viernes, 19 de enero de 2018

Cuencos de Sonido




 Cuando viajo siempre deseo traerles a mis hijos y nietos algún recuerdo original y propio del país que visito. Pues cada vez es más difícil hacerlo ya que el mundo está tan globalizado que lo que veas en Egipto, lo puedes ver en China o en Perú. Digo esto porque cuando visité Nepal hace años,  encontré algo que me pareció único y que hoy encuentras en cualquier mercadillo de Europa.

Se trata de los Cuencos de Sonido del Himalaya. En una zona tibetana, en el país nepalí, entramos en una tienda. El anciano vendedor dijo que cada cuenco tenía un sonido especial si había sabiduría secreta en su fabricación. Su sonido eleva el alma dijo a través del guía, y la verdad, pasando la baqueta de madera por el borde de sus creaciones, te hacía sentir algo profundo. Luego llenó de agua hacia la mitad uno de los cuencos y al rozar los bordes con el taco, el agua se elevaba como si hirviera al trasmitirle el sonido. ¡Fue hermoso verlo y escucharlo! La mayoría de los que se fabrican hoy, añadió, sólo suenan.

Según la tradición los cuencos auténticos están hechos de siete metales con distintas combinaciones aleatorias. Un metal por cada planeta de nuestro Sistema Solar. Hoy, ya quedan muy pocos artesanos capaces de crear cuencos con sonidos especiales, que con la ayuda de sus manos incluso pueden curar enfermedades.

Se cuenta una historia del norte del Tibet. Al principio de los tiempos un soplo como  procedente de un invisible pulmón, movió el gran silencio y creó el sonido que a su vez creó una sutil vibración. Así se creó un planeta místico. Este primer sonido es  reconocido  como la matriz de  la  que  surgió, todo lo visible y lo invisible... ¡¡OMMM!!

Los chinos ya conocían los "Cuencos cantarines". Así les llamaban ellos, desde el siglo VI a. de C. ya que eran muy buenos en las diferentes aleaciones de los siete metales de los planetas. Los cuencos verdaderos los hacen personas especiales desde antiguo, hoy la mayoría son imitaciones.Tanto en Japón como en los monasterios tibetanos los diferentes sonidos ayudan  a extender los poderes curativos, los de concentración, de purificación y de relajación. 

Así que, ése fue nuestro regalo. Varios "Cuencos de sonido" para niños y mayores aunque sólo uno "auténtico" para la casa. Cuando  se  le hace  sonar,  te  transporta a otro  nivel  más  espiritual es un sonido que relaja y serena.


Desde el principio fue la música: “El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos”  Oscar Wilde.



36 comentarios:

  1. el arte del arte la escritura la pintura la musica las maravillas que dejamos detrás de nosotros. a veces es el mejor regalo que podemos dar
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo para todo el arte. Un beso.

      Eliminar
  2. Imitaciones se pueden conseguir en casi todos los lugares pero uno auténtico son palabras mayores, mi amiga tenia uno grande en la tienda y a veces lo hacia sonar y los clientes se quedaban encantados. Aunque sea de imitación es un buen regalo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Ester, es muy difícil saber si es o no de imitación, pero suena bien. Un beso.

      Eliminar
  3. Cierto Mara que cada vez es más difícil encontrar algo único pero lo que más importa es la intención.
    Me ha gustado conocer a esos cuencos cantarines y su verdadera esencia.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intención desde luego es lo que vale, Conxita, porque casi todo son imitaciones. Besos.

      Eliminar
  4. Que tu alma los disfrute plenamente
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea Abu. Gracias, buena semana. Abrazos.

      Eliminar
  5. A lo mejor el sonido de los cuencos es un lenguaje entre el alma y el cuerpo. Por eso los de imitación no nos dicen nada.
    Suerte que tengas uno en casa, cuando mis amigos viajan a otros países lo que me traen es un imán para el frigorífico.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Naranjito, es lo mejor. Ja, ja, pues ojo que dicen que para los alimentos no es bueno poner imanes en la puerta del frigo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. El mundo está lleno de imitaciones, esta difícil conseguir lo auténtico y veo que lo tienes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Alfred, lo puse entre comillas porque no hay forma de saber su autenticidad, pero suena bien. Abrazote.

      Eliminar
  7. La sabiduría oriental se nos muestra en todos los lugares que tocan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí Tomás, pero creo que cada vez se van pareciendo más a nosotros y son más materialistas. Un saludo.

      Eliminar
  8. Bonita entrada con música de fondo que llega al alma.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, que así sea Manuel. La música cura muchos males. Saludos.

      Eliminar
  9. Tu historia de los cuencos sonoros también ha sido un regalo para los que te leemos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias jfbmurcia, me alegro que sea así. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hoy me siento desbordado por tu "charla-e" de hoy. Cuencos de sonido, me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique. "nada de golpe en la tibia con la esquina diabólica de la cama" ¿Sabes que me di un golpe ahí otra vez? y ya llueve sobre mojado je,je. Un abrazote.

      Eliminar
  11. El sonido de los Cuencos Tibetanos nos llena de armonía y paz. Cuando sentimos su vibración en nuestro cuerpo, es algo maravilloso, no hay palabras para describirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ana, a mí también me encanta. Un beso.

      Eliminar
  12. Me encantó la historia del norte Mara.
    Interesante entrada.A disfrutar su sonido.
    Buen domingo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, seguiremos disfrutando de su melodía. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Gracias por traernos la historia de los Cuencos que, si soy sincera desconocía Mara.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla. Un beso grande.

      Eliminar
  14. no tenía ni idea de la existencia de los Cuencos del sonido y me ha resultado muy interesante.
    Siempre aprendo al visitarte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ambar, es un sonido especial. Yo sí que aprendo con tu HISTORIA, sí con mayúscula porque es un gusto hacerlo. Un beso.

      Eliminar
  15. Maravillosos artefactos, gracias por permitirnos conocerlos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por leerme. Abrazos.

      Eliminar
  16. Muy interesante la historia que nos cuentas. Confieso mi ignorancia sobre ese tema. Y también presumo de haber viajada, pero de Asía solo conozco China.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices "sólo" China con lo enorme que es. Yo estuve hace dos años y me encantó pero vi que cada vez se parecen más a nosotros en el consumismo. Volvería encantada. Un saludo.

      Eliminar
  17. Un relato muy interesante, ya habia escuchado algo de los cuencos tibetanos, pero ahora y gracias a ti ya se un poco más.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Guillermo, me encantó Nepal y la parte tibetana que vive en él. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Que maravilla conocer la esencia de los cuencos Mara, desconocía lo que compartes.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  20. Me alegro que te haya gustado Soñadora, gracias a ti por pasar por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar