martes, 17 de mayo de 2016

"La Trinidad en galochas"





 Mi sombra nació en un pueblo muy pequeño pero con un nombre muy largo "Santibáñez de Valdeiglesias" que hace juego con su luenga calle principal. Por él pasa el Camino de Santiago y no son pocos los peregrin@s que eligen esta ruta.

El próximo domingo es su fiesta patronal, La Santísima Trinidad. Ya hace unos años que se celebra el sábado el día más grande y la tornafiesta el domingo. Cuando se acerca el día, ya desde niña escucho a la gente comentar: "La Trinidad en galochas". Pues sí raro, raro, es el año que ese día no llueve de ahí el dicho. Como por fin ha dejado de llover esperemos que no vuelva a empezar.

Por la mañana temprano se adornan las calles con ramas apoyadas sobre las fachadas y el suelo se alfombra con "cenoyo". Recordaré siempre ése olor de mi infancia, es único. Balcones y ventanas se adornan con colchas de brillantes colores. Sobre la fachada de la casa de mi prima Luisa, cubriendo una ventana, se coloca un altar con un pequeño baldaquino adornado con flores.    

A mediodía suele haber un sol que raja la cebolla, como decimos por aquí. La iglesia muy limpia. Vestida con sus mejores galas y flores, está preciosa. La procesión con imágenes y estandartes, desde siempre muy bien organizada: niños y niñas delante, a continuación las mujeres y al final los hombres. Se camina despacio de dos en dos en silencio, mientras la música suena o cantan las personas acompañadas de los sacerdotes que ofician. Desde los balcones arrojan pétalos de flores al paso de las imágenes. ¡Es lo más bonito del día para muchas personas!   

Luego a la salida de misa, el baile vermut que cada vez es más vermut y menos baile. La música de orquesta es muy cara y los pueblos pequeños, como el mío, sólo se pueden permitir contratar una orquesta una horas, para la tarde noche.

Siempre recordaré mi etapa adolescente cuando la orquesta, que solían ser "Los Cirolines" de Benavides, formada por cinco o seis músicos  pasaban los dos días de la fiesta en nuestra casa. Comenzaban con la verbena de la víspera. El día de la fiesta de madrugada, acompañando a los quintos, amenizaban las calles con "Las Mañanitas" y pasacalles. Solemnizaban la procesión con su música y alegraban el baile vermut con las jotas que nadie tocaba como ellos. Por la tarde el baile en las eras y la orquesta interpretando: pasodobles, vals, corridos, baladas y jotas. ¡Grandes y pequeños, todo el mundo bailaba!

 El pueblo pagaba todos los gastos de la orquesta: desayuno, comida, cena y alojamiento. Con ese dinero mis padres les alojaban y hacían nuestra fiesta. Así podían invitar a la familia que no residía en el pueblo y venían todos los primos con los que ocupábamos dos bancos de la iglesia.

El trabajo era para mi madre que días antes se pasaba el tiempo preparando las habitaciones arregladas y nuestras camas en las estancias sin arreglar o en el pajar. Luego dos días cocinando. Nosotras le ayudábamos a servir la mesa a los músicos que nos dedicaban canciones y nos hacían sentir superimportantes. ¡Cuánto disfrutábamos! 

Estos días, hasta el sábado, sobre todo las mujeres se dedican a limpiar y ordenar para el gran día, como decía mi madre: "Si no fueran las funciones, nos comían los arañones".

Casi todos tenemos un pueblo y éste es el mío. Entre los, para mí, grandes atractivos que guarda señalizaría:

_En primer lugar sus gentes, sencillas y trabajadoras.

_En segundo lugar sus fuentes. Me quedo con la Fuente Mayor que da vida a un lavadero. Allí si observas detenidamente puedes ver manar el agua entre las piedras y los minúsculos montoncitos de arena fínísima que deja al brotar de la tierra.

_En tercer lugar "Las Eras". Espacios alfombrados de verde hierba con sabor a trilla, a recolección, a bailes, paseos  y juegos.

_Por último "El Monte". Actualmente agrietado por los caminos de concentración, pero que aún guarda espacios naturales plagados de encinas, robles y algunos castaños. Estos lugares permanecen así, yo diría desde hace siglos.

_No puedo olvidar "El Caño artesiano". Situado en el centro del pueblo, cada vez un poquito más hondo pero que si sus escaleras hablaran, nos contarían muchas secretos de amor, de alegría, de pena, de niños y mayores.

Allí permanecen las cenizas de los que me dieron la vida. En el pueblo viví 17 años y allí siguen estando las raíces de las que procedo..


No estaré en la fiesta, pero deseo que disfruten, que no se cumpla el dicho y la lluvia no aparezca: "Si de los otoños hacemos primavera, el invierno siempre estará lejos" de Fernando de Rojas.

Caño artesiano de mi pueblo


30 comentarios:

  1. Debe ser un hermoso pueblo, me gustaría conocerlo!

    cariños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son más bonitos los alrededores que el pueblo en sí, pero como es el mío me gusta. Un beso.

      Eliminar
  2. ¡¡Qué bonitooooooooooooo!!. Es precioso como has descrito a tu pueblo y sus gentes. Muy lindo de verdad.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isa por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Mara, es precioso lo que cuentas de tu pueblo, cada uno tiene sus costumbres y la verdad que entran ganas de conocerlos, yo también soy de un pueblecito de Cuenca y aunque voy poquito cada vez que lo hago disfruto mucho, es como coger nuevas fuerzas para seguir adelante, gracias por compartirlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Piruja, somos de las que tenemos la suerte de ser de un pueblo y eso marca. Abrazos.

      Eliminar
  4. Me has recordado a las fiestas del pueblo en el que pasé los primeros años de mi vida. Ese olor, las colchas brillantes colgando de los balcones... qué recuerdos.
    Por cierto, hay problemas de actualización en varios blogs, el post anterior creo que no lo vi, no sé desde cuando no te veo.
    Hoy sí salió.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas cosas que se parecen en las celebraciones de los pueblos y traen bonitos recuerdos. Los problemas de actualización no tengo ni idea, cuando venga mi hijo le diré que mire si hay algún remedio. Un beso.

      Eliminar
  5. Magnífico relato de tu pueblo leonés y su fiesta patronal.
    Los recuerdos de la niñez en esas fiestas no se olvidan nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Helio, así es nunca se olvidan porque fuimos felices con muy poquitas cosas. Abrazos.

      Eliminar
  6. Ay! qué ganas de conocer tu pueblo, aunque lo has descrito de tal forma que parece que he andado ahí.

    Besos Mara =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Liliana, todos se parecen pero todos los pueblos tienen algo especial para sus habitantes. Un beso.

      Eliminar
  7. !Que bonitos recuerdos!, estoy segura que hasta los olores puedes rememorar.Has hecho un relato estupendo y lo he disfrutado. Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Ambar, son olores que no se olvidan. Un beso.

      Eliminar
  8. Hola Mara.. He estado en León, y este verano, volveré a pasar, con dirección a Galicia, pero no conozco tu pueblo que tan bien describes, si puedo lo visitare..
    Me he enterado que hay un "Laberinto del maíz" que es muy curioso..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola llorenç, hubo un "Laberinto de maíz" dos o tres años en una de las eras. Actualmente ya no lo hay. Abrazos.

      Eliminar
  9. Sin duda es un homenaje precioso y más que merecido, porque has logrado transmitir de una forma muy hermosa todo el calor, el paisaje, la alegría, la vida... todo lo que forma parte de ti y de un lugar que se nota que amas.
    Un abrazo inmenso y que no llueva para que puedan disfrutarlo en todo su esplendor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel, a ver si es verdad que no llueve, porque estos días pasados no ha parado, pero desde el lunes hace un tiempo precioso que espero continúe. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me ha llegado a emocionar el orgullo que transmites por tu pueblo. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivo bastante cerca y no lo visito mucho, Jfbmurcia, pero lo llevo en el corazón. Gracias. Saludos.

      Eliminar
  11. Preciosa descripción de un mundo que se nos escapa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alfred, se nos van los pueblos donde ya sólo quedan ancianos y tierras abandonadas pero los seguiremos llevando dentro. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Que lindo lo que le dedicas a tu pueblo, el recuerdo para con los tuyos, y los estupendos deseos para los que acudan a las fiestas. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, buenos recuerdos y buenos deseos espero que éstos se cumplan. Besos.

      Eliminar
  13. Enternecedor todo esto que nos brindas sobre tu vida en ese lugar... Una preciosidad de entrada, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus palabras Ildefonso, el pueblo donde se nace siempre te acompaña. Abrazos.

      Eliminar
  14. Cada pueblo tiene su encanto y más cuando las personas que viven en el saben disfrutar de todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo Ilesín, sólo que a veces se disfruta más cuando se visita que cuando vives en él por el trabajo que han de hacer. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Mara, no te conozco pero somos las dos de Santibañez. La fuente ha mejorado, y el pueblo también. Lástima que lo que tu dices, se va quedando sin la esencia que era sus gentes. Pero nos han dejado un legado muy bonito que tenemos que cuidar con mimo y llevar con orgullo nuestro hermoso pueblo allá donde vayamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Por este nombre nadie me conoce, porque en realidad me llamo Lucía, Comencé mi blog "Leonesando" cuando nació mi nieta Mara y por eso le puse su nombre.
      Toda la razón en lo que dices sobre el pueblo nunca hemos de olvidar de dónde venimos y estar orgullosos de ello.

      Eliminar