jueves, 14 de noviembre de 2013

De "Au Pair"






Recién cumplidos los 18 años se empeñó en ir de "Au pair" a EE. UU. A los suyos no les gustaba que se fuera tan lejos siendo tan joven, preferían que se quedara en Inglaterra que así estaría mucho más cerca. Pero se salió con la suya. 

La familia donde recaló estupenda, pero la niña de cinco años que cuida ... ¡Qué niña! A menudo habla por teléfono y cuenta: A la niña le consienten todo, no hay quien la aguante.  
Ya han pasado ocho meses y de nuevo la "Au pair" al teléfono: 

No es que no quiera a la niña, es que ¡la odio! ¡Es insoportable! En el último viaje a San Francisco, ¡no vas a creer la que montó! Íbamos muertos de hambre y cansados a comer. Entrábamos en un restaurante y la cría decía que aquel no le gustaba y nos teníamos que ir a otro y luego a otro hasta uno que a ella le gustara.¿A ti te parece normal? De repente, se te sienta en la acera y dice que no continúa y el padre se la tiene que subir a hombros, en fin...No pienso tener hijos, ni volveré a mirar a un niño en mi vida. ¿Y el cerdo?.. 

_¿Qué cerdo?  _interrumpe mi sombra.

_Un cerdo negro que tienen de animal de compañía. ¡Es un cerdo mamá, un cerdo grande como un perro, que anda por toda la casa! ¡No lo soporto! 

_Bueno mujer imagina que es un perro.

 _ Ya no aguanto los viajes, las grandes ciudades, los aviones...

 _Pero si te lo pasaste muy bien en México, en New York, en Miami, en Las Bermudas... 

_!Sí, si pero con la niña! Que no, que no ma, que odio la Naturaleza, que estoy harta de árboles, de tierra y espacios naturales. Que todos los chicos son superfeos...

_Pero...¿No decías que te gustaba un negro? Por fin sonaron las risas a ambos lados del teléfono.. 

_Mira, sólo sueño con regresar para estar con mis hermanos y divertirme saliendo por ahí, de tapas por "el mojao" ( por entonces vivíamos en La Bañeza). 

_¡Ah! bien, pues mira tú por donde, si yo no hubiera tenido hijos, nunca habrías tenido hermanos con los que pasártelo bien. 


Han pasado 20 años: la "au pair" es licenciada. Tiene dos hijos un niño y una niña que son los mayores tesoros de su vida, los adora, no imagina su vida sin ellos.Lo ha comentado muchas veces. ¡Tanto! que les consiente demasiado en la opinión de su abuela, que es esta sombra. 

Hoy sueña con vivir en un pueblo rodeada de Naturaleza y poder tener un perro, un gato y hasta un caballo como animales de compañía. Lo único que sigue sin añorar son los viajes y las grandes ciudades.


¡Cómo nos cambia el paso del tiempo! "Para toda clase de males hay dos remedios: el silencio y el tiempo" de Alejandro Dumas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada