viernes, 26 de enero de 2018

DR. GERVÁS, gracias




GRACIAS, Dr. Gervás por su dedicación y su buen hacer. 

Un domingo a finales de septiembre mi nieta de siete años se cayó a media tarde en el parque y rompió su brazo izquierdo. Su madre apenas podía guiarla y sujetarle el brazo completamente roto a la altura del codo. Una pareja joven la vio y el chico tomó en brazos a la niña y su madre le llevaba el brazo elevado. Gracias también a esta pareja desconocida y solidaria.

Primero se dirigieron a HM Regla, era fiesta y el Dr. Rodríguez traumatólogo, no estaba ni apareció.  Por teléfono decidió que la ingresaran en el hospital. Una ambulancia nos trasladó y la operación comenzó a las doce de la noche y finalizó sobre las tres de la madrugada. La operación salió bien, pero nos informaron que podía tener consecuencias negativas en uno de los nervios del bracito. Unas agujas metálicas sobresalían de de la cicatriz

Uno de los días al hacerle la cura en la clínica Adeslas, las enfermeras se asustaron. Había algo verdoso y olía mal en una de las agujas. Avisaron allí mismo al traumatólogo Dr. Juárez  que acudió y ni se dignó echarle un vistazo, no era un caso suyo.

Las enfermeras alucinadas avisaron a la pediatra (gracias también, Dra. Cristina) que de inmediato le recetó antibióticos y llamó por teléfono al Dr. Luis Teodoro Gervás, el traumatólogo que la operó para que nos recibiera. Nos hizo un hueco en su agenda y de nuevo Helena fue operada tres semanas más tarde ya que la infección podía llegarle al hueso. Todo fue bien. 

Hoy la pequeña sigue en rehabilitación pero mueve ya el brazo con soltura. En una de las últimas visitas al doctor Hervás, éste le dijo a mi hija:"Va bien. El milagro va bien",  esa frase indica la gravedad de la complicada rotura.

Por eso hoy,  toda la familia está superagradecida al doctor Gervás por su ética y dedicación. En nuestro caso, tanto al Dr. Rodríguez como al Dr. Juárez les faltaron ambas.


¡Buen trabajo, Doctor Gervás, mil gracias! «Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad» de Alber Einstein.



20 comentarios:

  1. Suerte tenemos de los buenos médicos.
    Un abrazo, me alegro que todo haya acabado bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, si yo creo que la mayoría son buenos pero de vez en cuando nos topamos con alguno que no lo es tanto. Saludos.

      Eliminar
  2. Vaya susto tan grande y como dice Alfred qué bien que tenemos grandes profesionales, la pena es que esos dos doctores que no tuvieron ni profesionalidad ni ética deberían dedicarse a otras cosas porque esa rotura era grave y tenía consecuencias. Y lo peor es que esos malos profesionales pueden cambiar vidas.
    Me alegro que tu nietecita se esté recuperando bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto para bien como para mal, Conxita, dependemos de ellos y no hay más remedio que seguir confiando. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  3. Los médicos no hacemos milagros pero tenemos la obligación de intentar hacerlos.
    Me gusta que haya profesionales como el Dr. Hervás y me alegra que se les reconozca su labor y me indigna enormemente que haya médicos ( a éstos no quiero calificarlos como profesionales) que sean capaces de hacer lo que describes.
    Espero que tu nieta se restablezca.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ambar, no hacéis milagros pero lo intentáis todo y eso es lo importante. Los que no lo intentan quiero creer que sean los menos. Besos.

      Eliminar
  4. Un buen detalle agradecer al doctor que hizo su trabajo, tambien está bien el tirón de orejas para aquellos que no se detuvieron a trabajar. EN general y la experiencia que he tenido con los médicos siempre ha sido positiva. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Ester, que tus experiencias con los médicos hayan sido positivas porque creo la mayoría son buenos profesionales. Besitos.

      Eliminar
  5. Esperando se recupere lo mas rápido posible que a esas edades suele ser mas rápida que a edades mas avanzadas.
    Si es cierto que siempre te puedes encontrar buenos profesionales y otros que dejan que desear.
    Hace pocas fechas tuve que realizar una analítica de sangre y otras muestras. Las analíticas en mi centro de salud se comienzan a las 8:30 y ese día tuve que ir a trabajar un poco antes de lo normal y llegue a las 8:45 (que en otras ocasiones aun hay personas pero no ese día) una de las enfermeras me llamo la atención. La otra no me dijo nada entre otras cosas porque sabe que mi trabajo esta a una distancia de 6 kms ya que fuimos vecinos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tomás, sigue muy bien. ¿Ves? Dos profesionales de enfermería y mira que trato tan diferente, sólo por un cuarto de hora que además tiene buena justificación. Un saludo.

      Eliminar
  6. Me alegro que lo de tu nieta vaya bien y que ya mueva el brazo con soltura.

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo, sigue muy bien. Saludos.

      Eliminar
  7. Mara, me alegro de que al fin todo haya salido bien. Las fracturas del codo son complicadas; suerte que disteis con un buen profesional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Fany, gracias fue una rotura muy muy complicada y por si fuera poco la infección. Un beso.

      Eliminar
  8. Me gusta leerte
    las cosas que nos pasan a nosotras a veces
    un gran abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias RECOMENZAR. Añoro el tiempo en Miami, claro que fui en verano. Aquí en el norte de España hace un frío muy grande pero no hay más remedio que dejar pasar el invierno. Un beso.

      Eliminar
  9. Ay, Mara, me alegro que todo vaya bien, pero de historias de médicos desaprensivos como los que nos citas, los hay y muchos, pero afortunadamente hay un numero igual, no más, que entienden que su vocación de médico es una vocación de servicio, de servicio a los demás.
    Te contaría mil perrerías sobre médicos, tantas como de saludables gestas, pero no, prefiero alegrarme por ti y por esa niñita que tanto quieres y olvidarme de lo malo.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Enrique. La verdad que como dices la vocación es fundamental pues es una profesión muy difícil. Un beso.

      Eliminar
  10. Qué bueno que cayó en buenas manos!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Sí, así fue Soñadora, a pesar de los dos doctores anteriores. Un abrazo.

    ResponderEliminar