jueves, 28 de enero de 2021

VENTILAR

 


¡Ventilar! Una de las normas que aconsejan en estos días de pandemia con la que estoy de acuerdo. Hemos de ventilar nuestras casas y habitaciones. ¡Me parece genial y lo hago! Lo que no hago es tener todo el día ventanas y puertas abiertas porque es de sentido común no hacerlo y más en León con estas temperaturas.

 Digo esto, porque siguiendo la norma, y no el sentido común, las aulas de los colegios e institutos han de tener durante toda la jornada escolar la puerta y las ventanas abiertas y la mayoría lo están cumpliendo. Viene a mi mente de sombra la "frase de Madre" ¡No estés entre corrientes que te vas a pillar una pulmonía! La ciencia no lo afirma pero no lo desmiente porque las corrientes pueden tener consecuencias que afecten a una parte del cuerpo como: lumbalgias, tortícolis, dolores de cabeza.... Este año, en mi opinión, gracias a las mascarillas parece que los catarros y gripes no han ido en aumento. 

Como consecuencia de esta norma de ventilar, los escolares y adolescentes comienzan temprano su jornada laboral saliendo muy de mañana de sus casas, cuando la temperatura en esta Comunidad suele ser algunos grados bajo cero, arropados con: plumíferos, sudaderas, bufandas, gorros e inclusa algunos alumn@s llevan una mantita y han de permanecer sentados en sus silla varias horas. Desde luego no es una forma cómoda de comenzar su jornada de trabajo.  

Me pregunto: ¿Qué hacen los Ayuntamientos al respecto que son los  responsables del mantenimiento y mejora de instalaciones en los colegios e institutos públicos? y contesto: mirar para otro lado.

Este pasado año el Consistorio, como en otros lugares, se ha ahorrado miles de euros en la No celebración de las fiestas de León sin tener que desembolsar para: orquestas en verbenas, desfiles, fuegos artificiales, romerías, ferias, cabalgata de Reyes... ¿Todo ese dinero no da para poner PURIFICADORES DE AIRE en todas las aulas?

 Desde principios del invierno vengo pensando en el tema y esperando una solución que no llega. Ayer en el Diario de León destacaba una noticia que no debería ya de serlo y ella me decidió a opinar sobre el tema. La Asociación de padres y madres del C. P. Quevedo ha comprado purificadores de aire para todas las aulas del colegio. Alabo su iniciativa, pero sé que muchas asociaciones no tienen medios para hacer algo tan útil.

 Por eso insisto: es el Ayuntamiento de cada lugar, como responsable del mantenimiento de estos edificios el que ha de tomar la iniciativa. Una decisión que trae salud, bienestar, relajación y confortabilidad para docentes y escolares. Es una inversión a corto y largo plazo, que la mayoría de las personas del Municipio agradecerían. No creo que ningún partido se enfrente a una medida imprescindible en tiempos del Covid. 


Cuidemos nuestra infancia y adolescencia: "En cada niño nace la humanidad" de D. Jacinto Benavente.


21 comentarios:

  1. ¿No vas a pretender que se preocupen por el bienestar y la salud de sus conciudadanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alfred, ¡cómo vamos a pretender algo tan útil! Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Te hablo de uno de los coles que conozco, la calefacción está puesta todo el dia, antes de que lleguen los niños y no se quita el fin de semana, las ventanas se abren y se cierran según los medidores de co2, el dinero que se recaudaba de las fiestas escolares siempre era para misiones, este año las misiones han recibido igualmente su dinero (¿milagro?) y ademas ha habido que hacer reforma para ampliar las clases y mantener las distancias, reformas y ampliación de personal y cuidadores para el comedor. Parece que los padres estan satisfechos y en lo que va de curso ha habido muy poquitos contagios y leves. Un abrazo y disculpa por el rollo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, felicito a ese colegio por las medidas tomadas, así debería ser en la mayoría por aquí aún es impensable. Un beso.

      Eliminar
  4. Hablas de León, yo lo hago desde Granada, ciudad que alcanza las mínimas en invierno y las máximas en verano, aquí al igual que allí, los abrigos, bufandas, plomíferos, ropa térmica e incluso mantitas es lo que llevan los niños/as en el instituto de mi nieta, a la que llevo todos los días por cuestiones laborales de los padres, las ventanas las mantienen abiertas todo el día, de momento la cosa va bien, ¿hasta cuando?, ojalá dure y no haya afectados.
    Haces una pregunta muy pertinente, es verdad que el mantenimiento es de los Ayuntamientos pero la Construcción de los colegios no es de ellos y hay algunos que soplas y el aire entra dentro, cuando llueve los recalos son notorios, algunas ventanas son herméticas y etc, etc, en este país, como nos hemos dado cuenta en la sanidad, la educación está en bragas, deficiencias estructurales y carencias en equipamientos y en profesores, ¿Qué decir de las ratios de las clases?, aquí hay responsabilidades para todas las administraciones.

    Ya esta bien no me extiendo más, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lugar Manuel! Ya lo dijo Víctor Hugo:
      "No hay ciudad que sin locura
      disputar pueda a Granada
      la palma de su hermosura"
      Sé que ahí como aquí las condiciones
      del clima son parecidas y según dices las
      de los coles también. Las construcciones
      son malísimas, se ve que parte del
      presupuesto se queda por el camino. En
      fin... Como tu dices la Sanidad y la
      Educación en mínimos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Cuando se empezó a decir lo de tener las ventanas abiertas yo pensé que si no nos matan a los chiguitos el virus los matan de una pulmonía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también Tomás y desde luego yo creo y ya lo están constatando que gracias a las mascarillas no enferman tanto los críos. Algo bueno hemos de tener.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Llevas toda la razón los ayuntamientos han ahorrado con la suspensión de los festejos.
    La ventilación es primordial ante esta pandemia, creo que una buena calefacción podía compensar la apertura de las ventanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helio, ¡Una buena calefacción! Será cuando llegue la primavera, antes lo dudo. Abrazo.

      Eliminar
  7. Mara,
    Poe um tradutor
    aqui no seu blog.
    Adorável tudo por aqui.
    Bjins
    CatiahoAlc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reflexos no creo que sea necesario poner aquí el traductor puesto que como yo, traduzco tu comentario, todo el mundo puede hacerlo con el que tiene en su ordenador.
      Gracias. Saludos.

      Eliminar
  8. Me temo que el Ayuntamiento lo que hace es silbar para que se mueva mejor el aire. Ah bueno y pintar Ordoño pero los que ahora son la oposición que no chinchen tanto que no son mejores, de verdad que había que ponerlos a todos y a todas a ventilar pero bien lejos.

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Irma, lo de Ordoño ya he visto y oído memes que parece que es un anuncio del Corte Inglés je, je. Tienes razón que no chinchen que ya estuvieron demasiado tiempo en León y los de la Junta no paran de hacerlo.
      Besines de invierno.

      Eliminar
  9. Magnífica reflexión, Mara.
    Ante tu pregunta: ¿Todo ese dinero no da para poner PURIFICADORES DE AIRE en todas las aulas?, ya sabes la respuesta, la mayoría de las veces es para contratar a asesores políticos que, ya, a estas alturas, ya son asesores para los asesores de los políticos.
    Desahogos aparte, tienes razón, normalmente la realidad coge en bolas a nuestros encargados de la gestión pues no están en eso de solucionar las cosas de los votantes, solo las prometen en campaña previa a las elecciones, para incumplirlas luego.
    Un abrazo muy fuerte y no dejes de escribir nunca.

    ResponderEliminar
  10. Hola Enrique, así es asesores de asesores para asesores. Yo a estas alturas ya no me fío de campaña alguna y menos las políticas, pero votar sí voto.
    Gracias, otro abrazo grande para ti.

    ResponderEliminar
  11. ¡Madre mía, si aquí pasamos frío, no quiero pensar en los fríos de León!
    Salu2.

    ResponderEliminar