó un planeta místico. Este primer sonido es  reconocido  como la matriz de  la  que  surgió, todo lo visible y lo invisible... ¡¡OMMM!!

Los chinos ya conocían los "Cuencos cantarines". Así les llamaban ellos, desde el siglo VI a. de C. ya que eran muy buenos en las diferentes aleaciones de los siete metales de los planetas. Los cuencos verdaderos los hacen personas especiales desde antiguo, hoy la mayoría son imitaciones.Tanto en Japón como en los monasterios tibetanos los diferentes sonidos ayudan  a extender los poderes curativos, los de concentración, de purificación y de relajación. 

Así que, ése fue nuestro regalo. Varios "Cuencos de sonido" para niños y mayores aunque sólo uno "auténtico" para la casa. Cuando  se  le hace  sonar,  te  transporta a otro  nivel  más  espiritual es un sonido que relaja y serena.


Desde el principio fue la música: “El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos”  Oscar Wilde.



miércoles, 10 de enero de 2018

¡Bienvenido Mister 2.018!





¡Nuevo año! Todo bien menos el ordenador que se me peta cada dos por tres!

Pudiera ser que un milagro en las noticias hiciera que no se siguiera con el Monotema pero... Para mi 2018 no trae cambios significativos. Enero frío con nieve y problemas en las carreteras. En León ciudad ayer cayeron unos copos mezclados con lluvia que ni los niños pudieron hacer el muñeco blanco.

He abierto el frasco de las buenas noticias que he ido escribiendo y guardando el año pasado. Hay muchas y todas buenas (normal, según la norma, sólo metes las buenas y destacadas) Bueno, algunas no son nada destacadas pero sí importantes para mí: como que le salió bien la compra de una casita en el pueblo a mi hija o ¡Éxito de visitas, ya van más de 600, con la carta a Melania en el blog!, Carta a Melania Trump ... me ha hecho ilusión leerlas.

O sea que 2018 comienza sin "nada nuevo bajo el sol" y eso es una buena noticia. Quedan muchos días, horas, minutos y segundos del Nuevo año y por desgracia muchas personas lo han comenzado ya con accidentes, pérdidas y necesidades múltiples que espero mejoren o acaben con el paso de los días.

Los Reyes Magos han traído muchos más regalos de los que necesitamos. Mis nietos no saben para qué juguete mirar y a mi eso cada vez me gusta menos. ¡Son los tiempos consumistas que vivimos! Por lo demás... ¡¡Bienvenido Mister 2.018! 


A comenzar el año con valentía: "Los pescadores dicen que el mar es peligroso y la tormenta terrible. Pero eso no les impide hacerse a la mar" de Vincent Van Gogh.



P.D. No sé, pero creo que me estoy quedando sin ordenador.