jueves, 17 de diciembre de 2015

Mascotas



Bueno es amar y cuidar a las mascotas en estos tiempos en algunas ocasiones demasiado insensibles con los animales. A pesar de todo, a veces...

Miguel y Ana tienen un gato que ya cuenta con diez años en su compañía. Supercariñoso y mimoso, según sus dueños. Lo adoran y cuidan con esmero como un miembro más de la familia. 

Miguel se sienta en su sofá y el gato se recuesta sobre su hombro entre éste y el respaldo del sofá y ambos dormitan o ven la televisión. Uno de estos días Miguel se quedó dormido en su sofá con el brazo por encima de su cabeza ocultando su hombro en el lugar donde habitualmente se pone el gato. El animal debió de sentir que el brazo era un enemigo a batir por quitarle su sitio. De repente se lanzó sobre el brazo invasor y clavó sus dientes en él con tal desesperación  que ni su mujer ni él eran capaces de soltar al minino del brazo. Cuando lo consiguieron el brazo ya tenía el doble de su tamaño normal. 

Se trasladaron de inmediato a urgencias y al llegar el brazo ya parecía un muslo. Infección peligrosa, antibióticos a todo tren y la antitétánica. Su recuperación fue lenta. Aún así, el matrimonio sigue diciendo a todo el que le quiera oír que:"Es un gato supercariñoso y mimoso". Seguro que tienen razón. Pero los gatos son felinos y es algo a tener en cuenta, sus reacciones por diversas causas suelen ser imprevisibles.


Miguel y Ana no se explican el ataque y están algo preocupados: "Los agravios solemos grabarlos en diamante, mientras escribimos en el agua los beneficios" de William King.



13 comentarios:

  1. Siempre tuve gatos y ahora tengo perro. Los gatos no son como los perros, los gatos son independientes y medio salvajes aunque vivan en nuestra casa. He oído que aún recuerdan que en el Egipto faraónico los tenían por dioses y que tanto se lo creyeron que aún nos miran a los mortales desde arriba.
    Los perros, sin embargo, yo ahora lo sé, antes no lo sabía, forman parte con nosotros de la misma manada o familia. Es otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Enrique!¡Cuánto tiempo! Así es los perros son capaces de dar la vida por sus dueños. Los gatos nada que ver. Me alegra mucho tu visita. Saludos.

      Eliminar
  2. Yo soy de perros, toda mi vida he tenido perros, son un am♥r, de los gatos nunca he tenido uno, pero dan curiosidad porque he leído que son muy independientes, pero ahora que te leo, creo que no quisiera saberlo en carne viva como son! jejeje

    Abrazo =)))

    ResponderEliminar
  3. Liliana, Nosotros en el pueblo siempre tuvimos gatos y perros, pero eran más libres. Desde luego ahora no los tengo pero si me dieran a elegir por supuesto que elegiría perros. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mara:
    Gracias por tu visita y tu comentario.
    Cuando yo era muy chiquitita mi abuela tenía un gato que me tenía celos y siempre que iba a su casa me ponía encima de una silla llorando y el gato me arañaba. De ahí que hoy día no sea yo muy de gatos, aunque no les tengo miedo, pero lo mío son los perros.
    Besos ( con tu permiso me quedo por aquí)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mal lo pasarías yo que tu abuela lo habría encerrado. Normal que no seas de gatos. Gracias y Feliz Navidad.

      Eliminar
  5. Miuuuuuuuuuuuuuuuu.... por cierto mi perrina se llama "Duda".

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Felices Fiestas para ti y para Duda. Un besazo.

      Eliminar
  6. Buff, menuda susto...
    Los gatos son imprevisibles en sus reacciones.
    Convivo con una gatita que recogí de la calle siendo muy pequeñita para una noche, y que lleva conmigo diez años. También he tenido una perrita. Me fascinan los felinos, curiosos, independientes, mimosos, mandones...
    Pero es verdad que no sabes por donde van a salir...jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Buff, menuda susto...
    Los gatos son imprevisibles en sus reacciones.
    Convivo con una gatita que recogí de la calle siendo muy pequeñita para una noche, y que lleva conmigo diez años. También he tenido una perrita. Me fascinan los felinos, curiosos, independientes, mimosos, mandones...
    Pero es verdad que no sabes por donde van a salir...jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Y eso que era para una noche Maripaz. Bueno yo creo que las gatas son menos agresivas que los gatos. Felices Navidades.

    ResponderEliminar
  9. Uuufff...Tengo una pareja en el huerto, están el libertad. El gato sale de vez en cuando, siempre vuelve ;) La gata es más miedosa, no se atreve y hasta ahora son cariñosos.
    Espero que nunca tengamos problemas de estos .
    Te deseo una buena Navidad ♥
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Laura. Estos casos para nuestro bien son la excepción de la regla, así que no hay por qué temer. Igualmente te deseo lo mejor para estas fiestas. Un abrazo.

    ResponderEliminar