jueves, 2 de noviembre de 2017

La Anciana


Fotografía tomada de la red.

El otoño está en su apogeo, luchando aún por "espachar" al verano que de ninguna manera se quiere ir. 

Una viejecita apoyada en su bastón camina hacia el cementerio. Ella no va allí porque sea día de difuntos y lo mande la tradición, ese paseo lo hace diariamente, la reconforta. 

Ese pequeño cementerio con tapia de piedra y verja de hierro la espera cada día. En él no se ven lápidas, ni un sólo panteón, sólo alguna cruz de hierro muy oxidada y alguna más de madera. Las sepulturas no son muy grandes se nota que por ellas han pasado muchos años, pero ella las conoce casi todas: En una esquina la del tío Ebelio que murió de pena al ver marchar a su hija a la capital; en esa otra la de la tía Micaela que vivió 105 años. En aquel rincón el nieto de Marcelo, se lo llevó la pulmonía ...

En medio del diminuto camposanto hay una cruz más grande de piedra pero sabe que bajo ella no hay nadie enterrado. Estaba dedicada al señor cura si se moría, pero nunca murió aquí ningún sacerdote. Hacía mucho tiempo, ya ni se acordaba del último señor cura al que de niña le besaba la mano. 

 A pesar del qué dirán, ella, nunca se arrepintió de haber sido madre soltera y ve la sepultura donde está enterrado su hijo mucho antes de llegar al cementerio. La muerte vino a buscarlo con sólo doce años. En el pozo no había mucha agua pero se ahogó. Desde entonces, todas las noches piensa en esa fosa, ese hoyo al que un día no muy lejano la enterrarán a ella junto a su retoño. 

 Las flores del cementerio son de plástico no hace falta cambiarlas, la lluvia se encarga de hacer brillar sus colores. Pero... allí, junto a la de su hijo no hay ramos de plástico, hay crisantemos blancos y amarillos que ella plantó y cuida durante todo el año. 

Su precioso pueblo se va quedando vacío. La Anciana va pensando en su propio otoño, las hojas de su otoño van cayendo es sus distintas formas: torpeza al andar, visión borrosa, sordera... 

Ella se siente bien no pide nada. Casi todos sus vecinos se han ido en busca de nuevos alicientes, ella nunca ha sentido la tentación de alejarse del lugar que la vio nacer. Donde nació su hijo. Donde los castaños le hablan, las encinas le dan calor en invierno, los robles la escuchan, el agua le sonríe...  La muerte cercana le hace sentir más la vida. 

"La vida es una oportunidad, aprovéchala
 La vida es belleza, admírala
 La vida es placidez, saboréala
 La vida es un desafío, hazle frente
 La vida es un deber, cúmplelo
 La vida es un juego, participa
 La vida es preciosa, cuídala
 La vida es riqueza, consérvala
 La vida es amor, gózalo
 La vida es un misterio, descúbrelo
 La vida es una promesa, cúmplela
 La vida es una tristeza, supérala
 La vida es un himno, cántalo
 La vida es una lucha, acéptala
 La vida es una tragedia, enfréntala
 La vida es una aventura, atrévete
 La vida es felicidad, gánatela
 La vida es vida, defiéndela".
                      De la   Madre Teresa.


28 comentarios:

  1. El dolor de la muerte del hijo no se apaga, ella es la que se apaga, que triste que no haya vivido para cuidarla. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, Ester una situación que más de una madre vive. Un beso.

      Eliminar
  2. ¿Cómo iba a irse si ahí estaba enterrado su corazón de madre?


    Un abrazo Mara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, pero cada vez más los pueblos pequeños se abandonan y el cementerio cada vez recibe menos visitas. Un beso.

      Eliminar
  3. Es una verdad tan grande como intensa. Jamás una madre se podrá recuperar de la muerte de un hijo. Es la peor de las experiencias. Estamos hecho a la idea que un día perderemos a los abuelos, padres, (es ley de vida), hasta el cónyuge ¡Nunca la pérdida de un hijo!
    Es una emocionante entrada que me peñizca el corazón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mari Carmen, siempre deberían irse antes los padres que los hijos pero nadie estamos libres de vivir algo así. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un muy emotivo texto Mara, me ha recordado a una noticia que se ha hecho viral en las redes sociales, de una madre de 98 años que se ha mudado a la residencia en la que vive su hijo de 80 para cuidarlo. El amor de una madre es muy grande. Un abrazo y buen otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡98 años! no me extraña que sea viral.
      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  5. Me recordo también a la noticia que menciona Ainhoa.... que cosas tiene la vida

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he leído, pero desde luego es un gesto de generosidad que sólo puede hacer una madre a esa edad. Un abrazo.

      Eliminar
  6. El amor de madre tan sublime y diferente de todos los demas
    Es tan fiel que duele sentirlo
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Abu, no es comparable con nada. Gracias. Un beso.

      Eliminar
  7. Precioso relato, Mara. Amor de madre hasta el final. ¡Cuantas historias parecidas a esta hay en cada pueblo!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maripaz, hay muchas hermosas historias de amor que pasan inadvertidas. Besos.

      Eliminar
  8. Me has conquistado con este texto. Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy emotivo Mara ese amor incombustible, que no olvida y sigue para siempre. Muy bonito.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un amor tranquilo, que asume con aceptación la pérdida, aunque jamás se olvide. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy emotivo Mara y también he recordado la nota esa de la madre de 98 que se ha mudado a la residencia donde vive su hijo de 80 para cuidarlo.

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Liliana, la historia de esa madre tan longeva es impactante a esa edad necesitará cuidados ella misma sin duda. Abrazos.

      Eliminar
  11. Un triste relato de la vida de nuestros antepasados en las pequeñas poblaciones, una vida llena de sacrificios y penalidades.
    Sabias frases de la Madre teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una vida difícil Helio, pero llevada con aceptación y sabiduría.
      La Madre Teresa ponía en práctica lo que pensaba con enorme sencillez. Saludos.

      Eliminar
  12. Una viejecita apoyada en un bastón.... me encanta....un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  13. Sí, es una bella imagen del otoño de la vida y del otoño estación. Saludos desde León.

    ResponderEliminar
  14. es un placer revolcarme entre tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para mi, un gran placer saborear tus comentarios. Un besote.

      Eliminar
  15. Un relato emotivo, Mara, precioso.
    Me quedo con ... "Ella se siente bien no pide nada. "
    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique, yo también admiro a las personas así, que aceptan la vida tal como viene y se sienten felices. Es muy buena filosofía. Abrazos.

      Eliminar