jueves, 11 de octubre de 2018

¿Y... las patatas?


¿Y las patatas? ¿Dónde están las patatas?

Es un colegio situado en el alfoz de la capital. El Ayuntamiento de León ha construído un pequeño invernadero a petición de las profesoras para trabajar en él con los alumn@s. Allí cultivaban algunas hortalizas que luego se repartían entre el alumnado que las cuidaba. 

Al finalizar el curso las patatas aún no se podían sacar así que las dejaron para septiembre. Llegó el noveno mes del año. Hacía sólo ocho días que habían comenzado las clases del nuevo curso escolar. Una de las profesoras encargada del huerto escolar se presentó ante el director y le espetó a bocajarro: ¿Y las patatas, qué ha sido de las patatas? 

El director colorado hasta las cejas hizo la misma pregunta, ¿las patatas?... Por qué me preguntas por las patatas. La profesora no se anduvo con rodeos: Porque me han dicho dos madres que el otro día viniste por la tarde, las sacaste y te las llevaste. 

_Y qué quieres, que las traiga?

_Mira, no son tuyas ni mías son de los escolares que las han plantado _diciendo esto salió del despacho sin más comentarios. 

Al día siguiente, fuera del horario escolar, el "robapatatas" las trajo y las fue enterrando en la tierra de nuevo. Luego preparó unas hojas a rellenar sobre la recogida de las patatas y, durante una de sus clases, pidió a los estudiantes que fueran con él a sacar las patatas, sin avisar para nada a las profesoras que habían programado la recogida. ¡Toma Moreno! Como diría el muñeco Roquefeler. ¿Se darían cuanta los niños y niñas de que faltaba el ramaje, y que las patatas estaban demasiado sueltas? 


Ocurrió tal cual: "Todos vivimos bajo el mismo cielo, pero ninguno tiene el mismo horizonte" de Adenauer.



28 comentarios:

  1. Habrá que explicarles a los niños de ciudad, lo mismo que con los huevos, que creen que "crecen" en los Super, que las patatas en estado natural tienen follaje.

    Abrazo Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ernesto a eso llegaremos seguro. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo que dices de las patatas y de la actuación del director del colegio ( al fin y al cabo rectificación) podría ocurrir en otros casos y sin rectificación ; que es peor.

    Un abrazo .

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guilermo, la rectificación quizás fue porque fue descubierto, pero como dices en otros casos ni siquiera se descubre. Abrazos.

      Eliminar
  3. Sinvergüenza, antes no las regreso ya hechas en tortilla. Jaja.
    Fíjate que acá se están haciendo huertos en las escuelas de ciudad también. A los alumnos les encanta participar y aprender, venden muy caros sus productos y con lo generado, que lo van ahorrando, se ayudan o pagan totalmente su viaje de fin cursos. Aprenden muchas cosas a la vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tortilla mucho mejor Sara, je, je,
      Aquí de momento se reparten los productos, pero supongo que con el tiempo los vendan. Aprender, aprenden desde luego. Un beso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Pero que muy espabilados, Alfred. Un abrazo.

      Eliminar
  5. llevarse esas patatas es como llevarse la ilusión de los niños, esperemos que para la siguiente siembra nadie llegue antes de tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, esperamos que con esta experiencia, al menos las patatas no vuelvan a desaparecer. Besos.

      Eliminar
  6. Ciertamente no parece muy educativa la actuación del director, pero aunque tarde al menos se dio cuenta de su error.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita, ¿no rectificaría porque lo descubrieron? Yo tengo mis dudas. Un beso.

      Eliminar
  7. Qué bueno desde la pedagogía, esta actividad de sembrar patatas en los espacios de la escuela; lo feo es la actitud de quienes tienen gobierno en la escuela. Pasan por encima la formación escolar, con conductas como la del director de esta entrada. Por aquí pasa muy frecuentemente, con las donaciones que hacen las gaseoseras, a cambio de vender sus productos en la tienda escolar: se quedan con ellas. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carlos es una actividad muy positiva que se está haciendo en varios lugares. Aquí también ocurren cosas parecidas. "Te quiero Andrés por el interés" . Abrazos.

      Eliminar
  8. Decía la Trinca, en una de sus simpáticas canciones: Basta ya de Darwin, tanto dar la lata...el hombre viene de la "Patata"....
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es jfbmurcia, algunos comportamientos vienen de la patata je, je. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tierna historia Mara, no desprovista de matices de culpa y arrepentimiento. Me hizo gracia lo que dicen más arriba sobre la posibilidad que los niños crean que los alimentos nacen en los supermercados y, también, que al menos acá hubo un arrepentido en contraste con otras "desapariciones".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esteban, el arrepentimiento vino por ser descubierto. Los niños de ciudad cada vez desconocen más la agricultura. ¡Menos mal que muchos tenemos un pueblo en nuestras raíces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Cuando era pequeña un día una compañera me robó la game boy en el colegio. Dado que no aparecía, la profesora pidió que de manera anónima cada alumno dijera si la había cogido o no. Al final la chica confesó y me devolvió la game boy. En este caso, viniendo de un adulto, es un poco más reprochable. Pero es curioso como a veces nos cuesta tanto reconocer nuestra culpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cé, muy reprochable diría yo porque afectaba a los niños y al trabajo de ellos y sus profesoras, pero al fin lo reconoció, menos mal. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Aquí estoy en defensa del Señor Director (sin gritos ni tuteos) que reconozco cometió una falta ante unas patatas -papas por estas tierras- sabrosas, sin tóxicos de ningún tipo como las de supermercados. ¿Cuál es mi defensa? Es que la papa o patata tiene un tiempo muy acotado para su cosecha. Y el Sr. Director seguro que lo sabía. En mi caso habría invitado a los alumnos "agricultores" a comer pastel de patatas en mi casa.

    Me gustó encontrarte, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vicente, pues serás el defensor de las causas perdidas, je, je. Lo del pastel hubiera sido una idea genial. Gracias y a mí que me encontraras. Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Señor, Señor, ¡llévame pronto! Si así se comportan y actúan los encargados de educar a nuestros niños, no me extraña nada que estemos como estamos y nos pasa lo que nos pasa.
    Gracias por ti visita, te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bipolar, afortunadamente los directores no tienen clase o apenas la dan, pero se que tienen experiencia desde luego. Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Madre santa!!! El director es un robapatatas!!!

    Besos Mara =))))

    ResponderEliminar