lunes, 15 de septiembre de 2014

¡Aquí de nuevo!





 ¡De nuevo aquí! 

Hay una gran ventaja de estar jubilada. Puedes alargar las vacaciones hasta que los nietos comiencen el colegio. Ya que me considero una yaya trabajadora y... ¡A mucha honra! 

Cuando llega septiembre, me siento feliz de volver a León: 
Afortunada de poder disfrutar de un pueblo donde pasar la mayoría del verano. 
Dichosa de poder viajar en coche, en tren, en avión, en barco...
Contenta de conocer una pequeña parte de otros mundos como La India y Nepal a donde he tenido la suerte de viajar.

Mi cabeza está llena de hermosas imágenes y de otras no tan hermosas como la pobreza y la suciedad, pero igualmente valiosas por pertenecer a los seres humanos tan iguales y tan diferentes a la vez. 

Llena mi retina de sus templos desde el más sublime "El Tahj Majal" hasta el más humilde de una calle cualquiera. Llena de sus diferentes prácticas religiosas que se respetan sin fanatismos. Llena de ofrendas de flores principalmente "claveles chinos", tenidos por mi como flores sin importancia que a partir de ahora veré como flores especiales y mágicas.Llena de un caos que se contradice con un orden relativo a la vez. 

Admirada de la religiosidad de los hindúes, de su trajín diario. 
Fascinada con el estilo sencillo y porte elegante con que las mujeres indias llevan el Sari. 
Sorprendida del deambular por las calles de: vacas, perros, camellos, monos... 
Agobiada del complejo tráfico de sus ciudades repletas de: motos, rickshaw, autobuses, bicicletas... 
Impresionada al contemplar el sagrado río Ganges con sus tranquilas y contaminadas aguas donde reposan las cenizas de miles de personas y donde muchos fieles encuentran el sentido profundo a sus vidas.
Encantada de saborear otros manjares, oler otras flores, escuchar otras oraciones... 
Venturosa de haber estado a los pies de la cima del mundo en Nepal, escuchar las campanas de los templos en Kathmandu, hacer las ofrendas, pedir los deseos, escuchar el sonido de sus cuencos de música, caminar por sus calles enladrilladas... 

Pero siempre, siempre muy agradecida de poder regresar a España, a León, a nuestra tierra, a mi casa... 
Así que... ¡Ya estoy aquí!


P. D. El Taj Mahal es una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. No me extraña que se le describa así: "Una visión, un sueño, un poema, una maravilla".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada