sábado, 10 de septiembre de 2011

"Historia de La SAPHIL"






¡Yo soy!




HISTORIA DEL CENTRO EXPERIMENTAL SAPHIL:


Las "Chicas de la Saphil" llevan ya muchos años reuniéndose el primer sábado de Agosto. Este año 2011, el encuentro tuvo lugar en Hospital de Órbigo. Nos encontramos 93 ex alunmas-trabajadoras de Ripoll. Allí, hablamos de nosotras y nuestros recuerdos y varias sugirieron que teníamos que hacer una pequeña historia de este Experimento que ha supuesto una gran ayuda para nosotras y nuestra tierra. Mi sombra, quiere dejar su granito de arena de esta historia de la que formó parte.

TODO EMPEZÓ EN SALAMANCA, donde, un sacerdote leonés, D. Isaías Domínguez, que a la sazón oficiaba en Astorga, realizaba un curso en la Universidad Pontificia. Allí coincidió con otro sacerdote más joven que le comentó un proyecto que estaba in mente de unos empresarios catalanes que él conocía.

Estos empresarios, primeramente habían hecho un estudio de la España provincial y observaron que en la provincia de León, las chicas jóvenes del entorno rural, no tenían apenas futuro. La mayoría de los centros de Educación Secundaria se encontraban en la capital, por lo que el acceso a la educación después de la Primaria era practicamente nulo.

Sin embargo constataron que estas jóvenes eran serias y trabajadoras, acostumbradas a colaborar en la casa familiar y en el campo.

Por lo que la propuesta dirigida al sacerdote leonés, nacido en San Cristóbal de la Polantera, fue: Tú que vives en Astorga, ¿Crees que te sería fácil participar en este proyecto reclutando chicas de la provincia de León?

Don Isaías, cuando le explicaron la idea, aceptó de inmediato. El proyecto daría educación secundaria a las chicas, entre 15, 16 y 17 años, al tiempo que éstas trabajarían en La Saphil. Una fábrica textil en Cataluña, concretamente en Ripoll, en la provincia de Gerona. Por aquel entonces estaba permitido el trabajo remunerado a éstas edades Se les construiría una Residencia como albergue, dirigida por monjas seculares y un Instituto Laboral con profesorado oficial.

Las chicas tendrían un sueldo correspondiente a sus ocho horas de trabajo diario. De él, una parte se les entregaría para sus gastos de alimentación y vestido en la Residencia y el resto se les iría acumulando en una cartilla de ahorro. Al cabo de los cuatro o cinco cursos, incluído el ingreso, de Bachillerato Laboral, finalizaría el contrato con la empresa Saphil y se les entregaría el dinero acumulado en este tiempo. Con este Proyecto las muchachas lograban:

_Realizar unos estudios que de otro modo en sus pueblos y ciudades sería muy difícil, ya que se reclutaba a las chicas en familias con pocos recursos.

_Además de los estudios, obtendrían una educación adecuada.

_Tendrían una independencia económica impensable en aquellos años para ellas, en sus lugares de origen.

_Al finalizar el contrato, dispondrían de un dinero ganado con su trabajo para proseguir sus estudios o emprender nuevos trabajos.

_Existiría la posibilidad de seguir trabajando en otros puntos de Cataluña al finalizar en la Saphil o bien regresar a León.

La empresa Saphil por su parte, en aquellos años 60. 70, 80 y 90, también obtendría beneficios:

_Trabajadoras dóciles, responsables y fáciles de manejar.

_Mano de obra fija que la misma empresa se encargaría de formar dando a cada una el trabajo para el que se tuvieran mejores cualidades.

_Invertir, con el dinero ahorrado en nóminas, en mejoras de la empresa: en infraestructuras, en instalaciones, en maquinaria moderna (se instalaron las famosas "continuas")

_No tener trabajadores con antigüedad a los que dar un finiquito o aumentar su sueldo.

_Satisfacción en la Empresa por crear el Centro Experimental, útil a sí misma y a la Sociedad.

El Proyecto del Centro Experimental comenzó a funcionar, en el año 1.963. En marzo llegaron a Ripoll las primeras 15 chicas en su mayoría de Astorga. Un mes más tarde, llegó el grupo más numeroso de unas 75 chicas. Mi sombra era una de ellas. Nuestros lugares de origen eran varios: de León, Ponferrada, Astorga, La Bañeza... Todas nosotras fuimos alojadas en unos pabellones con literas provisionalmente para dormir.

Este grupo que habría de ser el primero en la experiencia, trabajaríamos ocho horas diarias, otras ocho las dedicaríamos a dormir y el resto al estudio, comidas y tiempo libre muy escaso. Dispondríamos de 310 pts mensuales, de ellas 210 se destinarían a la alimentación y alojamiento y 100 pts para los gastos de cada alumna-trabajadora. El resto del salario iría a la libreta de ahorro a cargo de la empresa.

Monitoras experimentadas, nos enseñaron a realizar los distintos trabajos que íbamos a desempeñar: Poner tubos, sacar usadas, vigilar y anudar los hilos que se rompían en las máquinas continuas...

Unos meses más tarde inauguramos la preciosa Nueva Residencia que sería a la vez la sede del Instituto Laboral. La inauguración oficial tuvo lugar al finalizar el primer periodo del experimento y comprobar con la Primera Promoción que había sido todo un éxito. Se le asignaron profesores, en general,  muy profesionales.

Dos monjas seculares llevaban la Residencia: Cristina Royo, la directora y Milagros, esta más tarde sustituída por Candelas. Además de Carmina la cocinera, que como era de nuestra tierra casi todo lo que hacía nos gustaba, también nosotras colaborábamos cada cierto tiempo un mes en la cocina que contaba como si trabajáramos en la fábrica.

Las chicas colaborábamos en todo: en la cocina, en la limpieza, en el orden, en la disciplina...
El mantenimiento del edificio: luz, calefacción, material escolar... corría a cargo de la empresa Saphil, así como aportaciones económicas de la misma, en las salidas de viajes y excursiones a varias puntos culturales del país.

El viaje fin de Bachillerato por Niza, Ginebra, Roma, Florencia, Venecia, Pisa...en el que colaboramos con sólo 200 pts. ¡Fue un viaje inolvidable!

Al finalizar el contrato a los cuatro años, en nuestro caso casi cinco, con nuestro título de Bachillerato en la mano y nuestra cartilla con unas 150.000 pts, todo un capital en los sesenta, se nos ofreció la oportunidad de colocarnos en otras empresas catalanas.

Algunas chicas, se quedaron en Ripoll y formaron allí una familia. Otras, entre las que me encuentro, regresamos a nuestra tierra para continuar nuestros estudios o seguir trabajando con una formación y experiencia bastante completa.

Al principio los trabajadores de la fábrica no nos aceptaron muy bien. Al fin y al cabo, les íbamos a ocupar puestos de trabajo que desearían para sus hijos. Más tarde nos aceptaron sin ninguna reticencia.

Llegó la Democracia. Pasaron más de 20 años desde que se inició el experimento. Los Sindicatos, con las nuevas leyes, comenzaron a pedir y exigir mejoras que acabaron con un hermoso Proyecto, del que formé parte.

Hoy cientos de mujeres de nuestra tierra y más tarde también de Navarra y Aragón, que hoy estamos en los 60, 50 y 40 años, le debemos mucho a este Proyecto. Por nuestra tierra hay profesoras, abogadas, veterinarias, enfermeras... todas ellas siguen contribuyendo a la mejora de esta patria nuestra.

¡¡Aupa la Saphil!

Hace tres años, muchas, volvimos a visitar el Centro y la fábrica. Fuimos muy bien recibidas por la Alcaldesa de Ripoll y algunas personas que vivieron la experiencia con nosotras. Otras muchas personas que iniciaron este Proyecto ya no están entre nosotros, pero siempre les estaremos agradecidas.

Hoy, todo ha cambiado. La Residencia destartalada, nuestros expedientes abandonados, nuestras fotos desordenadas, nuestros discos por el suelo...

En la fábrica las máquinas han desaparecido. Han sido vendidas a los chinos...

A pesar de todo mereció la pena este Proyecto. Gracias SAPHIL. Siempre agradecidas, Cataluña.


Mi sombra se pregunta: ¿Y si nuestros empresarios millonarios en el 2.011 en vez de pensar sólo en sus grandes beneficios, tuvieran alguna idea parecida en la que se beneficiaran empresarios y trabajadores?


P. D.
Varias veces, en mi blog "leonesando" he escrito hechos que me han ocurrido o han ocurrido en la Residencia Saphil, muchos de ellos negativos, pero si tuviera que resumir mi estancia allí, serían mayoría absoluta los acontecimientos positivos, resumiéndolos en tres palabras: MERECIÓ LA PENA.



Este post, como todos los del blog "Leonesando" lo ha escrito: María Lucía Solana, alumna-trabajadora de la Primera Promoción.



26 comentarios:

  1. ¿El Proyecto del Centro Experimental comenzó a funcionar, en el año 1.993? Creo que la fecha está mal. Qué idea tan interesante la de la Saphil!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ricardo, tienes razón, comenzó en 1963. ¡Qué fallo! ¡Y eso que me encantan las Matemáticas! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se te echaba de menos a tu sombra y a tí, la verdad que un proyecto interesante no cabe la menor duda.

    De todos modos esto tiene que cambiar mucho si queremos que funcione y lo mismo hay que volver a retomar proyectos que en su día funcionaron.

    Un abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  4. ¡Eres un sol! Irma, fue interesante y desde luego que tenemos que buscar nuevas fórmulas o retomar las buenas. Besines.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mara ... cuanto tiempo sin leerte, yo como ex residente tb califico mi estancia como positiva, para mi tb MERECIÓ LA PENA..un saludo,ahh a ver si en algun encuentro nos encontramos me gustaria saludarte personalmente...

    ResponderEliminar
  6. Se me olvidó decirte que soy una de las de la foto que tienes puesta

    ResponderEliminar
  7. Que bonito,,te lo agradezco muchisimo ,pues yo no conocia la historia del inicio.
    Me ha gustado muchisimo,y me ha emocionado.
    Yo no llegue a estar ni 2 años, porque me coincidio una reforma educativa por la cual tuve que repetir 2 veces el mismo curso, pero realmente ha sido una empoca en mi vida que me ha marcado muchisimo,y de la cual guardo muy buenos recuerdos. Marivi
    Espero volver a leer alguna vez algun tema tuyo porque realmente eres magnifica.
    Un abrazo compañera, y siguenos alegrando con tus historias.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Angi! Me alegro de volver a tenerte por aquí. A mí también me gustaría saludarte, suelo ir a todos los encuentros. Si conoces a Fina, ella es mi mejor amiga de la Residencia, en los encuentros siempre estamos juintas. Como ella está en la foto y tú también será fácil encontrarnos. Un abrazo.

    Gracias anónimo, por tu comentario. Me alegro que te haya traído hermosos recuerdos. He tenido en esta entrada 58 visitas y pienso que son en su mayoría de compañeras de la Saphil. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. hola MARA soy la ESPERANZA yo tambien sigo tus comentarios desde hace mas de un año que te encontre por causalidad me alegro que sigas con tus historias , que son buenisimas besitos ...

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Esperanza! Me alegra mucho saber que me sigues leyendo. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Mara me ha gustado mucho el articulo que has escrito sobre la historia de la residencia. Yo no sabía sus inicios. Para mí también fué muy positivo en todos los sentidos. A ver si puedo un año asistir a la reunión que venis celebrando. Este año estuvimos a punto de asistir mi prima y yo, pero me quedaba en visperas de regresar.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola María! Me alegro que te guste la historia de la Saphil, al fin y al cabo forma parte de la historia personal de todas las que pasamos por allí. En mi caso de no ser por la Saphil nunca hubiera podido estudiar de eso estoy segura. Espero que algún año puedas venir a la reunión y conocernos personalmente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho la historia de como se fundó Saphil, sii la conocía la había olvidado, tuve muchas malas experiencias, lloré muchísimo pero marcó mi vida para siempre y después de tantos años me gusta poder relacionarme con chicas que estuvieron allí y vivieron lo mismo que yo, mi amiga Dory después de tantos años y tantos Kms, la llevo en mi corazón y seguimos manteniendo relación, lo de las malas experiencias dice un amigo mío que no se ben recordar y que uno debe quedarse sólo con lo bueno que por cierto TAMBIEN LO HUBO. Un beso. Mariluz

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu comentario, Mariluz. Yo no lloré mucho o por lo menos no lo recuerdo. Aquí suelo escribir las anécdotas más curiosas que a veces son negativas. Es una experiencia que nos marcó a todas y a la que yo tengo mucho que agradecer. Tengo desde entonces varias amigas que lo son y lo serán siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola mara estoi haciendo un trabajo de la saphil para el cole i toda la informacion que utilizado le sacado de tu blog me ha ayudado mucho por cierto tengo una pregunat te suena el nombre de fina ferrero o el de flora ferrero porfavor contestame :)

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Jaume! Me alegro que te haya servido de ayuda para tu trabajo.¡Cómo no me van a sonar esos nombres! Son hermanas, yo las quiero un montón. Soy muy, muy amiga de Fina desde que estuvimos en Ripoll juntas en la misma promoción. Su primer apellido es Martínez. Flora sigue en Ripoll, se casó allí. Gracias por leerme. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Estoy mas que agradecido de vuestros comentarios y lo que he podido leer sobre la antigua colonia Saphil.
    Jaume, si quisieras información dispongo de ella, fotos interesantes y demás, un fuerte abrazo a todos,

    un nieto de Ignacio Salvans

    ResponderEliminar

  19. Hola, me alegra verte por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Mara, que ilusión me ha hecho encontrar información de la empresa. Mi nombre es Antonia. Nací en el 1958, en la colonia Santa María, y me marché de allí en el 70. Recuerdo perfectamente cuando hicieron la residencia. Muchas familias de las que vivíamos en la colonia, eran emigrantes que encontraron trabajo en la fábrica, como mis tias, mi madre etc. Toda mi infancia la pasé allí y tengo unos recuerdos inolvidables. Una de mis mejores amigas, vive en el Roig, Paquita, que también trabajó allí. Nuestra vida era, colegio, misas con mosen Agustí y el cine que él mismo selecionaba. Me gustaría tener imágenes de la colonia, de la iglesia, residéncia etc. Si pudieras ayudarme, te lo agradecería mucho. Me da mucha pena volver por allí, ya que las casas las tiraron abajo. Agracecida de antemano, me despido muy atentamente, Antonia Garcia

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola Antonia! Me alegro que te ilusionara tener noticias de la Saphil. Yo conocí a mucha gente de la Colonia, quizás también a ti pues salí de la Residencia en el año 67, fuimos las primeras en vivir allí. Recuerdo mucho el cine y a mosén Agustín. Siento mucho no tener imágenes de la colonia ni de la iglesia. Yo también volví hace unos años y me dio mucha pena ver la colonia derruída y la residencia destartalada, lo único que estaba igual era la iglesia. Gracias por visitar mi blog y un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola chicas! Me llamo Luisa, yo también estuve hasta 1972 en la residencia, perdí el contacto con algunas amigas de entonces y me gustaría saber el paradero de Isabel, una chica que era de Sta Elena de Jamuz

    ResponderEliminar
  23. Hola Luisa: Gracias por visitar mi blog. Siento no poderte dar noticias de Isabel. Espero que alguien lo lea y te las dé. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Unete en Facebook al grupo Saphil y puede q encuentres la respuesta. Gracias por la historia Mara. Yo soy del 72-74

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anterior comentario es mio y soy Rosaura

      Eliminar
  25. ¡Hola Rosaura! Gracias a ti por comentar. Aún no me he animaddo a crear mi cuenta en Facebook pero a lo mejor algún día lo hago. Un abrazo.


    ResponderEliminar