martes, 11 de mayo de 2010

¡¡Adopciones!!





¡Yo soy!




Se acercaba a los cuarenta. Varias relaciones que ella creía serias, se torcían. Su última pareja ya era padre y no quería más hijos ni más obligaciones.

Ella quería un hij@. Se le estaba pasando el arroz y tomó una drástica decisión.

¡Adoptaría! Su profesión de funcionaria se lo permitía. Decidió adoptar un niño o una niña, le daba igual. Su mayor deseo era ser madre.

Una amiga había adoptado un niño en Croacia. Se informó e hizo la solicitud. Pasaron dos años de trámites y viajes. Por fin, le concedieron la adopción de una niña.

Cuando fue a Croacia a por su hija le esperaba una gran sorpresa. Allí mismo, en aquel orfanato había una hermana gemela de la pequeña que ella adoptaba.

_¿Cómo las voy a separar? _se dijo.

Nuevos trámites y algo de tiempo pero lo consiguió. ¡¡Adoptó a las dos!! Hoy es una madre feliz y realizada. ¡Nunca se ha arrepentido de ser el padre y la madre de dos niñas, condenadas a vivir en un orfelinato!


Mi sombra pensando en ella reflexiona: "El secreto de la felicidad, no es hacer siempre lo que se quiere, sino querer siempre lo que se hace" de Tolstói.




2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito!

    Besines para esa sombra, Irma.-

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que sí? Ser madre no es sólo parir a los hijos. Abrazote.

    ResponderEliminar