martes, 26 de febrero de 2013

¡Ser el segundo!





 "Ser el segundo en algo, es como ser el primero de los perdedores" esta frase la ha pronunciado recientemente Don José Angel Hermida, rector de la Universidad de León, ante los alumnos del único colegio privado de nuestra ciudad. No estoy para nada de acuerdo con ella. 

Para mí ser el segundo también es subir al podium, si los deportistas medallas de plata y de bronce se sintieran perdedores, no continuarían esforzándose sino que desistirían y no seguirían adelante. Pero aún esforzándose mucho, la mayoría de las personas no llegan a ser los primeros, luego según la frase, el resto serían perdedores. Nunca se pueden sentir perdedores los segundos, los terceros, los cuartos, los quintos... Ya sabemos que: "Lo que Dios no da Salamanca no presta" 

En la vida hay muchos  caminos y la mejor manera de frustar a un estudiante es exigirle que sea el primero. Ya se ha dicho más de una vez que el alumno más aventajado intelectualmente no suele ser el primero en actividades físicas y al revés. En uno de mis cuadernos tengo apuntado "Chorradas de futbolistas" entre ellas muestro dos perlas: 

"Mi insecto preferido es el "mono" porque "los monos siempre han sido mis favoritos son descarados" de Leo Messi. 

O esta otra: "Quiero que mi hijo sea cristianizado, pero no sé todavía a qué religión" de David Beckham cuando nació su primer hijo.

Los seres humanos, deberían ser valorados por igual los segundos, los terceros, los cuartos... el mejor consejo es el esfuerzo personal en todos los ámbitos. Que la  Universidad nos dé un título, no supone una garantía, sobre todo de felicidad. 

No ser el primero no impide triunfar en la vida. Lo importante es poder elegir y todos tenemos esa opción tarde o temprano. El día a día también está hecho de pequeñas elecciones.


Saber elegir es importante: "Elige un trabajo que te guste, y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu  vida" de Confucio.




2 comentarios:

  1. Vaya perlas que tenías apuntadas ;)

    ResponderEliminar

  2. ¡Y las que no tengo apuntadas, por no tener a mano una libreta! Megabesos.

    ResponderEliminar