martes, 16 de junio de 2015

¡¡Pillados!!





 Llega el final del curso, época de exámenes y pruebas para todos. Pequeños y mayores intentan hacer trampas. 

Mateo, Primero de Primaria. Mateo es un niño inteligente que siempre saca muy buenas notas. A su amigo Nizan le cuesta todo mucho más. En la prueba de inglés Nizan puso las palabras que se le iban ocurriendo que no tenían nada que ver con las que se le pedían. Al poner el nombre en su hoja, puso el nombre de Mateo y se la entregó a la profesora. Nada más echar un vistazo, la profe dijo: ¡Anda, pero si yo no sabía que tenía dos Mateos en esta clase! Nizan agachó la cabeza. 

_¡Pero Nizan, tú te llamas Mateo! Y el pequeño balbuceó: Es que... Mateo es mi amigo... 

Assier, Segundo de Primaria. Assier es muy listo, además tiene una letra muy bonita. Su clase hizo la prueba de inglés. La profesora las corrigió y como siempre entregó a cada uno su hoja para que la llevaran a casa y la firmaran mamá o papá. Salieron al recreo y Sergio, que tiene una nota muy baja, se hizo el remolón. Se acercó a la mesa de Assier, que siempre tiene buenas calificaciones, cogió su examen fue a su mesa borró Assier y en su lugar puso su nombre, Sergio. 

Luego sacó su prueba de la mochila, borró Sergio, puso Asseier y metió su hoja en la mochila de Assier. Cuando la mamá de Assier vio la prueba, inmediatamente se dio cuenta de que aquella no era la letra de su hijo por mucho que en el encabezamiento de la hoja figurara su nombre. También la mamá de Sergio se dio cuenta que algo no estaba bien. ¡O sea, que todo estaba demasiado bien!

Las dos mamás fueron al colegio y ante la profesora y las pruebas de los dos niños, quedó todo aclarado. ¿Por qué lo hizo Sergio? No sabe. No contesta. 

¡¡Si esto hacen los pequeños ...!! Apaga y vámonos.


¡Estos peques!: "Dos amigos no se quieren de la misma forma, uno besa y el otro pone la mejilla" de Cicerón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada