jueves, 3 de marzo de 2016

Ser sincero


Foto tomada de la Red


Cuamdo Nando y Noemí comenzaron su relación supieron de inmediato que no iba a ser una relación fugaz. A medida que su convivencia se alargaba su amor crecía. Nando le contó a su novia que tenía una hija pero se guardó muy bien de decirle que como no quería  tener más hijos, ni más pensionees que pagar, se había hecho la vasectomía. 

Su chica tenía treinta años cuando comenzaron  a convivir. Al cabo de dos años de felicidad, Noemí pensó que había encontrado al hombre de su vida y también al padre de sus hijos. 

De repente Noemí, comenzó a  pararse frente a los escaparates de ropa de bebé y surgía la pregunta ¿Nando, qué te parece si tuviéramos un hijo? Nando se hacía el despistado. Ella seguía: tú ya tienes una hija pero a mí me gustaría que tú y yo... 

Nando callaba. Noemí dejó de tomar la píldora. Pasaron dos años más y Noemí decidió ir a su ginecóloga quien le confirmó que  no tenía ningún problema para ser madre. A partir de ahí insistía en que Nando fuera al médico. Nando le daba largas, no le gustaban los médicos. 

Hasta que por fin un día de estos, ante la insistencia de su novia, en un ataque de sinceridad le dijo que se había operado porque no quería tener más hijos.  A  Noemí le dolió su falta de sinceridad, que por lo pronto ya le había hecho estar medicándose par evitar embarazos desde que se acostaban juntos. De momento se han separado. ¿Volverán?


El amor, dicen que lo puede todo: “¿Quién soy yo?, sino tú con otra experiencia, con otra historia, pero igualmente confundido” de Abel Pérez Rojas.



31 comentarios:

  1. Una ocultación tan grave irremediablemente produce ese final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Helio, difícil de arreglar. Saludos.

      Eliminar
  2. El amor lo puede todo menos la mentira, la falsedad y la hipocresía.
    Saludos Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces también puede con la mentira, Ambar, pero algo siempre queda. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues depende de lo que ella valore la sinceridad, de lo que desee ese hijo con o sin él y si él está disponible cuando ella resuelva tantas dudas.
    O todo lo contrario, que cada uno es como es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, yo también creo que ella tiene que ser la que decida si vuelve o no pero ¡vaya papeleta! Un beso.

      Eliminar
  4. Yo no creo que el amor lo pueda todo, es la fortaleza propia de las personas la que hace el trabajo sucio :)
    Besos, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un dicho, Eme, pero ya lo creo que depende de la persona. Abrazos.

      Eliminar
  5. Uf! no se vale, ella tenía derecho a saberlo desde el principio.....

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Liliana, pero a lo hecho, pecho, ahora la decisión queda en el aire. Besos.

      Eliminar
  6. gracias por compartir tus letras con nosotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por leerme, MuCha. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Puede parecer algo sin importancia, pero la falta de sinceridad es que rompe con el amor que pueda haber entre dos personas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Ilesín, que en este caso es un tema muy importante para los dos. A lo mejor si hubiera sido sincero la realidad sería distinta e incluso a ella no le hubiera importado comenzar la relación. Saludos.

      Eliminar
  8. Las relaciones humanas son… Que no siempre son lo que nos gustaría, lo que necesitamos, lo que somos capaces de realizar… Y otros mil elementos más. Familia, amigos, pareja, etc.

    Es cierto que la confianza es un elemento imprescindible. La confianza, la amistad, el amor… Hay ocasiones en que uno de estos elementos se pierde, se debilia. A veces se restituye y a veces no. Depende de muchas circunstancias. Pero es que la vida es así!

    En el caso que nos ocupa es claro que la falta de diálogo sincero por parte del hombre es el causante de todo lo sucedido. Nadie iba a obligarle a tener más hijos sino quisiese… Pero de la misma manera no debió “forzar” el anhelo natural de ella por tenerlos.

    Una simple conversación sobre prioridades bien entendida hubiese resuelto esto de otra manera. Tal vez tampoco hoy estuviesen juntos… pero sin duda hubiese evitado dolor y desconcierto.

    Y no, el amor, tal como se entiende habitualmente, no lo puede todo!

    Un abrazo, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida realmente Ernesro, quizás él pensó que su relación iba a ser pasajera y le cogió el toro, como se dice por aquí. Abrazos.

      Eliminar
  9. Hola Mara!! He leído tu comentario en mi blog, y he decidido hacerte una visita por el tuyo!!
    Sinceridad, amor y lo que deseamos en nuestras vidas!! Cocktail complicado!!
    Soy de las que pienso que la sinceridad y confianza, son la base para que toda relación fluya! Sino en cierto modo te engañas a ti mism@!
    Te sigo leyendo, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Mara!! He leído tu comentario en mi blog, y he decidido hacerte una visita por el tuyo!!
    Sinceridad, amor y lo que deseamos en nuestras vidas!! Cocktail complicado!!
    Soy de las que pienso que la sinceridad y confianza, son la base para que toda relación fluya! Sino en cierto modo te engañas a ti mism@!
    Te sigo leyendo, un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gema, por visitarme y comentar. Tú lo has dicho: ¡Cocktail complicado! Saludos.

      Eliminar
  11. La sinceridad hace mas facil los caminos a transitar
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo Abuela Cíber, al menos es lo que todos deseamos y más en el trato con una pareja ya duradera como ésta. Un beso.

      Eliminar
  12. Entre blog y blog, me encontré Leonesando. Quizas la tierra tira, más de lo que uno se imagina.Bsines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que me encontraras, Edward, este León a pesar del frío es acogedor. Un abrazo.

      Eliminar
  13. En cuestiones del vivir la sinceridad es necesaria , pero ya en el amor es de total importancía.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Inma, pero los seres humanos somos así, a veces vamos de incógnito también en el amor. Abrazo.

      Eliminar
  14. No se trata de ser "sinceros" siempre.
    Soy de las que no miento, pero tampoco me gusta contar toda la verdad y nada más que la verdad.

    Quiero decir que el amor resiste mal ese empeño de digo mi verdad y me llevo por delante lo que sea.

    Pero hay excepciones en lo temas vitales e importantes de la pareja. En este caso de tu estupendo relato, él tenía que haber sido sincero desde el primer día.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tesa, a veces la sinceridad se puede convertir en una ruptura, pero en la relación de pareja hay temas como éste que precisan sinceridad por ambas partes, como tú misma dices. Besines.

      Eliminar
  15. soy sincera siempre lo fui
    Para que mentir?
    Un bello texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomenzar, ¿siempre, siempre? yo a veces he metido la pata por ser sincera. Abrazos.

      Eliminar
  16. Siempre digo que lo que tengas que ocultar es lo que no debes hacer.

    Este caso es un poco distinto, pero en cualquier caso deberia haberse sincerado. La cosa supongo cambiara y de seguir, nunca habria confianza y asi NO PUEDE SER.

    Gracias por tu simpatica visita.


    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón, mcf, pero si ya lo has hecho en un principio que estaba más indicado por falta de confianza, luego se dejó pasar el tiempo y había temor a sincerarse por las consecuencias, como así sucedió. No lo disculpo, por supuesto, pero lo camprendo. Un saludo.

      Eliminar