lunes, 27 de octubre de 2008

En el Tanatorio de Eras



¡Yo soy!





Subo la rampa de madera del Tanatorio siguiendo a una pareja madura que sale de él. La mujer rompe el silencio:

_Comprendo que esté destrozada, ha sido una muerte repentina y con sólo 53 años quedarse viuda es muy triste.

_Lo que yo no entiendo _añade el hombre_ es las muchas veces que como amigas te ha contado que llevaban años sin hacer vida en común, a pesar de vivir juntos. Más de una vez tú le has dicho que por qué no se separaba y ahora tanto llanto...

_Sí, la verdad es que llevaban años viviendo como dos extraños pero... no puedo creer que no sea sincera en el dolor. Alomejor se siente culpable o muy sola.

_Lo cierto es que le quedará la pensión de viudedad y...


_Sí, pero ha sido un duro golpe _dice la mujer_ y se van los dos pensativos.


Mi sombra medita: "Siempre tiene razón el sufrimiento" del conde de Villamediana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada