jueves, 14 de junio de 2018

LAYA




Me llamo Laya. Desde que era un bebé vivo en Oviedo con una familia de cuatro humanos. Una pareja y sus dos cachorros una hembra y un macho. Mucha gente me llama perro Labrador, no me gusta, por lo menos que digan Labradora. Según ellos tengo Pedigrí ¿qué será eso?. ¡Estos humanos...! Cuando me trajeron al piso le di varias noches malas a mi madre adoptiva y es que me acordaba de mi familia perruna. Mi padre adoptivo cuando me sacaba de paseo me daba mucha libertad así que yo corría y comía todo lo que encontraba. Claro pillé una descomposición de perra, aunque ellos dicen de caballo ¡Estos humanos...! Me llevaron al Curaperros y me dio pastillas, lo peor es que estuve dos días sin comer y sin salir y cuando me sacaron a la calle me pusieron un bozal. ¿Cómo iba a husmear los traseros de mis colegas con eso? Menos mal que fueron sólo unos días. ¡Estos humanos...! Mi madre adoptiva madruga mucho. Al principio la acompañaba en el desayuno pero se iba, así que decidí quedarme en mi cama. Cuando los pequeños animales se van al colegio me quedo con mi padre adoptivo que se pasa las horas tecleando un aparato negro. A veces se enfada, lo noto porque se levanta bruscamente, va hacia la ventana y echa humo por la nariz, pero si yo me acerco se le pasa un poco el enfado. ¡Estos humanos...! Hace un mes salimos los dos, yo vi a un cuatropatas hermoso y me fui corriendo tras él, mi padre adoptivo corriendo tras de mi, se cayó y vino cojeando. Ahora pone la pierna en alto y la unta de barro. Si yo vengo con barro se hartan de limpiarme y él se embadurna la pierna con barro dentro de casa. ¡Estos humanos...! Desde entonces me saca mi madre adoptiva pero el otro día Cisco, ese perro loco, la tiró y se dio un "culazo" tremendo. ¿Quién me sacará ahora? La adolescente no, porque siempre está con libros, alguno de hojas verdes! ¡Con lo que a mí me gustan las hojas verdes. Además el otro día cogió una llorera porque no le gustaban los pelos que tiene sobre los ojos. Tampoco puedo confiar en el pequeño futbolista. Un día que era fiesta le puse las patas sobre los hombros para lamerlo y se puso a llorar; me tiró una pelota y mientras fui a por ella se encerró en la cocina. ¡Estos humanos...! ¡Ah! Se me olvidaba ya he viajado. Me llevaron a León. Cuando oí el nombre tuve miedo pero resulta que es una ciudad con nombre de animal salvaje. ¡Estos humanos...! La casa a la que llegamos me gustó, bueno todo menos las escaleras que las odio. ¡Nunca había visto tantos cachorros humanos juntos en un salón, me faltaban patas para contarlos! Al principio me decían cosas todos a la vez Layapaqui, Layapaya, y yo, aunque soy lista, no sabía a quien atender. Menos mal que al rato se ponían a jugar y pasaban de mi.¡Estos humanos...! 


Laya nos ama y la queremos: El alma es la misma en todas las criaturas, aunque el cuerpo de cada uno es diferente" de Hipócrates.



10 comentarios:

  1. Hola Mara , muy bonita y tierna entrada , la perrita es muy bonita , te deseo una feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
  2. Una perrita afortunada que describes con humor y ternura. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Leyendo, me enamoré de Laya. Que no lo sepa Eros, el perro de mi hijo, porque no lo soportaría.

    ResponderEliminar
  4. Amo a Laya, la nuestra se llama Duda y aunque tiene 16 añitos ya, está estupenda y la manda unos besos perrunos a Laya.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  5. Sensacional entrada Mara, es imposible no enamorarse de ellos, siempre te dan lo mejor que tienen sin esperar nada a cambio.
    Nos dolió tanto la pérdida de nuestro último perro que no hemos podido tener otro.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. "Laya nos ama y la queremo"
    Yo también me comí alguna letra en mi último libro.Je¡Je¡
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  7. ¡Que preciosidad, Laya!
    Describes con humor y con inmensa ternura los avatares de su vida. Son encantadores. Yo he tenido una perra que se llamaba, Laika. De ahí el nombre de mi blog. Ahora tengo una gatita que recogí de la calle. Laika hace años que nos dejó. Un beso, Mara y recuerdos a León, mi tierra.

    ResponderEliminar
  8. Hola Laya, se comprendo perfectamente aunque sea un gato. A pesar de vivir durante dieciocho años en casa de los notas estos que me recogieron de la calle con cinco días, nunca podrán conmigo. Tu resiste y no les eches cuenta, al final la que mandas eres tu.
    Fdo. El Quillo.

    ResponderEliminar
  9. Una bonita historia no narras con esta perra como personaje principal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. me encanta lo que has hecho
    tienes magia en tu cabeza
    gracias por compartir tus momentos beso

    ResponderEliminar