martes, 20 de noviembre de 2012

¡¡Bajo siete llaves!!





¡Yo soy!



Mi sombra lee hace unos días en "El diario de León" la siguiente noticia: Un ladrón roba las llaves de la Torre de Londres donde se guardan las joyas de la corona británica. Y me pregunto ¿Un sólo ladrón puede realizar un robo así? Robó algunas llaves que dieron lugar a varios cambios de cerradura, aunque parece que el tesoro no corrió peligro. 

Este hecho trajo a mi memoria cuál es el origen de la expresión: "Bajo siete llaves" cuando se quiere decir que algo está bien guardado. Escuché con gran atención a un guía sirio su explicación. 

Visitando la Gran Mezquita de los Omeyas, en Damasco, una de las más grandes y antiguas (principios del siglo VIII) del mundo y el cuarto lugar más sagrado del Islam. Puedes admirar, a un lado del enorme patio, un hermoso "templete policromado" sostenido por seis columnas sin escalera alguna. Los pilares tienes una altura de unos tres o cuatro metros y el habitáculo está cerrado por un pequeña puerta donde en tiempos lejanos se guardaba el tesoro de la Gran Mezquita. 

La mencionada puerta, contaba con siete cerraduras con sus siete llaves. Cada llave era entregada a una autoridad.  De esta forma, la puerta del tesoro quedaba guardada "bajo siete llaves" y para abrirla, se debían de poner de acuerdo los siete "imanes" encargados de la custodia de las joyas guardadas tras la reducida entrada. Por todo ello, era muy difícil que alguien intentara robar las maravillosas riquezas tan bien custodiadas. 

De ahí viene el dicho "guardado bajo siete llaves" o sea muy bien guardado. 

¡Me encantan estas historias! Estoy segura de que la torre de Londres y su tesoro está guardado por medio de: cámaras, alarmas, agentes de seguridad... pero... no, "bajo siete llaves". 



Por otro lado "donde están tus riquezas está tu corazón" así que: "Equilibra tus necesidades a tu riqueza y no serás pobre ni rico, sino simplemente afortunado"  de Chilón de Lacedomonía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario